viernes, diciembre 30, 2005

Don Quijote ecologista

Anoche tuvimos tertulia en Melrose Place. Una charla muy interesante. Cuando llegué del gimnasio (en el que asistí estupefacto en directo a diversas transacciones de droga vía móvil. Que entre las piezas allí reunidas había varios narcotraficantes no me cabía ninguna duda, pero es que con la Nochevieja a la vuelta de la esquina resultaba muy llamativo ver a los musculitos haciendo pesas sin separase de sus móviles de última generación e interrumpiendo sus "super-series al fallo muscular" para atender las constantes llamadas de los clientes rezagados), decía que cuando llegué a casa estaban charlando tranquilamente algunos miembros de la "Mancomunidad del Caos" con unos pocos invitados. Entre ellos estaba el guitarrista del grupo alicantino "Alea", que nos puso en exclusiva el master de su último videoclip y nos contó muchas curiosidades sobre un rodaje de este tipo y del mundo de la música profesional en general (impagable su relato de cuando Deborah Ombres los entrevistó en su programa "Hot" de la MTV).

También estaba P, un personaje muy curioso que ha terminado su carrera de Geografía y está preparando su tesis, que versa sobre "La interrelación del hombre con la Naturaleza en el País Valenciano en el siglo XVIII". Ahí es nada. Pero lo que parece un pestiño así de primeras, explicado con la gracia de P. (que le ha dado un enfoque muy original al tema y se ha documentado profusamente) se convirtió en toda una "master class" que derivó en un debate sobre el ecologismo (que no es muy sabido pero al parecer en el siglo XVIII empezaron los primeros movimientos de conciencia ecológica).

Vaya por delante que yo respeto mucho el ecologismo como folosofía personal pero por lo general sus manifestaciones concretas me parecen un poco utópicas y cándidas (en el malicioso sentido que le dio Voltaire a esta palabra). Les puse un ejemplo muy sencillo que me había pasado esa misma mañana en el trabajo: recibí unos documentos de un cliente por e-mail en el que se advertía en grandes letras que antes de imprimir dichos documentos tuviera en mente mi responsabilidad con el ecosistema, etc, etc… Ese detalle le honra al emisor, si no fuera porque esa misma mañana (debido al cambio de nombre de mi empresa de cara al año 2006) habíamos tirado a la basura más de 10 grandes cajas de sobres, facturas e impresos con el membrete caduco. Y como no hay contenedor de reciclaje de papel cerca de nuestra sede, nadie quiso cargar con todo ese peso en busca de un contenedor de reciclaje (que por otra parte nadie sabía dónde hay uno cercano). Resultado: mientras el mensaje me exhortaba a no imprimir el documento por no "malgastar" unos cuantos folios, nosotros estábamos tirando a la basura cajas y cajas sin estrenar con kilos de papel inmaculado. Una paradoja de lo que significa el ecologismo en nuestros días: mientras unos pocos soñadores luchan esas pequeñas batallas diarias (el granito de arena, digno de encomio) la maquinaria consumista sigue su despiadado curso arrollándolo todo a su paso (el desierto).

Puse otro ejemplo: hace dos fines de semana la familia Micropene se reunió en una preciosa casa rural en la alicantina Vall de La Guar. Somos una familia numerosa y bastante desperdigada por lo que reunirnos todo el clan (bueno todo no, porque por desgracia hay uno que ya no volverá a estar y cuyo hueco nunca jamás se podrá rellenar) era el mejor regalo navideño que podíamos hacerle a nuestros padres. La casa rural la regenta un matrimonio muy curioso. Son dos exhippies sesentones (él español, ella alemana) que se han retirado a ese lugar paradisíaco, lo han reformado y lo alquilan para ganarse la vida. Son ecologistas radicales (auténticos talibanes del ecosistema) y hay que cumplir unas estrictas reglas de respeto al medio ambiente para hospedarse allí. Hay que separar los residuos orgánicos, hay que moderar el consumo de energía innecesaria, etc… En el pequeño pero muy acogedor restaurante sirven comida ecológica procedente de su autocultivo. No tienen coche y se desplazan en caballos enanos (pensé que eran ponis pero me aclaró que eran caballos prehistóricos (?!), una raza que no había crecido mucho durante su evolución y que son los mismos que hay pintados en Altamira (?!!!)). Te los podías cruzar cuando volvían de recoger leña por el monte, en una imagen muy bucólica del matrimonio tirando de sus caballitos cavernícolas cargados de fardos de leña.

Bueno, al grano, la cuestión es que en una entrañable tertulia que tuvimos con el exhippy, sentados al sol y al calor de una botella de buen vino de su bodega, mi hermano "Feiulle Morte" y yo con mucha sutileza fuimos sonsacándole pequeñas traiciones al espíritu ecologista puro, que son ineludibles en el día a día. Hasta que al final, en una maniobra de pinza lo acorralamos y tuvo que reconocer que aunque los tomates y las alcachofas eran de su auto-cultivo ecológico, no tenía más cojones que pasar por el aro y comprar las patatas en el supermercado como todo hijo de vecino, porque aquella tierra no era apta para según que cultivos.

Pero seguía defendiéndose con sus teorías cuando el destino quiso que un avión reactor cruzara el cielo a mucha altura por encima de nuestras cabezas, dejando su blanca estela de columnas paralelas de humo en la atmósfera. Lo miré con lástima y no tuve más remedio que darle el descabello diciéndole que ese cacharro que acababa de sobrevolarnos contaminaba en un segundo mucho más que todo lo que él pueda reciclar en un año, aunque se peinara todos los días con un bote entero de laca cargadita de FCC.

Creo que le jodí el día porque a partir de ese momento se mostró huraño y reconcentrado en sí mismo, supongo que recordando tiempos mejores.

8 comentarios:

Cripema dijo...

Micro, no me acostumbro, de verdad, son casi 20 años conociendote y no me acostumbro a tus relatos. No pasa dia que no me sorprendas....
Caballos Prehistoricos???!!!!
Lo que hubiera dado por estar con tu hermano y contigo escuchando como acorralabais al pobre exhippie... Pedazo cabrones...

Gilito dijo...

¿Se trata de la casa rural esa que he visto en un anuncio de SE VENDE POR DEPRESION DE LOS DUEÑOS ?

Chiringui (Trepanador) dijo...

Existen, pero nunca los he visto. Es cierto todo lo que cuentas, pero con muchos granos de arena se hace una playa.

Feliz año cansados!

Mr.Celofan dijo...

Pues la selva amazónica va desapareciendo a marchas forzadas, y eso que dicen que es el pulmón del mundo... ¿ Feliz 2006 ? con estos temitas...

Silviqui dijo...

Hay utopias que podrian dejar de serlas. Mi admiración por esos jipis hosteleros vaya por delante. Yo también soy la señorita reciclaje pero no puedo evitar ser egoista cuando se trata de una ducha larga. Feliz año nuevo y mis mejores deseos para cualquier protocolo de Kyoto.

Mr.Celofan dijo...

Micropene, para ir bien tus posts hay que leerlos un par de veces como mínimo, son como las pelis, siempre descubres algún detalle que se te había escapado, y esta vez me ha pasado con lo de " superseries al fallo muscular " jajajaja, me reia yo solo al leerlo, ya que me han venido a la cabeza muchas imágenes que ilustran esa frase a la perfección. Ahora si, feliz año a todos.

J-vol dijo...

Eres una mala persona..¿que te costaba dejar al tipo contento en su mundo de fantasía y cavernas de trogloditas y decirle que te ibas a unir a su causa?

zen-cerro dijo...

Líbeme Dios de empezar el año pontificando, pero el tío de la casa de rural tenia tiene toda la razón. ¿No has oído hablar de la interconexión cósmica universal, el cambiate tu para cambiar el mundo o, ya puestos y parafraseando al cura de Amanece que No es poco, del "cuerpo mìstico de Cristo"? Muy mal, muy mal, Micropene…pero que muy mal.