viernes, febrero 24, 2006

El Hombre y la Tierra

Para los que no conozcáis Alcoy primero me gustaria poneros en antecedentes de que es una ciudad de unos 60.000 habitantes, sin circunvalación, llena de coches, de industrias insalubres en el casco urbano y sembrada de puentes, pero con la gracia de estar rodeada de parques naturales que hacen que mires donde mires siempre tengas un pedazo imponente de naturaleza en bruto.

Esta mañana, a eso de las 11, volvía de recoger unas cosas en la copistería y me fijé en lo concurrido que estaba el pequeño jardín -que aquí se conoce como "El Parterre" o "El Panterri" si lo pronuncia tu abuela - y no eran los habitantes normales de esas horas: madres con carritos de bebé y jubilados, sino gente de todas las edades.

Un grupo de adolescentes estaba subido en uno de los bancos de piedra que rodean una fuente redonda en cuyo centro hay una copa gigante (si, un copón) y con sus móviles hacian fotos compulsivamente.

Cruce la calle, me acerqué espoleado por una curiosidad mecánica y entonces entendí el motivo de la algarabía: Un buitre leonado gigante estaba tranquilamente posado en lo alto del copón bebiendo y desafiando a los mirones, que se mantenían alrededor de él a una prudente distancia de 4 o 5 metros.

(Ahora pongo voz de Félix)


El majestuoso animal de vez en cuando extendía sus alas para parecer más grande y mantener a raya a los numerosos curiosos...

Era la primera vez que veía un buitre verdad (mi imagen de los buitres siempre ha sido la de los tebeos de Mortadelo) y era una preciosidad. El animal estaba perfectamente marcado con un crespón amarillo que lo identificaba como miembro de la familia de buitres que estan reintroduciendo en la zona, dentro del Proyecto Canyet que ha conseguido que más de un centenar se hayan instalado en la zona del Barranc del Cint.

No es la primera vez que un buitre se despista y se posa en una terraza dando un susto de muerte a los vecinos, pero lo de hoy ha sido demasiado.

Cuando el pajarillo ha bebido y se ha cansado de tanta foto, se ha ido volando calle abajo y ha desaparecido por debajo del puente de Cervantes.

He podido hacer tres fotos con el movil que os dejo aquí.



miércoles, febrero 22, 2006

ENTRE Y REVELE SU ROLLO I (¡BRUJA!)


Está siendo una semana rara, y todavía estamos a miércoles…

A veces me pregunto para que tanta lucha, tanto estudio y tanto gobierno paritario formado con calzador, si luego tienes una reunión y escuchas de boca de tu jefe que eres una bruja. Y a tu cara de estupefacción le sigue un:

-“Cripema, es lo que tenéis las mujeres, que sois unas brujas”

Si yo no fuera una mercenaria del sistema sin ganas de volver a buscar entre las ofertas de trabajo del periódico de los domingos, le hubiera soltado un:
-“Tu que eres, maricón, ¿no?”

Claro que eso hubiera sido tan políticamente incorrecto como lo suyo, y hubiera supuesto un esfuerzo por mi parte, que la verdad hoy por hoy ni tengo ganas, ni estoy por la labor hacer.

El personaje en cuestión, (léase, mi jefe) me ha soltado la frasecita en un ambiente distendido, de buen rollo, en el transcurso de una reunión más que pacífica y alegre en la que se nos pedía (por supuesto) que trabajemos más pero en la que también se nos reconocía nuestro esfuerzo y nuestra gran labor profesional bla bla bla…..

En realidad, no me ha ofendido, porque sí, a veces, soy una bruja, lo sé, sobre todo cuando me topo con especimenes con "talante feminista" y condescendiente que piensan que ser modernos y progresistas es “ayudar” a su mujer en las tareas de la casa.

No soy de esas petardas exageradas a las que les ofende que les abran la puerta o les cedan el paso, es más, me gusta, yo también procuro hacerlo. Tampoco me molesto cuando me hacen una broma sexista o incluso sexual si proviene de la persona y se desarrolla en un entorno adecuado. Tengo correa y no puedo reprimir la risa.
A modo de ejemplo contaré que mi amigo Micropene se empeña día sí y día también en que demuestre empíricamente que su nombre hace honor a la realidad y yo no me ofendo ni salgo corriendo. Es más, me divierte!. (Micro, Un día te daré un susto y verás)

Únicamente me pregunto porqué en pleno siglo XXI una mujer joven (…), directa, clara, competente, y que desarrolla bien su trabajo, tiene que seguir escuchando de boca de un superior que posiblemente no tiene tantos estudios, ni esta tan preparado, ni es tan directo ni tan claro, la broma inocente de que es una bruja.
¿Será por la nariz?

¡Qué mundo hemos hecho!

“Una de las mayores pruebas de mediocridad estriba en no saber reconocer la superioridad de los demás”
I.B.Say

sábado, febrero 18, 2006

Pot de Plom, Zaplana y Mahoma

Ya hemos comentado en otros posts los espectáculos de la compañía Pot de Plom y esa gracia que tienen para no dejar títere con cabeza en el panorama cultural, político y social valenciano.

Después de más de 15 años de profesión acceden a actuar tres días en la Sala Arniches de Alicante con su nuevo espectáculo "L'Estrany Viatge", una corrosiva travesura donde los personajes principales son la Fallera Mayor de Valencia, María Abradelo y su valencastellano, Zaplana, Camps y otros personajes. La primera "máquina valenciana del tiempo" provoca que estos personajes se trasladen a momentos clave de la historia valenciana.

En el cartel del espectáculo (Xavi castillo, además, es un gran dibujante, hijo de la Marvel y Mortadelo y todos los carteles los diseña él) salen unas caricaturas de los personajes en cuestión, como en la mayoria de carteles de esta compañía. El lío se ha armado cuando los gestores de la sala deciden cambiar unilateralmente el cartel eliminando la caricatura de Zaplana y las de los demás , claro. La primera frase de Castillo fue memorable: " A ver si Zaplana es como Mahoma, que no se puede caricaturizar !!!"

La compañía se queja, los medios descubren el nuevo acto de censura de los salvadores de la patria (Pot de plom ha tenido varios episodios de censura anteriormente) y ya está liada. La cosa sale en "La imagen del dia" en el web de Informativos telecinco, en blogs, en los periódicos, radios. Ayer me comentó que había dado 10 entrevistas a medios.

Resultado: lleno histórico en el teatro el primer día de actuación. Xavi Castillo repartiendo carteles sin censurar, convertidos ya en objetos de culto.

Voy a llamar al teatro a ver si quedan entradas para el domingo y vender mi cartel sin censurar en Ebay!!!

El clip subido a YouTube se ha visto mas de 1500 veces

viernes, febrero 17, 2006

La Madre de todas las Fiestas

Mañana sábado se celebra en Melrose Place la que unánimemente ha sido bautizada como "La Madre de todas las Fiestas". El motivo es que Pablito ("gold member" de la Mancomunidad del Caos) se nos va a vivir a Porto Alegre (Brasil), y hay que despedirlo con todos los honores que se merece.

Estos días la comuna es un hervidero de actividad para organizar toda la logística del evento, ya que ha confirmado su asistencia al acto la inmensa mayoría del entorno caótico, lo cual supone mucha gente, y muchos de ellos provenientes de fuera de esta ciudad (anoche sin ir más lejos, a las 23:30 h. recibí en el móvil una llamada de Oscar [otro "gold member" caótico y gran persona a la que hace ya tiempo rebauticé como "El Ángel Ario"] desde el aeropuerto de Alicante, donde estaba esperando a unos amigos que venían desde Londres a propósito para el fiestón. Me dijo un escueto e inquietante: "Micropene, prepárate y descansa que el sábado se va a liar una muy, muy gorda"). Yo para dar facilidades de infraestructura he pedido asilo político y he cedido mi cuarto para la organización. La otra noche asistí estupefacto a una reunión improvisada de la cúpula caótica en la que estaban planificando el asunto y no podía dar crédito a mis oídos: si se cumplen las previsiones aquello puede ser el desiderátum, la rehostia. Sin ir más lejos, la lista de la compra que se esbozó haría las delicias de la D.E.A., de los Intocables de Elliot Ness y del mismísimo Vaticano. (Como dato curioso diré que en esta reunión estaban presentes dos chicas mejicanas muy majas que alguien conoció esa misma tarde en la playa y que andaban por allí algo despistadas y bastante atónitas por lo que escuchaban, aunque finalmente también confirmaron su asistencia al jolgorio).

Esta mañana cuando me he levantado estaba la casa abarrotada de maletas y trolleys -ah, y una jaula con pájaros (?!)- pertenecientes a los asistentes que van llegando progresivamente (me consta que anoche ya se iniciaron los fastos). Desde hace unos días todos los caóticos que me cruzo me repiten básicamente la misma cantinela: "Lo del sábado va a ser brutal". El último mensaje que he recibido en el móvil esta misma mañana es de Paquito (otro "gold member" que tiene más peligro que una caja de bombas) y dice literalmente: "Mañana se va a cagar la perra". Me están empezando a dar miedo.

Pues bien, después de todo lo dicho arriba resulta que el que suscribe no podrá asistir a "La Madre de todas las Fiestas" que se va a desencadenar en su propia casa porque se comprometió ya hace tiempo a otra fiesta que organiza una buena amiga con motivo de su cumpleaños; que tampoco tiene mala pinta, ojo, pero que digamos que ha sido planificada con otro "talante". Aunque con las trazas que tiene la cosa, me da a mí que aún me podré reenganchar el domingo.

miércoles, febrero 15, 2006

Patitos de goma

Seguramente habreis visto el spot del cargamento de patitos de bañera que caen al mar en un naufragio. El anuncio es de un coche. No sé qué coche ni la marca, como suele ser habitual en los anuncios de coches, excepto en los de Volkswagen, que tienen cierta personalidad. (Actualización: Seat Toledo)

El caso es que el hecho del naufragio de los patitos es auténtico y se ha usado para conocer las corrientes marinas y contrastar teorias del calentamiento del planeta. Lo podeis leer todo en este artículo de El Mundo.

Nike perdio 80.000 zapatillas en el Pacífico Norte y las que se rescataron todavia se podian usar. Me pregunto porqué no hicieron ellos el anuncio.

Vease Beachcombers

viernes, febrero 10, 2006

Prohibiciones



Como la actualidad manda (huevos) he encontrado un web con impagables prohibiciones alrededor del mundo. Prohibido visitarlo

El lunático de Llunàtica (y 3)

"Es curioso, cuanto más lo riego más se me seca el cerebro" (Micropene resacoso).

Me había quedado en que me colé nuevamente. Localicé al resto (benditos móviles). Más cervezas viendo actuar al 2º mejor impersonator de Elvis del mundo (parece que hay campeonatos mundiales de esto también), que curiosamente era español. El tipo era bueno y clavaba la voz y las poses, pero no podía quitarme de la cabeza durante todo el show la cruel frase de Johnny Carson: "Si la vida fuera justa, Elvis estaría vivo y todos sus impersonators muertos" (jajaja, este Johnny… ).

Más cervezas y más impersonators, esta vez de Kiss e italianos (qué tendrá el mediterráneo para engendrar tanto imitador). Estos tampoco lo hacían nada mal, aunque estéticamente la cosa dejaba un poco que desear; para no ser tan cruel como Johnny Carson diré simplemente que Gilito los bautizó como "FondónKiss". La verdad es que estos grupos cumplen a la perfección su cometido de hacerte pasar un buen rato escuchando los clásicos de artistas que de otra forma sería imposible escuchar en un sitio como aquél (en el caso de Kiss porque no llegaría el presupuesto para contratar a los auténticos, y en el de Elvis porque no llegaría el presupuesto para resucitarlo), pero no puedes evitar sentir ese regusto amargo que dejan todos los sucedáneos. Salió una stripper a despelotarse mientras los "espagueKiss" terminaban su show. Más cervezas y yo deshumanizándome por minutos y encabronando a mis seres queridos.

En fin, para no extenderme: se acabó aquello y nos fuimos todos a dormir, porque al parecer algún elemento discordante estaba aguando (cerveceando más bien) un poco la fiesta. Yo me fui a dormir a casa de la hermanísima, y al día siguiente prontito de vuelta a casa. Y sanseacabó.

[A los que se estén preguntando cochinadas sólo les diré que un caballero NO habla nunca de esos asuntos, así que los que sepan leer entre líneas (o simplemente mayúsculas) entenderán].

miércoles, febrero 08, 2006

Derramando memoria 2 (Un lunático en Llunàtica)

El sábado llegué al mediodía y me coló Gilito en la concentración como paquete en su Juggernaut, con la connivencia de los que vigilaban la entrada. Nos encontramos a Teddy y me enamoré de Hernie. Empezó a correr la cerveza (a un precio bastante decente: 1 euro la caña). Comimos de una fideuá gigante, para la que había que presentar el vale correspondiente que te daban al inscribirte y donde abusando nuevamente de la camaradería entre moteros comí y bebí por la cara. Cafés, y entramos al Bike Show, donde se exhibían auténticas animaladas, de las que supongo algunas no estarán ni homologadas para circular, porque se veían algunos manillares estirados hasta el infinito con los que no me gustaría tener que girar en una rotonda. Más cafés cómodamente sentados frente al stand de productos oficiales del Valencia "chapter" de Hells Angels.

Los típicos concursos de concentración motera (la cucaña, concurso de salto de comba femenino para ver como les brincan las tetas, etc, etc…) todos ellos "amenizados" por el "biker showman" más demencial que os podías imaginar, acoplando permanentemente la megafonía con su indescriptible voz (digamos que parecía que le hubieran fabricado las cuerdas vocales los ingenieros de Harley-Davidson en Milwakee). Tras echar un vistazo a los tenderetes en los que se vendía básicamente prendas de cuero y prendas con calaveras o con llamas, o con calaveras en llamas, o con calaveras de cuero, o de cuero en llamas; Cripema y Gilito deciden echarse una siesta (ellos habían llegado el viernes y habían estado de traca hasta las tantas) por lo que decido llamar a la hermanísima de la supermujer (que finalmente no pudo estar en Benicàssim este fin de semana) para invitarla a tomar algo. Quedamos y nos vamos al pueblo a tomar una copa y conocernos un poco, donde asistimos a la "procesión" de las motos portando antorchas (?!) por el centro del pueblo. El final del trayecto de las luciérnagas motorizadas era la iglesia donde el párroco bendecía las motos que así lo demandaran (este detalle está muy bien pensado por parte de la organización del evento ya que es bien sabida la tradicional religiosidad y beatería de los moteros... Resultaba bastante chocante observar al sacerdote purificando con agua bendita aquellos armatostes infernales).

Después de aquello la hermanísima decidió llevarme al Grao de Castellò para que conociera el mítico rock-bar "La Pacheca", regentado por Ximo y su mujer, dos personajes de los que no se olvidan fácilmente. Gran presencia motera en "La Pacheca". Sigue corriendo la cerveza y algún que otro espiritoso, y me veo hablando de filosofía (?!) con Mungo, un motero inglés muy majo pero que llevaba una tajá de escándalo. Allí se nos unen Cripema y Gilito. Más cervezas y nos vamos a cenar en el mismo Grao (¡increíble!, aún se pueden dar una opípara cena cuatro personas por 51 euros! Y en una zona costera eminentemente turística).

Al final nos fuimos hacia la concentración, Cripema y Gilito a lomos de "Clavileño" y yo en el coche de la hermanísima (aún me pregunto cómo una chica tan encantadora y angelical se transforma al volante en un conductor de ambulancias neoyorquino).
Cripema entró al recinto a pie, ya que llevaba la pulsera que la acreditaba como motera legalmente inscrita, y Gilito coló a la hermanísima de paquete, así que no me quedó más remedio que colarme una vez más, pero esta vez como ya había agotado todas las estrategias me tocó hacerlo por las bravas.
(Como esto se hace muy largo, mañana terminaré la historia, que es que me enrollo como una persiana y para contar cualquier tontería me salen unas sagas nórdicas que no hay quien se las lea de largas y pesadas).

martes, febrero 07, 2006

Derramando memoria (Llunàtica 2006)

Las concentraciones de motos Harley-Davidson son todo un universo endogámico y autorreferencial. Allí uno puede ver más cuero por metro cuadrado que en un rodeo en Kansas, y no hay camiseta o bandana que se libre del típico estampado de calaveras en llamas. Pero es todo un mundo dentro del mundo pero al margen del mundo, lo que lo hace muy atractivo a mis ojos. El fenómeno que más llamó mi atención fue la inevitable "cara de malo" de todo motero que se precie Y claro, había algunos elementos de aspecto inquietante a los que francamente la "cara de malo" les quedaba como anillo al dedo y hacía su aspecto aún más amenazador (no me hubiera gustado nada derramar la cerveza encima de más de uno que me crucé por allí); pero luego había algunos pazguatos jugando a ser tipos duros que daban más risa que miedo, y en algunos casos puntuales directamente asco-pena.

Una de las cosas más envidiables de este entorno es la camaradería que reina entre las gentes de la moto. Podías ver en alguna barra una caja de cartón en la que habían escrito con rotulador: "Colecta para comprarle una correa al Pollo" donde la gente echaba algún euro, y no me cabe duda que el "Pollo" se fue de allí con correa de distribución nueva. Gracias a esta misma camaradería, el que suscribe se ha tirado todo el fin de semana entrando y saliendo del recinto, y comiendo y bebiendo sin soltar un euro. Apelando al buen rollo de los miembros del Moto Club organizador que vigilaban en ese momento la actividad en la que pensaba participar y para la que no tenía pensado pagar (simplemente porque no iba muy sobrado de dinero), me colaba aquí y allá. Esta gente no duda en echar un cable a un "motero" en apuros. Pero lo gracioso es que yo no soy motero, sencillamente porque no tengo moto; tengo todo el espíritu para pertenecer a esta "secta" pero me falta la máquina. Pero, ay, amigos, esto va a cambiar en pocas semanas. Me explico: a veces pienso que el destino teje intrincadas telas de araña en las que lo que a nuestros ojos son hechos fortuitos, a la larga uno puede distanciarse lo suficiente para poder apreciar el enrevesado telar, perfectamente geométrico, por el que ha ido discurriendo totalmente ajeno a dónde le quieren conducir sus pasos. Todo este rollo que acabo de decir es, traducido en cristiano: Cripema y Gilito deciden acudir a esta concentración motera y me proponen unirme a ellos ya que saben que siempre me ha gustado este rollo. El viernes se encuentran allí con un amigo, Teddy, un auténtico motero de la vieja escuela. (Para no hacerlo muy largo, otro día contaré lo que es viajar con un alcoyano por el mundo: siempre, siempre, siempre se encuentra a otro alcoyano, esté donde esté. Yo no sé si es que todos viajan mucho y van coincidiendo por los caminos o es que sufrieron alguna diáspora como los judíos y están repartidos por todo el orbe). El sábado me uno yo, me presentan a Teddy y congeniamos enseguida. Le pido que me enseñe su moto; me la muestra y sufro un violento flechazo. Fue un amor a primera vista, por lo que le amenazo que esa moto tiene que ser mía, y me dice que precisamente la tiene en venta para comprarse otra. Así que después de una extensa descripción de todas las reformas realizadas y una sincera confesión de los pecadillos subsanables con una mínima inversión (pecadillos que no pienso subsanar porque son justamente los que le dan todo el encanto), llegamos a un acuerdo (no sin antes confirmar a solas con Gilito que el tipo es de fiar y que ha tenido la moto muy bien cuidada).

Bueno, como esto se hace muy largo, mañana seguiré con la historia. Os dejo con una foto de "Hernie" para que juzguéis si me queda bien (su nombre completo es "Herniadora", como la bautizó Teddy tras sufrir una hernia muy chunga antes de decidirse a cambiarle la suspensión).

Les ruego se limiten a opinar sobre la moto y dejen sus reacciones de repulsa a la "media melenita desgreñada" para otra ocasión. Gracias.

miércoles, febrero 01, 2006

La rutina del caos

Hoy he llegado media hora antes a trabajar. Y no por gusto, por supuesto. Sino porque una de las peculiaridades de vivir en "Chez Chaos" es que uno de sus inquilinos (mi querido Juancho) trabaja en "el mundo de la noche". Por lo que es frecuente que, como hoy, llegue a las siete de la mañana acompañado de compañeras/os del pub a seguir la fiesta. Así que hoy a las 06:39 a.m. me ha despertado un escándalo de risas y voces (téngase en cuenta que esta gente se pasa un porrón de horas soportando música a un volumen atronador y berreando para hacerse entender, por lo que cuando salen de allí la inercia les hace seguir hablando a gritos). Así que tras cederle mi cama a un guaperas argentino en estado semicomatoso, he iniciado la rutina del caos; que es la siguiente:

1º.- Entrar en la cocina con sumo cuidado, como el que atraviesa un campo de minas, ya que esta estancia es, curiosamente, el retrete de Miniyo (la perra de la casa), y está permanentemente decorada con meadas y zurullos de perro. En este entorno tan higiénico me preparo una leche calentita. Si hay suerte y queda algo de leche en la nevera, me caliento un vaso en el microondas, sobre el que yace el esqueleto de lo que en algún momento pudo ser un apetecible jamón procedente de alguna cesta o lote nevideño, pero que no ha sido degustado al corte, civilizadamente, sino que parece haber sido masacrado por las pirañas por su aspecto desolador. Y al abrir la nevera me llevo la primera sorpresa del día: sí hay leche pero también hay, dentro del frigorífico, una enorme caja de cartón vacía. Y no me refiero a una caja de cartón que ha contenido un pack de algo que se ha ido gastando, y se ha dejado abandonado allí el cartón. No. Me refiero simplemente a una enorme caja de cartón vacía. (En este punto conviene explicar que la Mancomunidad del Caos cuenta con 2 neveras: una para alimentos y otra exclusivamente para bebidas (cerveza en su mayoría), y huelga decir que el aparato destinado a sólidos hace tiempo ya que fue invadido por las chisposas hordas líquidas, por lo que la expresión "alimentos" se reduce en realidad a una oscura repisa con un par de yogures caducados (juraría que llevan el logotipo antiguo de Danone), dos calabacines que ya son como de la familia y una fiambrera con una sustancia sin identificar que haría las delicias del C.S.I. Las Vegas. Ah, y la caja de cartón, claro).

2º.- Me dirijo al aseo esquivando los cadáveres que yacen en el suelo durmiendo sobre colchones, mantas, sacos de dormir o, los más valientes o intoxicados, directamente a pelo (el termómetro marca a esta hora 8º C). Mientras orino me pregunto cómo han llegado al water todas esas rebanadas de pan de molde que flotan felices recibiendo mi cálido chorro. Cómo, y sobre todo para qué. Casi mejor no imaginar.

3º.- Me voy a lavar los dientes y el lavabo está completamente forrado de pelillos. Me consta que uno de los comuneros se afeita la cabeza, pero, coño, ¿qué cuesta echarles un poquito de agua y hacerlos desaparecer por el desagüe como estoy haciendo yo ahora mismo? Procedo a afeitarme, pero como no logro encontrar mi espuma de afeitar por ningún lado utilizo un frasco de lo que parece ser crema depilatoria (ya expliqué en un post anterior la presencia masiva en Melrose Place de productos de cosmética extranjeros). Después de desollarme la cara con la ayuda de la crema abrasiva, procedo a peinarme. Cuando digo peinarme, realmente me refiero a tratar de doblegar esa indomable "media melenita desgreñada" tan moderna que me han dejado, para lo que recurro a otro pintoresco bote decorado con unos espantosos colores naranja y marrón y rotulado en la lengua de los Orcos, pero que como muestra la silueta de una cabeza femenina deduzco que es algún producto capilar. El resultado es un pelo de compositor de valses en horas bajas, o de jugador del Recreativo de Huelva en Nochevieja.

Todas estas evoluciones son seguidas cómodamente desde el sofá por los pocos elementos que aún resisten despiertos, con toda la atención que sus estados catatónicos de consciencia les permite.

Tras acabar de vestirme, abandono mi "hogar, dulce hogar", no sin antes darle disimuladamente un golpecito al argentino moribundo que yace en mi cuarto para comprobar que reacciona; no me haría ninguna gracia encontrarme al llegar esta noche un cadáver en mi cama.