martes, enero 24, 2006

Mi Dragon Khan Bipolar

"Wellcome to my nightmare" (Alice Cooper)

Esto de tener un carácter ciclotímico me está costando muchos disgustos. Vivir constantemente en una montaña rusa, alternando épicas subidas vertiginosas con miserables descensos en barrena desgasta bastante, la verdad. Un día te comes el mundo y el siguiente envenenarías los depósitos de agua de la ciudad. Este pasado fin de semana mi último paseo en el "Dragon Khan Bipolar" me ha costado el cabreo unánime de mis amistades.

Este "One Man Army" (ejército de un solo hombre) que suscribe, en su particular guerra contra todos y contra todo hace su "bodycount" (recuento de bajas) personal: a estas alturas mi familia ya me da como un caso perdido; mis amigos parece ser que han dicho basta; me han tirado de la banda de rock que yo mismo fundé hace años; soy persona non grata en la tertulia literaria (mis disculpas desde aquí al colectivo "El Tábano" por el "numerito" que montamos Delrieu y yo la noche del pasado viernes en su sede social. Está bien un poco de provocación y transgresión Dadá, pero aquello se nos fue de las manos y se convirtió en una auténtica tocada de cojones y un corte de rollo); en mi trabajo ya ni se creen que pueda existir un ser como yo (ayer estuve en una reunión en Valencia, y en el viaje de vuelta mi jefe definió mi actuación de la siguiente manera: "estabas como ausente y sólo intervenías para decir disparates"); tengo muy preocupada a la Mancomunidad del Caos (el sábado, sin ir más lejos, tuve que saltar a la calle desde la ventana de un primer piso para escapar de Absolon, lesionándome mano y pierna derechas)… en fin ¿qué será lo próximo?

Mi naturaleza más íntima y atávica reclama insistentemente su regreso al reino animal, alejándome progresivamente de mi parte humana (demasiado humana); y como una fiera asilvestrada y cimarrón ignoro las leyes de los hombres (de hecho existe el femenino "cimarrona", pero cuando digo que ignoro las leyes de los hombres, esto incluye las de la Hörtographya). Tras la caída de los escasos últimos filtros entre mi cerebro y mi lengua ya no conozco la cortesía (hipocresía) ni la solidaridad (condescendencia), y peco de pensamiento, palabra, obra y omisión en una barra libre de daños colaterales.

A todos los "Humillados y ofendidos" (Dostoievski dixit): mis disculpas.

P.S.: Hoy es uno de esos insufribles días en el abismo, así que por precaución beban agua embotellada.

4 comentarios:

Cripema dijo...

Micro, te digo lo mismo que te dije el pasado sabado a las 8 de la mañana (te lo dije por sms porque cabronazo, tenias el movil apagado) cuando deduje que habias decidido "anular" "la excursion a la montaña" que tu mismo te encargaste de organizar liando a todos los amigos (que dicho sea de paso no teniamos ganas ningunas), al no dar señales de vida porque la noche anterior el alcohol habia hecho estragos en tu cuerpo.

CABRONEEEEE, HIJO DE PUTAAAA

(lease con tono de La bruja Lola)

1º Mandamiento de la ley Cripemana:
"Puteame, maltratame, insultame,humillame, pero NUNCA, NUNCA me hagas madrugar un sabado en vano."

Pd.La rosa del perdon se agradece, pero la proxima vez, mejor que no te l avendan marchitada.....
(Hija de putaaaaaa) ;)
Un besito micro, cabron.

Xaturriauu dijo...

Tal vez, sólo tal vez...y lo digo con todos mis respetos...necesites pensar un poco en Cuba, o incluso, volver a Cuba..Dicho así parece fuera de tono, pero ..ejerciendo de espectador de Blog..por aquella época se te percibía mucho mejor..de todos modos ..ni puto caso..Salut..amic

Rosabel dijo...

Riberies y la Tasca de Dalt te esperan... VENTE ya a vernos ¡¡¡¡
BESO.Rosabel

zen-cerro dijo...

Lo de envenar el agua es una idea cojonuda, pero hay que hacerlo a la manera tradicional: tirando una cabra muerta al pozo.

Animo, compagnero.