domingo, mayo 29, 2005

Club de intercambio y 5 (Versión V)

He recibido la segunda y última parte del relato de V de nuestra segunda vista la club de intercambio de parejas. Os dejo con V:

"Antes de nada lamento que mi acceso a la red esté algo limitado. De ahí la tardanza. Mis disculpas.
Pues bien, tras el baile Microp y yo estuvimos un rato en la sauna. Era estrecha y pequeña como casi todas las saunas. Allí nos encontramos un pareja de treintañeros, de aquellos de "profesiones liberales" que nos dieron palique. Que si de donde sois, que si visitáis con frecuencia estos lugares, que si estáis "en el mundillo". En resumen: él, un pelmazo; ella, una oyente con muchísima paciencia. Tras un tiempo entre prudencial y educado, nos marchamos. La excusa, hemos quedado aquí con una pareja mediante una revista. Os invitaríamos pero primero queremos tantearlos. Es la primera vez que vienen..., necesitan alguna orientación que otra..., estarán algo cortados... Y ahí queda eso. MIcrop y yo que dándonoslas de enterados. Y muy bien lo tuvimos que hacer -eso creo yo- porque enseguida les salió la vena comprensiva, amistosa. "Por favor, os dejaremos nuestro teléfono en la entrada. No lo olvidéis". A partir de ahí, -Microp., cuidado con quien nos da palique.
Siguiendo nuestro recorrido, llegamos a un rinconcillo lleno de cojines y con un colchón dónde los dos no cabíamos. Finalmente, Microp. tumbado en plan maja desnuda y yo sentada en una esquina. En principio nos pareció un lugar tranquilo. En realidad, nos sentamos para despejarnos porque entre el calor, la sauna, el pelmazo y el colocón que llevábamos, Microp. empezó a agobiarse; y cuando se agobia, mal asunto. Ya más relajados, empezamos a "jugar" entre nosotros. Puede que pasaran unos veinte minutos o quizás treinta. La verdad es que el detalle no tiene importancia. Apareció en aquel momento lo que para los restos será "el onanista Oroval" por su gran parecido a un conocido nuestro. Un jovencillo que rondaría la veintena, delgado, más bien bajo y, desgraciadamente para él, solapado por el acné facial. "Oroval" se plantó a un metro de Microp, que no lo había visto llegar porque en ese momento estaba de espaldas, me enseñó sus atributos y ala!, dale que dale. Y qué hace una en una situación así? Le dices que pare, que es un guarro...? Obviamente, no es el sitio ideal para dar lecciones de urbanidad. Y no era plan de reirme en su cara. Pero yo no podía aguantar la risa por la situación, por lo que Microp se volvió para ver qué me hacía tanta gracia y cuando lo vio le cambió la cara. Como lo conozco, preferí cortar por lo sano antes de que le dijera alguna burrada de las suyas al muchacho. Opté por levantarme y marcharme a la ducha. Microp me siguió. Y el chaval se quedó allí muy cortado. El pobre "Oroval" al menos lo había intentado.
Nos metimos juntos en una de las duchas y nos subió el calentón, por lo que nos fuimos a la cama de las orgías. Ya estaba la cosa un poco más animada que antes, pero ni mucho menos como la macro-orgía del primer día. Decidimos seguir la misma técnica y separarnos. Nos volvió a funcionar. Por lo menos a mí, porque entre la oscuridad de la sala, el jaleo de gente allí metida y lo entretenida que estaba, perdí de vista a Microp. Yo no soy tan indiscreta como Microp y prefiero no entrar en detalles, además que tampoco recuerdo demasiados porque ya he dicho que llevábamos los dos un buen pedal. Pero recuerdo que me lo volví a encontrar en la zona de los columpios del amor. Por favor, los que le conocéis tratad de imaginar a Microp, con lo bruto que es, y encima borracho intentando hacer cabriolas eróticas. Cada vez que me acuerdo me parto. Y no me explico cómo él no recuerda nada de todo aquello, porque fue algo digno de ver.
Después de un rato, finalmente decidimos abandonar el local muertos de risa.
Cuando ya nos íbamos, nos llama la francesa. Yo ya me temía que nos iba a echar la bronca por alguna trastada de Microp, pero sólo quería darnos el teléfono que le habían dejado para nosotros los pelmazos de la sauna.
De verdad lamento no recordar más detalles de aquella noche, que fue tan divertida o más que la primera, y espero que entendáis que no pueda entrar en demasiados detalles, pero este mundo es un pañuelo y no todo el mundo entiende estas historias.
Gracias a todos los que os habéis tomado la molestia de leer esto. Saludos. V".

Querida V, conforme iba leyendo, sí que iba recodando algunas cosas. Me han venido leves destellos, como flashes de lo de "Oroval", o lo del columpio, pero pensaba que había sido todo la misma noche. La verdad es que entre el tiempo que ha pasado ya, mi lamentable estado en aquellos momentos y lo surrealista y onírico de aquel ambiente, lo recuerdo todo aquello como un sueño delirante, claustrofóbico y disparatado.

Pero me ha decepcionado un poco no descubrir algún hecho traumático e impactante que hubiera sepultado bajo el manto del inconsciente mis vivencias de aquella noche. No sé, algo realmente fuerte que me hubiera producido un shock amnésico: que me hubieran metido un puño por el culo, que me hubiera follado una cabra, o que me hubieran cagado en la boca, por decir algo. Aunque lo del columpio tampoco estuvo mal.

7 comentarios:

Gilito dijo...

V. necesito saber qué era eso q te tenia tan e n t r e t e n i d a cuando os fuisteis cada uno por su lado, je, je,je... Lo del columpio lo visualizo perfectamente. Besotes.

Cripema dijo...

Pero...estas seguro que no te metieron un puño???
V. siempre fue muy prudente y tal vez no quiera que afloren traumas sepultados en los recovecos de tu cerebro...
No se, yo traquilo, no estaría...

J. dijo...

Lástima, ha faltado un capítulo para que esto fuese como la Guerra de las Galáxias..., ¡¡que historia!
Por cierto, tal vez me pase por el concierto señor Micropene. Suerte!!

Micropene dijo...

Gracias J.
Serás bienvenido.

malaputa dijo...

No sé cómo es Micro, pero por las descripciones creo que se parece a un amigo mío y sólo de imaginármelo en el columpio me descojono viva.

Dosjerez dijo...

Bueno, nos lo hemos leido todo de un tirón, los cinco relatos, y ciertamente el Bilitis era (ya no) conocido por ser digamos, de alto nivel, la afluencia de guiris atrajo a otras personas y parece ser que había mucha peña de cuenta corriente altamente satisfecha, lo que explica en parte los cuerpos maravillosos, gracias en parte a los pasos por quirófanos varios, o al menos eso cuentan, tambien cuentan que fue uno de los primeros en los que empezaron a verse casos de prostitución (hará un par de años) una lacra que tiene al ambiente algo jodido, por lo demás un relato cojonudo y bastante realista. Ahora por esa zona es Papua Alicante (montado por pepe y manoli, que tienen tambien el Papua sevilla) el que tiene mas exito. Felicitaciones por la historia y por el blog.

Lizbeth Suarez dijo...

Dios santo y bendito, que diría mi desactualizada y religiosa vecina del cuarto A, creo que no me he reído tanto, a solas, en mi vida (sin contar las veces que por la calle voy viéndome a mi misma la protagonista de algún cortometraje de Tim burton y partiéndome la caja, ante las consiguientes miradas de ' que hace la loca esta' de la gente que pulula por la street). Es curioso lo llano y directo, a la vez que claro, de tu relato y el de tu ex pareja (aunque no tan detallado el segundo pero igual de desternillante). Ciertamente siempre hay un componente cómico en todo el asunto, según la perspectiva y expectativas del que acude a un sitio de estos, y el morbo no es el único que debe regir las visitas, puesto que de ser así todo se haría harto aburrido y rutinario, cosa que se supone uno evita con todo este despliegue de "voy a ser openmind"... si no de qué!!. Como en casi todo, para gustos colores, y cada pareja va con un rollo diferente, hay un porcentaje nada despreciable que acude con vistas a pasarlo bien en un aaaaamplio sentido de la frase, y generalmente no acaban abonados a orgías, no es siempre así, llega un punto en el que te relacionas con gente similar a ti en gustos y aficiones (dentro y fuera del 'mundillo') y que ven esta realidad como algo normal, es decir, que no es sinónimo de desviación sino una alternativa a la vida sexual 'al uso', y a pesar de ser considerados 'cuernos consentidos' yo sigo sin verlo así y creo firmemente en la lealtad y vida en pareja, la relación y el amor siguen estando presentes en el sexo compartido ya que es una decisión consensuada y disfrutada por ambos en presencia del otro, que a su vez (por raro que parezca) disfruta de ver a su cónyuge exaltado y excitado gracias a otras fuentes, en una mezcla de adrenalina, leves celos y emoción por sentir y sentirse deseado por otras personas que no son su compañero. Así que GRACIAS por tus letras tan amenas, bien redactadas (especiales gracias por eso!!) y sobretodo REALES, detalle que se agradece en este mundo virtual en el que abunda tantísimo el disfraz de interesante, parece que el de veraz y sincero está agotado en tiendas. Un saludo!!