viernes, octubre 21, 2005

La "mötley crüe" en el FICEB 2005. I parte

(Ante todo, disculpad el retraso de mi crónica, pero recientes acontecimientos en mi vida me llevan de culo y cuesta abajo. Así que no lo haré muy largo).

Mötley Crüe (cuya ortografía inglesa correcta es "Motley Crew", pero el grupo angelino macarreó y añadió unas diéresis, como mandan los cánones del Heavy Metal) significa "banda variopinta". Y eso es justamente lo que nos juntamos en el FICEB esos días: una auténtica pandilla pintoresca. Por un lado Nieves y su gente (que habían subido unos días antes para montar el stand), por otro Gilito y yo (que somos para darnos de comer aparte), y ya en Barcelona se nos unieron V. y M.J.: en fin, una auténtica "mötley crüe" y además en un marco incomparable.

Pero vayamos por partes.

El viaje fue muy extraño, con ese diabólico invento del G.P.S., que aún me tiene asombrado. Hay que tener en cuenta que manejar un aparato de éstos, con botones ultrasensibles por todos lados, con mis dedos prensiles de orangután es toda una hazaña; por lo que nos perdimos unas cuantas veces. Menos mal que Gilito estaba aún más "sembrao" de lo habitual y nos echamos unas cuantas risas a costa de mi inutilidad en asuntos tecnológicos. (Aún sueño con esa exasperante vocecita robótica: "A… 50… metros… gire…a la… derecha… Gire a la derecha…". Que sí, coño, que no soy sordo). El cacharrito de marras estuvo a punto de volar por la ventanilla un par de veces.
Yo le decía a Gilito que si había estado varias veces en ese hotel, y sabía llegar, por qué cojones le hacía más caso al robot de lo huevos que a su propio cerebro; pero como vive inmerso en tecnología punta, creo que ha llegado al punto de no retorno en que confía más en las máquinas que en el ser humano.

El hotel de puta madre, por cierto estaba al lado de donde está la academia de "Operación Triunfo" y no paraban de pasar niñas preguntando como llegar hasta allí. (Una de las mañanas nos cruzamos en un pasillo del hotel al cantante de "El Canto del Loco" con cara de resacón terminal, y el chaval, muy majo, nos saludó y Gilito le suelta: "Joder, menudo careto de buena mañana". Jajaja, si es que estaba "sembrao" el cabrón).

Llegamos a la Farga de L’Hospitalet (donde se celebra el FICEB), como profesionales "sobraos", con nuestros pases (gracias, Nieves) y nuestras ganas de cachondeo. Hay que reconocer que aquello es digno de verse, te guste o no el porno. Está muy bien montado y el asunto tratado con mucha naturalidad: veías muchas parejas, mujeres solas, grupos de chicas, etc… vamos que no eran los cuatro pajeros babeando y empalmados que se imagina todo el mundo (que también los había, pero ésos darían para un post aparte).

En el stand de Nieves conocimos a su "troupe", entre los que se contaba X, que resultó ser actor porno. Bueno la historia tiene miga, porque sólo ha rodado un porno, que casualmente era el último lanzamiento de la productora que tenía el stand justo al lado, y había carteles y DVDs del film por todas partes; el chaval no sabía donde meterse, avergonzado cuando alguien le reconocía. Para más INRI, X es gay y rodó una película hetero, en la que tenía pactadas 3 escenas, de las que sólo rodó 2 (la tercera se negó porque simulaba un incesto: un coito con una actriz que representaba en el film a su hermana, a lo que X se negó rotundamente rompiendo el contrato (?!). Vete tú a saber por qué…).

Como bien cuenta Gilito, yo no tengo ni idea de fotografía por lo que el "modelo" que posaba con las actrices era siempre el mismo. Las pocas que le hice a Gilito salieron unos churros indignos, de los que yo culpaba a la óptica elegida o a cualquier excusa absurda, pero Gilito me increpaba que el que tenía mal la óptica era yo después de tantas cervezas. Gracias a esta contingencia tengo un extensísimo "book" con todas las actrices del recinto. Pero lo más gracioso es que llegó un punto en que ya no distinguía quién era actriz de quién no, y cogía a todas las mujeres llamativas que pululuaban por allí sin saber si eran actrices o no. Buena muestra de esto fue la colombiana super-neumática con la que nos fotografiamos todos, y que resultó no ser actriz porno ni tener nada que ver con el negocio; estaba allí de visita pero pareció encantada de que la confundiéramos con una porn-star, y accedió muy solícita a posar con todos, e incluso a hacer posecitas y mohines sexys en solitario ante el objetivo de Gilito.

Cuando llegó V., y como no se corta un pelo, se encasquetó un top de vinilo rojo de dómina S/M del stand de Nieves y nos fuimos juntos al tétrico reservado del club S/M "Bizarre" a ver una de las representaciones. Todo muy lúgubre y muy misterioso, pero lo que fue la "performance" dejó bastante que desear (una dómina de aspecto muy inquietante castigando a una esclava rellenita, pero en plan muy "light" [cera, latigazos, pinzas, etc...]; eso sí, me impactó la enorme parafernalia filonazi consustancial a estos ambientes). Con decir que, aprovechando la total oscuridad de la sala, me arrellané entre dos sillas y casi me duermo la mona de cervezas que llevaba ya… pero V. me despertó descojonada de mi incipiente duermevela.

(Como esto se hace muy largo, y aún queda mucha tela que cortar, continuaré mañana).

4 comentarios:

Dosjerez dijo...

esperamos ansiosos la segunda parte, y yo no lo veo demasiado largo...

Chiringui (Trepanador) dijo...

¿Un mohin es hacer el dragon? ¿culo en pompa rugiendo?

Mr.Celofan dijo...

Uno que es gay y se mete a actor porno hetero y encima se avergüenza de que lo reconozcan en un festival porno... ¡ Poned una foto de ese ganso !

Eremita dijo...

Espero ansioso la segunda "Cronica del Ficeb".

que simpatica la colombiana neumática, sin ser actriz ni nada se dejó llevar por la emocion de ser admirada.