miércoles, noviembre 30, 2005

Xavi Carbonell, un genio incomprendido por mí

Anoche asistí con Cripema y Gilito a la inauguración de la exposición "V.O." del pintor Xavi Carbonell. El acto tuvo lugar en el Centre Cultural d'Alcoi, y tras la solemne presentación (en la que un experto en arte soltó un críptico discurso que nadie entendió), llegó la brillante actuación de un cuarteto de metales interpretando unas curiosas piezas compuestas especialmente para la ocasión.

Vaya por delante que yo no soy ningún entendido en arte, y muchísimo menos en arte abstracto, pero como durante la cena posterior se me pidió mi opinión sobre lo visto (con el incómodo agravante de ser el artista a analizar amigo personal), la expresaré libremente.

Como absoluto profano en la materia, en esto del arte siempre tengo presentes estas tres premisas:

La 1ª es de Chéjov: "La obras de arte se dividen en dos categorías: las que me gustan y las que no me gustan. No conozco ningún otro criterio".

La 2ª es de otro escritor, ésta francés [Michel Houellebecq], que dice que el arte te tiene que "entrar" a la primera, que cualquier esfuerzo por tratar de entenderlo es puro esnobismo.

Y la 3ª es de otro gran artista plástico (y también amigo personal del que suscribe), Delrieu, que dice que para saber si un cuadro te gusta o no, sólo tienes que pensar si lo colgarías en el salón de tu casa, al margen de su valor transaccional o del prestigio social del firmante.

Ayer sólo traicioné una de estas premisas, cocretamente la 2ª: hice un esfuerzo activo por entender el arte de Xavi, ya que mi primera reacción hacia este tipo de arte (que los críticos etiquetaron hace ya muchas décadas como "expresionismo abstracto") es de rechazo. Quizás este rechazo instintivo nazca donde nacen todos los prejuicios: en el desconocimiento absoluto de lo prejuzgado.

Las otras dos premisas sí se cumplieron: hubo cuadros que me encantaron y que colgaría perfectamente en el salón de mi casa; pero no esperando a que se revalorizara, ni para dármelas de moderno delante de las visitas; sino por puro goce estético. He de matizar ese "me encantaron": hubo cuadros que me impresionaron mucho, otros me turbaron, otros me intrigaron; pero he de reconocer, en honor a la verdad, que siempre a un nivel puramente estético, visual; porque abandoné la sala sin haber entendido el mensaje (a no ser que ésa fuera precisamente la intención).

Pero no me cabe la menor duda que Xavi tiene todos los rasgos de lo que yo considero un genio. Me explico: hace un tiempo asistí a una retrsopectiva de Andy Warhol, y en una de las obras me impactó mucho la solución plástica que había dado a una de las piezas: se trataba de la brasa de un cigarro encendido que colgaba de una boca, en la que había impregnado purpurina naranja, logrando un realismo llamativo e inesperado (aparentaba una verdadera brasa incandescente). Entonces pensé que si en el resto de exposición no volvía a ver repetido el truco de la purpurina, Warhol me demostraría haber sido realmente un genio, ya que un artista mediocre hubiera recurrido a ese truco tan efectista y resultón (quizás descubierto por pura casualidad) en el siguiente fuego a representar. Prueba superada: no ví más purpurina en toda la exposición, y eso que había más de un cuadro que la pedía a gritos, y que yo como artista mediocre hubiera anegado de polvillos brillantes, tras el feliz descubrimiento de su efecto plástico. Para mí en eso precisamente consiste el genio artístico: en buscar nuevas soluciones ante un mismo dilema y no repetir la fórmula mágica, por muy buena que ésta sea.

Pues eso me lo demostró sobradamente Xavi Carbonell, ya que en alguna de sus obras podías descubrir soluciones plásticas muy ingeniosas (algunas realmente espectaculares) que no volvías a encontrar en ningún otro cuadro; ni siquiera abusó de ellas en una misma obra. Esa contención me hizo ver que desde luego no estaba ante un artista mediocre, sino todo lo contario. Insisto que todo esto que explico es desde mi particular prisma (que es personal e intransferible, como el voto) de lo que significa el arte y el genio, y eso es muy poca garantía de objetividad viniendo de alguien que sigue sin entender el arte abstracto (quizás sea mejor así) y que descubrió anoche estupefacto que el color naranja le hace bostezar (¿algún médico en la sala para explicarme este curioso fenómeno?).

martes, noviembre 29, 2005

Slogans = slow guns

Este genial juego de palabras pertenece al muy recomendable libro de Miguel Ibáñez "pOp cOntrOl". Eslogan = arma lenta (o de efectos retardados), es decir a diferencia del común atraco a mano armada, los publicitarios nos inculcan muy sutilmente sus subliminales "La bolsa o la vida", y ya sólo les queda esperar sine díe su recompensa.

Cuando aún no me había recuperado del eslogan de unos cereales chocolateados ("La libertad sabe a chocolate") digno del mismísimo Gran Hermano orwelliano, hace unos días contemplé atónito el último anuncio de un champú de L’Oreal en el que para alabar sus propiedades se decía nada menos que "el brillo es poder". ¡Ahí es nada! También aseguran que proporciona un 85% más de brillo, pero no especifican más que qué: ¿que otros champús? ¿que un estropajo?...

Bueno os dejo que se me enfrían los Golden Grahams.

"De una historia sólo es verdad lo que se cree quien la escucha". (Hermann Hesse).

viernes, noviembre 25, 2005

Pues sí, se puede caer aún más bajo...

Y es que resulta, que para completar mi metamorfosis kafkiana para intentar encajar en los standards de la corrección estética imperante ME HE APUNTADO A UN GIMNASIO!!!

Dios mío, qué comportamientos más bizarros observo allí, qué mentalidades más inquietantes, qué cuerpos desfigurados por los esteroides (que curiosamente tienen una función anabólica para los músculos (los hacen crecer) inversamente catabólica para la mente (la hacen menguar peligrosamente)) . Yo que siempre había presumido de mi alergia al acero, por mi proverbial falta de personalidad ahora me veo rodeado de sansones vigoréxicos que pronuncian frases como: "Sí hombre, me voy a comer yo un puchero de tu madre teniendo un Winstrol en la taquilla" (verídico).

En mi desesperación me he sorprendido a mí mismo, cuando estoy tumbado tratando de hacer abdominales, cabeceando contra el suelo como el protagonista de "Johnny cogió su fusil" en un perfecto morse: "Please... kill me... Please... kill me... Please... kill me...".

¿Con qué me sorprenderé a mí mismo próximamente en este particular descenso a los infiernos del nuevo look?

"Si crees que me odias... espera y veras". (GG Allin)

jueves, noviembre 24, 2005

Se veía venir...

Hay un dicho valenciano que me viene al pelo (nunca mejor dicho): "Darrere la corda va el poal" ("Después de la cuerda va el cubo"). Y es que no se puede caer más bajo. Después del afeitado que relaté, ayer me corté la melena que había lucido durante eones. Todo porque sin la barba, ya no tenía la misma gracia y parecía la coleta de un diseñador gráfico o de un progre transnochado.

Lo peor es que no se me ocurrió mejor idea que acudir a una peluquería superfashion de mi barrio y le dije a la chica: "Me dejo en tus manos, hazme lo que quieras. Total de perdidos... al río". Lo siguente que vi en el espejo al abrir los ojos es un pelo de cantante melódico que tira de espaldas, que ella definió como un look muy moderno, porque resulta que ahora se lleva "la media melenita desgreñada". Le dije que eso le podía quedar bien a un Beckham (incluso a su sosias Guti), pero que yo tenía pinta de garrulo con ínfulas de metrosexual de tres al cuarto. Insistió que no, que estaba muy "guapo", y me despachó no sin antes endosarme un bote de microceras no sé qué más, que al parecer tiene la propiedad de que "no apelmaza el pelo, creando una malla de micropartículas que le dan al pelo un aspecto brillante pero libre" (sic).

En fin que no se puede caer más bajo, pero es que ya me da igual ocho que ochenta.

martes, noviembre 22, 2005

Yo soy el sexo débil

Lo que voy a relatar ocurrió hace ya algunas semanas, pero es que cada mañana al mirarme al espejo me vuelve a la memoria. Y es que no logro reconciliarme con mi nueva cara.

Corría el año de gracia de 2005 y la "Mötley Crüe" se desplazó a la hermosa sierra castellonense a pasar un fin de semana en la espectacular casa rural de una buena amiga. El adjetivo espectacular no es gratuito: la casa ha sido rehabilitada personalmente por esta amiga (que es interiorista) y decorada con un gusto exquisito (Gilito lo definió perfectamente cuando dijo: "Esta es la típica casa que ves en las revistas de decoración y piensas con envidia: "¿Quién será el cabrón que viva ahí? Pues bien, ya conocemos a una").

La excusa para la reunión era que esta amiga va inaugurar en breve una tasca en el Pirineo leridano y apelando a nuestra supuesta creatividad convocó un concurso de montaditos, en el que cada miembro de la "crüe" debía inventar 5 montaditos con absoluta libertad creativa. Para no extenderme sólo diré que el concurso nos mantuvo muy entretenidos buena parte del sábado y que la mayoría de montaditos acabó en el cubo de basura intactos; y los que sí llegaron a ser probados francamente tienen muy pocas probabilidades de acabar en la carta de la tasca. Eso sí, reírnos nos reímos un rato.

Después de cenar llegó la amena tertulia en torno a la chimenea regada generosamente con buenos caldos. En un momento dado parte del sector femenino de la "crüe" abordó el espinoso asunto de mi particular concepción de la estética personal. Dicho en cristiano: que por qué voy hecho un guarro. De ahí se fue calentando el debate y se pasó a mayores: 3 de las mujeres habían decidido unilateralmente que estaría más "guapo" sin barba y fui llevado en volandas al aseo donde fui trasquilado como un dócil corderito. Debo agradecer que no me cortaran también la melena, extremo éste que también se llegaron a plantear ante un horrorizado pero rendido Micropene pelele. En mi defensa he de decir que la experiencia de ser afeitado por tres valquirias wagnerianas resultaba altamente morbosa (las valquirias eran las divinidades mitológicas escandinavas que decidían qué héroes debían morir en combate para luego agasajarlos en el cielo. Y una de mis valquirias llegó a definir la experiencia de tres mujeres rasurando a un hombre indefenso como "muy erótica", así que este antihéroe cañí albergó la remota esperanza de ser agasajado en el Valhalla castellonense).
Las tres valquirias en acción.

Después de sufrir quemaduras de tercer grado en la quijada (tenía que recordarles constantemente que estaban afeitando a un ser humano y no cortando el césped del Bernabeu), que no se aliviaban ni con las más de diez capas de after-shave que la piel yerma absorbía en décimas de segundo; pude contemplar horrorizado el resultado en el espejo. Cuando un hombre que ha llevado mucho tiempo barba se afeita se producen dos fenómenos curiosos: el primero es que se le ve una cara de pan hinchada, fofa y blanquecina que repeluzna; y el segundo que se le ve cara de malo. Así que mi primera impresión al verme reflejado fue no reconocerme: había pasado de ser el Conde de Montecristo a ser el exministro Corcuera. Y así cada mañana desde aquel extraño día, cuando me miro al espejo recién levantado me llevo una impresión muy desagradable; y uno ya no está para estos sustos.

Juzguen ustedes mismos:

Antes (Instantánea tomada en este planeta)

Después (El temible pirata "Papada Roja" desembarca de su tractor en la sierra castellonense)

viernes, noviembre 18, 2005

Xavi Castillo. Toneladas de talento crudo


Siguiendo con el tema que comentaba Cripema en su post de ayer: la necesidad de sentido del humor en la vida; anoche fuimos Cripema y yo a ver actuar en la entrañable sala alicantina "Clan Cabaret" al genial Xavi Castillo. Xavi es un "monologuista" alcoyano con un sentido del humor apabullante. Y no es un monologuista al uso (sí, ese monologuista tipo "Club de la comedia" en el que ustedes ya están pensando; y en el que seguirán pensando cuando acaben de leer esto, ya que por mucho que trate de describirlo no se podrán hacer una idea hasta que no lo vean con sus propios ojos. Precisamente esta misma idea de "gracioso profesional" era la que me hacía yo, por mucho que Gilito y Cripema [amigos personales de Xavi] trataran de explicármelo, y que me tiraba un poco de espaldas a la hora de decidirme a ir a verlo).
Lo que hace Xavi no se puede describir con palabras castellanas (nunca le harían justicia). Y si tuviera que hacerlo, tendría que inventar una: Xavi Castillo ha inventado el "metahumor" (y perdón por el palabro).

Vaya por delante que el Sr. Castillo está vetado por varios ayuntamientos del P.P. de la Comunidad Valenciana, cosa que no sorprende viniendo de las mentes obtusas de la clase política, que han querido ver sátira política donde simplemente hay sátira corrosiva sobre asuntos de actualidad que incluyen tangencialmente la presencia de políticos; que reciben lo suyo, claro, pero como cada hijo de vecino que asoma por las historias de Xavi, ni más ni menos. Además los políticos del bando contrario que tienen la suerte de aparecer por el escenario, tampoco se libran de una buena mano de "castilladas". Aquí no se libra ni el apuntador: la Copa América, el Circo del Sol, Canal 9, el Oceanográfico, las falleras, los Papas (el difunto y su recambio, gorra de las SS incluida), Isabel Preysler y los pijos en general, la tercera edad, los tarados, la administración pública, y un larguísimo etcétera son triturados por la vitriólica batidora que tiene Xavi por cerebro. Sus imitaciones no tienen nada que ver con las de un Latre o unos Martes y Trece, las suyas son salvajemente deformantes y destructivas (precisamente su despiadada interpretación de los Papas le valió el veto del Abad de Alzira, y por extensión de su ayuntamiento. Sí señores, en pleno siglo XXI todavía hay quienes se pasan por el forro el constitucionalísimo derecho de la libertad de expresión [y eso que últimamente en los debates políticos no se escucha más que repetir el carácter inviolable de ese texto]).
Y para sus imitaciones (como para interpretar a los personajes de creación propia, que a mi gusto son casi lo mejor del show, que ya es mucho decir) Xavi se vale apenas de un par de pelucas y cuatro o cinco elementos de atrezzo. Porque Xavi es (y perdonen el tópico) un "animal de escena" (y lo de "animal" valga en todas sus acepciones). El concepto "expresión corporal" se redefinió ayer ante mis ojos en un diminuto escenario. ¡Qué despliegue gestual!, ¡qué control musculo-facial!, ¡qué contorsiones!; nos agotaba sólo con verlo sentados cómodamente en nuestra mesita. Aparte de su capacidad para deformar antinaturalmente sus facciones, aún nos preguntamos Cripema y yo cómo era capaz de ponerse instantáneamente colorado o completamente pálido para interpretar algunos personajes (y por favor ahora no me vayan a pensar en un Jim Carrey. Si acaso en el inconmensurable Andy Kauffman, al que el histrión de "La Máscara" interpretó en una de sus mejores actuaciones en "Man on the Moon"). ¡Qué entrega! (Xavi acabó empadado en sudor y afónico, después de dos horas y diez minutos de intenso show en el que no faltan las constantes improvisaciones –definitivamente su fuerte- y la interacción con un público al que se había metido en el bolsillo al minuto uno de partido; los que tenían la suerte de conocerlo ya venían entregados de casa. Dos horas y media sin parar de reir un sólo segundo; sin intermedios, sin cortes publicitarios, sin tregua...).

En su libro "El chiste y su relación con lo inconsciente" Freud distinguía entre el humor inocente y el humor tendencioso. Xavi pertenece por derecho al segundo grupo y tiene un don natural para lo que el fundador del psicoanálisis definió como "capacidad para disparatar".

jueves, noviembre 17, 2005

La risa de Tenzin Gyatso



Visto el panorama que me ofrecian anoche las televisiones nacionales (la cadena esa nueva, incluida) y puesto que no me apetecía dedicarme a actividades mas intelectuales que tirarme en el sofa mantita de cuadros en ristre (¡que sería del invierno sin una manta y un sofa!) decidí hacer "zapping" por los canales del ono...

Estos viajes por los canales de la television de pago no suelen ser tampoco muy reconfortantes ya que basicamente se limitan a emitir programas parecidos a "las cadenas normales" pero clasificados por temas; es decir, "toda la basura del corazon las 24 horas", "toda la basura de realitis de convivencia las 24 horas al dia" etc...

En uno de esos "apretar al más y al menos" del mando, me topé en el Canal Viajar (al cual salvo de la quema) con las andanzas de un simpático y surreal reportero de la BBC por Dharamsala, (Norte de la India)

En Dharamsala está asentado el gobierno tibetano en el exilio desde 1959, año en que el Dalai Lama se exilió del Tibet tras la invasión de China.

Así que como supongo estaba previsto desde el principio, el intrepido reportero pidió una audiencia con el Dalai Lama y éste se la concedió.

Nada mas empezar a hablar, como si fueran colegas de toda la vida, me engancho la entrevista.

No hablaron de los mas de 20.000 mil refugiados tibetanos en Nepal que dejaron su pais con lo puesto cruzando el Himalaya, ni de los que lo siguen haciendo soportando temperaturas extremas, ni de los que mueren en el intento ya sea por el frio o asesinados a manos de los chinos, ni tampoco de que el Dalai Lama recibe y ayuda a todos los que consiguen llegar a Dharamsala.

Tampoco hablaron de su incansable lucha para encontrar una resolución pacífica al conflicto del TIbet y de que por ello le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz en 1989.

Solo hablaron de cosas intrascendetes y superfluas como por ejemplo si había llevado gafas de vista toda la vida, y si lo que tenía el Dalai Lama era miopia o hipermetropia o tal vez vista cansada...

La verdad, que no presté mucha atención y no podría decir porqué usa gafas el Dalai Lama.

Lo que sí puedo decir, es que me vino a la cabeza una máxima latina que dice algo asi como "Si no hay sentido del humor,no hay vida. Desconfía del que no ría".
Y me vino a la cabeza porque este hombre que quiere que se le considere como "un monje tibetano más" no dejó de reir en toda la entrevista, no se si por lo absurdo de la misma, porque el mundo ya le supera o simplemente porque pensaba que el entrevistador era un poco retrasado.

Me da igual, el Dalai Lama, tiene una risa sana, de carcajada limpia y contagiosa y pensé que tal vez, con personajes así, este mundo nuestro no esté perdido del todo.
Puede que tal vez aún quede un rayo de luz.

lunes, noviembre 14, 2005

Manolo: Soy tu ano

(off tópic)
Quisiera compartir un archivo de audio que recoge una broma de los cabronazos del programa de radio El Vacilón de la Mañana (Miami) ...Se trata de la segunda broma que le hacen al pobre Manolo, un "super" (portero) de un edificio.

Xaturriau la llleva en la PDA para hacer más llevaderos sus momentos de tensión y parece que le funciona.

Aquí lo tenéis:


Por cierto he encontrado un blog que recopila más bromas de éstas: Memorias de un Náufrago

De tal palo...

Recojo a mi madre con mi coche para llevarla a un sitio porque llovía copiosamente. Y nada más subir me suelta:
"Acabo de darle 1 euro a un yonqui que va pidiendo por ahí. Y ahora mismo me estaba preguntando por qué todos los yonquis son idénticos físicamente. Lo de su extrema delgadez tiene lógica por su insano estilo de vida, pero ¿por qué son todos renegridos y con la nariz tan prominente? Seguro que tiene alguna explicación fisiológica, porque como no pueden "chutarse" la heroína pura, la mezclarán con Dios sabe qué porquerías, y todo ese cóctel circulando por sus venas tiene por fuerza que pasar factura".

Escuchando esa pregunta emitida desde apenas unos palmos más arriba de donde fui gestado durante 9 largos meses, me lo explico todo…

jueves, noviembre 10, 2005

Un instante de debilidad


Ayer por la tarde fui a visitar fugazmente a unos buenos amigos míos que se han visto inmersos por segunda vez en eso de la maternidad. Los pobres hace un año que no duermen y ahora el pequeñajo ha pasado una serie de enfermedades de esas de los niños, así que os podéis imaginar como están.

La hija mayor acaba de cumplir 4 años y habla como una ametralladora en correcto valenciano. Al parecer yo le caigo en gracia y ella a mi también así que se alegra mucho cuando me ve y me prepara una "demo" de todos sus juguetes y habilidades. Esta vez, con una mariposa pintada en la cara, me explicó impecablemente la vida de las abejas, que es lo último que ha aprendido en el cole.

Qué quereis que os diga, sentí una emoción muy especial como de orgullo paterno-adoptivo por ver lo espabilada que era la niña y entendí, por una milésima de segundo, ese mito que se empeñan en transmitir los padres de que un hijo, a ratos, compensa todo el esfuerzo que supone.

¿Porqué tardará tanto en venir la Harley?

miércoles, noviembre 02, 2005

La mascota virtual de Cripema

Pues no va la tía y me adopta una Llama !!! En fin ahí queda eso



my pet!

Esa absurda epidemia que sufren las aceras

Aparqué junto a ella cuidadosamente. El hueco entre los coches era suficientemente ancho como para aparcar la moto sin interferir en su espacio vital, ese espacio que tenemos todos alrededor como un campo de fuerza que cuando alguien lo atraviesa nos incomoda especialmente.

La miré de reojo como quien no quiere la cosa y entré en la oficina para realizar una breve – e infructuosa- gestión.

Al salir, ella continuaba allí, impecable y desafiante. La rodeé y accedi a la moto por el lado opuesto, desenganché el candado del freno de disco y subí mecánicamente.

Al hacer este movimiento cien mil veces repetido, todo el pie izquierdo se apoyó encima de ella de lleno, con decisión, con fuerza,...con cien mil maldiciones por mi parte.

Encima mis zapatillas de trekking tienen complicados recovecos para facilitar el agarre a cualquier pavimento y convertir en misión imposible cualquier limpieza de la suela a restregones.

Moraleja: Nunca aparqueis la moto junto a una mierda de perro, aunque la hayais visto perfectamente... y no me vengais con que eso “da suerte”.