miércoles, febrero 08, 2006

Derramando memoria 2 (Un lunático en Llunàtica)

El sábado llegué al mediodía y me coló Gilito en la concentración como paquete en su Juggernaut, con la connivencia de los que vigilaban la entrada. Nos encontramos a Teddy y me enamoré de Hernie. Empezó a correr la cerveza (a un precio bastante decente: 1 euro la caña). Comimos de una fideuá gigante, para la que había que presentar el vale correspondiente que te daban al inscribirte y donde abusando nuevamente de la camaradería entre moteros comí y bebí por la cara. Cafés, y entramos al Bike Show, donde se exhibían auténticas animaladas, de las que supongo algunas no estarán ni homologadas para circular, porque se veían algunos manillares estirados hasta el infinito con los que no me gustaría tener que girar en una rotonda. Más cafés cómodamente sentados frente al stand de productos oficiales del Valencia "chapter" de Hells Angels.

Los típicos concursos de concentración motera (la cucaña, concurso de salto de comba femenino para ver como les brincan las tetas, etc, etc…) todos ellos "amenizados" por el "biker showman" más demencial que os podías imaginar, acoplando permanentemente la megafonía con su indescriptible voz (digamos que parecía que le hubieran fabricado las cuerdas vocales los ingenieros de Harley-Davidson en Milwakee). Tras echar un vistazo a los tenderetes en los que se vendía básicamente prendas de cuero y prendas con calaveras o con llamas, o con calaveras en llamas, o con calaveras de cuero, o de cuero en llamas; Cripema y Gilito deciden echarse una siesta (ellos habían llegado el viernes y habían estado de traca hasta las tantas) por lo que decido llamar a la hermanísima de la supermujer (que finalmente no pudo estar en Benicàssim este fin de semana) para invitarla a tomar algo. Quedamos y nos vamos al pueblo a tomar una copa y conocernos un poco, donde asistimos a la "procesión" de las motos portando antorchas (?!) por el centro del pueblo. El final del trayecto de las luciérnagas motorizadas era la iglesia donde el párroco bendecía las motos que así lo demandaran (este detalle está muy bien pensado por parte de la organización del evento ya que es bien sabida la tradicional religiosidad y beatería de los moteros... Resultaba bastante chocante observar al sacerdote purificando con agua bendita aquellos armatostes infernales).

Después de aquello la hermanísima decidió llevarme al Grao de Castellò para que conociera el mítico rock-bar "La Pacheca", regentado por Ximo y su mujer, dos personajes de los que no se olvidan fácilmente. Gran presencia motera en "La Pacheca". Sigue corriendo la cerveza y algún que otro espiritoso, y me veo hablando de filosofía (?!) con Mungo, un motero inglés muy majo pero que llevaba una tajá de escándalo. Allí se nos unen Cripema y Gilito. Más cervezas y nos vamos a cenar en el mismo Grao (¡increíble!, aún se pueden dar una opípara cena cuatro personas por 51 euros! Y en una zona costera eminentemente turística).

Al final nos fuimos hacia la concentración, Cripema y Gilito a lomos de "Clavileño" y yo en el coche de la hermanísima (aún me pregunto cómo una chica tan encantadora y angelical se transforma al volante en un conductor de ambulancias neoyorquino).
Cripema entró al recinto a pie, ya que llevaba la pulsera que la acreditaba como motera legalmente inscrita, y Gilito coló a la hermanísima de paquete, así que no me quedó más remedio que colarme una vez más, pero esta vez como ya había agotado todas las estrategias me tocó hacerlo por las bravas.
(Como esto se hace muy largo, mañana terminaré la historia, que es que me enrollo como una persiana y para contar cualquier tontería me salen unas sagas nórdicas que no hay quien se las lea de largas y pesadas).

4 comentarios:

laceci dijo...

joder! lo del campeonato del salto a la comba me ha dejado temblando...no lo he visto en ninguna concentración!! qué miedo!!

Gilito dijo...

La verdad es q daba un poco de vergüenza ajena ;-) , un poco bastante.

Cripema dijo...

Yo lo que no sabía era que el campeonato de comba era para verle las tetas a las chicas que saltaran..q inocente soy...Si lo se salto! :D

Mr.Celofan dijo...

Eres casi al único que le aguanto historias tan largas, a ver como acaba la trilogía.