martes, noviembre 22, 2005

Yo soy el sexo débil

Lo que voy a relatar ocurrió hace ya algunas semanas, pero es que cada mañana al mirarme al espejo me vuelve a la memoria. Y es que no logro reconciliarme con mi nueva cara.

Corría el año de gracia de 2005 y la "Mötley Crüe" se desplazó a la hermosa sierra castellonense a pasar un fin de semana en la espectacular casa rural de una buena amiga. El adjetivo espectacular no es gratuito: la casa ha sido rehabilitada personalmente por esta amiga (que es interiorista) y decorada con un gusto exquisito (Gilito lo definió perfectamente cuando dijo: "Esta es la típica casa que ves en las revistas de decoración y piensas con envidia: "¿Quién será el cabrón que viva ahí? Pues bien, ya conocemos a una").

La excusa para la reunión era que esta amiga va inaugurar en breve una tasca en el Pirineo leridano y apelando a nuestra supuesta creatividad convocó un concurso de montaditos, en el que cada miembro de la "crüe" debía inventar 5 montaditos con absoluta libertad creativa. Para no extenderme sólo diré que el concurso nos mantuvo muy entretenidos buena parte del sábado y que la mayoría de montaditos acabó en el cubo de basura intactos; y los que sí llegaron a ser probados francamente tienen muy pocas probabilidades de acabar en la carta de la tasca. Eso sí, reírnos nos reímos un rato.

Después de cenar llegó la amena tertulia en torno a la chimenea regada generosamente con buenos caldos. En un momento dado parte del sector femenino de la "crüe" abordó el espinoso asunto de mi particular concepción de la estética personal. Dicho en cristiano: que por qué voy hecho un guarro. De ahí se fue calentando el debate y se pasó a mayores: 3 de las mujeres habían decidido unilateralmente que estaría más "guapo" sin barba y fui llevado en volandas al aseo donde fui trasquilado como un dócil corderito. Debo agradecer que no me cortaran también la melena, extremo éste que también se llegaron a plantear ante un horrorizado pero rendido Micropene pelele. En mi defensa he de decir que la experiencia de ser afeitado por tres valquirias wagnerianas resultaba altamente morbosa (las valquirias eran las divinidades mitológicas escandinavas que decidían qué héroes debían morir en combate para luego agasajarlos en el cielo. Y una de mis valquirias llegó a definir la experiencia de tres mujeres rasurando a un hombre indefenso como "muy erótica", así que este antihéroe cañí albergó la remota esperanza de ser agasajado en el Valhalla castellonense).
Las tres valquirias en acción.

Después de sufrir quemaduras de tercer grado en la quijada (tenía que recordarles constantemente que estaban afeitando a un ser humano y no cortando el césped del Bernabeu), que no se aliviaban ni con las más de diez capas de after-shave que la piel yerma absorbía en décimas de segundo; pude contemplar horrorizado el resultado en el espejo. Cuando un hombre que ha llevado mucho tiempo barba se afeita se producen dos fenómenos curiosos: el primero es que se le ve una cara de pan hinchada, fofa y blanquecina que repeluzna; y el segundo que se le ve cara de malo. Así que mi primera impresión al verme reflejado fue no reconocerme: había pasado de ser el Conde de Montecristo a ser el exministro Corcuera. Y así cada mañana desde aquel extraño día, cuando me miro al espejo recién levantado me llevo una impresión muy desagradable; y uno ya no está para estos sustos.

Juzguen ustedes mismos:

Antes (Instantánea tomada en este planeta)

Después (El temible pirata "Papada Roja" desembarca de su tractor en la sierra castellonense)

12 comentarios:

Gilito dijo...

que no hombre!!! que estas guapetón !!!

Lo que pasa que me has jodido el estilismo para una foto que queria hacerte en plan Hell Angel...

Ahora ligarás el doble: 2 x 0 = 0

J-vol dijo...

Vaya..si te recoges el pelo con una diadema y con algo de gomina estarás divino de la muerte, te lo juro, osea, te lo juro. ;D
Bromas a parte esta semana tambien me he quitado la barba y coincido contigo en eso de que lo primero que ves es la cara de pan sobao de tres kilos.Ten cuidado con la valkirias que si te pones en manos de ellas acabarás con mechas y reflejos.¡Cuánto daño hizo la Señorita Pepis a toda una generación de presuntas estilistas!XD

Xaturriauu dijo...

No voy a opinar sobre el aspecto de un hombretón como tú,ahora bien, conociendo a la "Mötley Crüe",me pregunto dónde habrá ido a parar el pelo que te quitaron, cuidado con el VooDoo, que lo carga el diablo...y si me permites un consejo, envia a las estilistas a poculo...mira como ha acabado Gilito,te puedo asegurar (porque yo estaba en 1992) que no era así..ni mucho menos..ahora bien, "lo que no va en llantos, va en suspiros"...
Salut amic

Cripema dijo...

J-vol, me identifico como una de lo que Micro llama "las 3 walkirias" y no andas muy alejado de la realidad con tus comentarios, no.
Tengo que decir, que hay documentos graficos de esa tarde o de esa noche (no me acuerdo del transcurrir del dia, sólo de que estuvimos alli) en la que una servidora le hizo trecitas por todo el pelo....
Pero tengo que decir en mi defensa, que Micro se lo buscó porque no dejaba de llenarme el vaso con ron con coca cola cada vez que bajaba de la mitad...
Si es que en el fondo le gusta... :)
Que le voy a hacer si nunca tuve una cabeza de esas de muñeca con la que jugar a peluqueras???

el francés dijo...

pobre hombre !!!!!!
no lo creo !!!!!
sin barba !!!
no no no !!!!

un abrazo de Francia

Micropene dijo...

Gilito: sí que nos han jodido el estilismo, porque ahora, con la cara de chiquillo que tengo, más que un Ángel del Infierno parezco un angelito de Machín. Por cierto, ahora no ligo el doble, sino que ligo infinitamente más (Infinito x 0 = 0).

J-vol: Mi error fue dejarme llevar por mis fantasías, pero la verdad es que la idea de tres mujeres afeitándote era bastante sugerente. Una vez lanzadas se proponían también cortarme el pelo, e incluso depilarme (?!!!!). Esto último no se hizo porque puse como condición que me dejaría hacer únicamente si me depilaban TODO el cuerpo, cosa que a las valquirias pareció no seducirles demasiado.

Xaturriau: No sé si parte del pelo se guardaría para hacerme vudú, pero sí sé dónde terminó la mayoría de mi barba: en mi copa; porque aunque el proceso se hizo en el aseo, entre el maremágnum de gente obrando allí dentro, el nivel etílico de los implicados y la cantidad de utillaje empleado, aquello se convirtió en un tráfago de pelo y espuma de afeitar. Salut, amic!

Cripema: tú no eras una valquiria más: tú eras la Coronel Kurtz de las valquirias, y ahora la culpa será mía por rellenarte el vaso...

Francés: Comme Ça va, mon ami? Una abrazo desde España. (¿Tienes el coche asegurado contra incendios?).

Chiringui (Trepanador) dijo...

Es típico de las mujeres
-Sí, si te depilamos todo, el pelo de abajo a bocados si quieres-

Una vez fuera barba a cagar al monte.

Por cierto, ¿por donde era? ando mucho por allí

Dosjerez dijo...

Pues no se te ve cara de malo ni nada de eso hombre, que estas muy mono.

Eso si, confiesa, tu sentado en el water y las tres metiendo mano a tus barbas (símbolo sexual donde los haya)...admite que morbosilla es la cosa, y si no lo es siempre puedes contarlo luego de otro modo:

"una vez tres tias me metieron en un cuarto de baño y no veas lo que me hicieron, cuando salí era otro, vamos se me notaba en la cara y todo"

Mr.Celofan dijo...

La historia de las tres valquirias me ha recordado la escena en que las tres novias de Drácula ( entre las que se encuentra Monica Bellucci ) impiden a Jonathan ( Keanu Reeves ) huir del castillo.

Por lo que a mi respecta, mejor sin barba que con barba, a menos que quieras parecerte a Rasputín ( que tambien tiene su utilidad ) o ahorrarte una pasta en cuchillas de afeitar.

La Magdalena dijo...

Y qué más da la barba teniendo esos tatus tan guapos?

laceci dijo...

JODER!! Jesucristo SUperstar!!!

Y yo que estaba sin creer

Meg dijo...

Joder, si estás guapísimo con ese pelo largo y sin barba...

Tenías tú que liarte con la mujer barbuda y dejar que te besara durante dos horas esa cara tierna que se te ha quedado después del afeitado... ¡Qué poco te iba a gustar!