lunes, junio 26, 2006

Negocios de éxito

En los últimos años nos hemos acostumbrado a ver historias de éxitos profesionales relacionadas sobre todo con el mundo de internet y otras tecnologías (por cierto me repulsa el concepto “nuevas tecnologías” que usa la gente cuando se refiere a los ordenadores, al multimedia o a internet; salvo internet, todo eso tiene más de 20 años ya!!! Las nuevas tecnologias estan viejas) . Ya no se que estaba diciendo. Mmmm. Si. El éxito. El éxito llega con ideas revolucionarias, normalmente sencillas, ideas que residen en “ver” donde otros no ha visto, ideas que anticipan necesidades, el éxito también consiste en crear necesidades, e incluso el éxito radica en tener un poco de suerte. El trabajo diario, el esfuerzo en la calidad, la dedicación, la ilusión, etc, también forma parte del éxito profesional. Por eso me da alegría haber encontrado un negocio de éxito basado en un producto sencillo.

Señoras y señores, les presento al Hostal Domenech. Un autentica joya que pasaría desapercibida a los ojos de cualquier conductor desinformado. Es el típico hostal de carretera. Con un gran bar comedor abajo y una cuantas habitaciones arriba, con un amplio parking (porqué sera tan amplio? La respuesta más adelante). Está situado en la autovia Albacete-Valencia, y apenas se ve desde ella (solo un totem enorme con un anuncio de Mahou cinco estrellas nos marca el camino). Hay que coger la salida Tous-Alberic y enseguida vemos una indicación que nos lleva al hostal.


Cuando entras al establecimiento, no hay nada que nos haga intuir que es un sitio especial. Te sientas en un taburete en la barra, y a los 3 milisegundos un camarero/a te pregunta qué quieres tomar. Tu solo debes decir: “Un bocadillo”. Más lo que quieras beber...e incluso puedes elegir entre las cuatro o cinco variedades de olivas que esperan detrás de las mamparas. A veces hay tambien boquerones en vinagre. Pero no mucho más. No hace falta.

El camarero grita: “UN BOCADILLOOOO” y en la cocina se oye un apagado “Vale!”. A estas alturas el avispado lector intuirá que el secreto del éxtio del Domenech es el BOCADILLO. Pues si. Se trata del Mejor bocadillo del mundo. Y no os exagero (como diria Micropene). A los pocos segundos el camarero vuelve con una bandeja de aluminio (?) coronada por un bocadillo en pan redondo, calentito, crujiente, con poca miga y recien hecho. Por sus bordes se adivina el tomate triturado, con una pizca de ajo y aceite. Unas generosas y finas lonchas de lomo de cerdo en su punto, sin apenas grasa (yo soy muy escrupuloso para las grasitas de la carne) posiblemente macerado en leche, porque es tiernísimo... y ya está. El mejor bocadillo del mundo. Sólo tienen ese bocadillo. A nadie se le ocurre pedir uno de tortilla de patatas. Seria asaetado por un centenar de miradas asesinas.

El Domenech esta siempre a tope, y mira que es grande, pero siempre tienes un sitio donde comente un gran bocadillo reparador. Es un negocio floreciente. Se le ve. Famoso por el boca a boca. Sin campañas de publicidad. Mucha gente de estas comarcas conoce el BOCADILLO del Domenech, pero mantiene el secreto. Hoy os lo he desvelado. Una idea sencilla para gente sencilla. Un placer en si mismo. Un monumento al buen comer en carretera.

Así que si un dia os viene de paso, no os perdais esa experiencia gastronómica.

“Un bocadillo !!! “ ... “marchando”

viernes, junio 23, 2006

MI MEJOR AMIGA SE HA LIADO CON EL MEJOR AMIGO DE MI HERMANO

Soy una enterada y una listilla, sí, sí, lo reconozco, y me alegro de que Aprilia no me hiciera caso cuando hace asi como 15 años (o más, no se los lustros que llevan juntos estos dos) le dije un domingo por la mañana:
"Tía, no te enganches con Delrieu, que sufrirás"
Delrieu era uno de los amigos de mi hermano (mayor) y todos los domingos por la mañana hacían balance de sus conquistas de la noche del sabado sin demasiado ...como decirlo.. "respeto" hacia "las conquistadas" .
En aquella época no había telefonos moviles, y en mi casa para hablar por telefono tenías que hacerlo desde el fijo (que era fijo con un disco y no con teclas e inalambricos como son ahora) y yo dormía en la habitación de al lado del teléfono...

Con lo cual hice un pacto con Aprilia: "El día que les oiga hablar de ti en el mismo plan que les oigo hablar de "las otras" te lo diré.

Me alegro de que Aprilia pasara de mi y de mis consejos de amiga porculera y protectora, me alegró que hace cuatro años se fuera a vivir con mi amigo Delrieu, me alegra que en dos horas se casen, pero sobre todo me alegra la juerga que nos espera.

Amigos! Enhorabuena! Os quiero
(y eso, que aún no he entrado en fase de exaltacion de la amistad)

Están tannnn CASADOS!!!

Bueno, en realidad lo estarán dentro de unas horas y en el interior de una Biblioteca (?!), nuestros queridísimos Aprilia y Delrieu.
¡ENHORABUENA AMIGOS!
Dentro de una hora Cripema, Gilito y yo cogemos un tranvía (?!!) para acudir al enlace, al que seguirá un informal ágape en petit comité para el reducido (pero selecto) grupo de invitados en el entrañable restaurante de nuestro amigo Dani. Después de la barra libre y teniendo en cuenta que hoy es el día fuerte de las Hogueras, que juega España, y las ganas de juerga de todos los invitados, pues ya veremos cómo acaba la cosa.

lunes, junio 19, 2006

Unos días muy moviditos

De verdad que lo siento, pero no puedo evitarlo. Cada vez que me pongo a escribir sobre alguna vivencia me salen unos tochos interminables. Y eso que procuro abreviar al máximo, dejándome muchísimas cosas en el tintero. Pero es que últimamente mi vida se está volviendo muy, pero que muy, caótica: se solapan los compromisos y las movidas; cualquier sencilla quedada tranquilita con amigos acaba en disparate; constantemente entra y sale gente de mi vida, como de un vagón de metro; y he llegado a un punto de saturación de situaciones extrañas y a un complicado cóctel de emociones buenas y malas.

Así que lamento comunicarles que para poder relatar un mínimo esbozo de todo lo que he vivido este fin de semana tendré que recurrir por enésima vez a mis plúmbeas "Sagas Nórdicas". Antes de entrar en detalles, mientras recompongo mi cabeza y me aclaro con las fotos nuevas, sólo adelantar que ha sido un fin de semana en el que se me olvidó dormir; que empezó el viernes con el concierto de Jesús Lara y su banda; que siguió con una noche muy extraña; a la que siguió una mañana del sábado desplazándome a Lorca (Murcia) con "La Cuadrilla de la Muerte" al festival "Lorcarock" para disfrutar de bandas tan legendarias como Hanoi Rocks, Whitesnake o Twisted Sister; y que terminó la mañana del domingo con 600 euros de multa y un mes de retirada del carnet de conducir del que suscribe. El mismo domingo por la tarde, aún no recuperado del disgusto, tocaba limpieza general en Melrose Place, a la que hubo que añadir el acondicionamiento de mi cuarto para recibir a mi amigo el "Francés" y su hermano, que vienen a pasar con nosotros las inminentes fiestas de Hogueras de San Juan de Alicante (¡ya se huele la pólvora!). El "Francés" conoció estas fiestas el año pasado y se cagó por la pata abajo, y prometió repetir; así que como buen hombre de palabra que es, hoy lunes sobrevuelan los Pirineos.

A continuación copio y pego el último e-mail que recibí de él. (Resulta admirable la entereza con que afronta la funesta noticia que acababa de recibir sobre las "walkirias okupas". Nótese que los franceses tienen algunas dificultades para captar el irónico humor cañí):

"hola hombre !!!
que me dices ? una "mala" noticia ? que pasa en tu cabeza ?! es una muy BUENA noticia !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! hey 2 SUECAS GUAPAS y ademas en periodo de hogueras ..... pero que viva España, que viva Alicante, que viva San Juan, que viva [Micropene]....!!!! para mi es una alegria, .... que digo ???, es... no hay palabras para demostrar lo que vivo....!!!! ayayayayayayaya [Microooopeeeeennnnneeeeeeeeeeeeeeeeeee] !!!!!!!!!!!!!!!!!!!
pues te digo hasta lunes y que venga muy pronto este dia
un enorme abrazo [Micropene] mon pote
(y en la piscina tambien las suecas? no ?).........!!!!!!".

Pues no. Porque las suecas ya han abandonado la casa de Gran Hermano. Y diría que fue bonito mientras duró si no fuera porque (debido a la caótica hiperactividad que comentaba antes), en todo este tiempo sólo he coincido en la casa 10 minutos con una de ellas. Llegué una noche y estaba tirada en uno de los sofás, vestida solamente con la camiseta de la selección de fútbol de su país. Ignoro si debajo llevaba unos shorts, unas bragas o pelo directamente, pero la zamarreta cubría apenas sus interminables piernas. Estaba embelesada escuchando las habilidades guitarrísticas y vocales de Juancho (¿habrá algo que se le dé mal a este hombre?). Dado que estaban solos en un inconfundible "escenario Juancho" (es un maestro en crear ambientes íntimos y acogedores: con cuatro velas, dos cojines y un edredón hace sentir a sus damas como si estuvieran en una auténtica jaima viendo amanecer en un oasis tunecino; y si encima saca la guitarra pues ya se derriten en las bragas, si es que las llevan puestas), para no romper el clima de depredación intersexual me volví por donde había venido, tras la inevitable cortesía de un breve intercambio de majaderías en "neo-spanglish".

La otra sueca no estaba, y aún tardaría en llegar. Y ésta es precisamente la razón de que hayan tenido que abandonar la casa. Como ya comenté, la del parrús al aire trabaja con Juancho en el mismo pub y más o menos en los mismos horarios, por lo que iban y venían a casa juntos en el Juanchomóvil. Pero la otra trabaja también de camarera, pero en otro pub y con otros horarios; por lo que terminaba muchas noches a las tantas de la madrugada y le tocaba irse en autobús nocturno o taxi hasta Melrose. Y, claro, una espectacular sueca andando sola a esas horas por esos mundos de Dios no se sentía muy segura. (Y esto debería hacernos reflexionar sobre la sociedad que hemos creado, en la que ya hemos asimilado el hecho de que una mujer sola no pueda transitar tranquila a partir de ciertas horas o por según qué lugares; hablando en plata: que nos creemos libres pero resulta que una chica no tiene la absoluta libertad de ir por donde quiera y a la hora que le salga del coño. Realmente lamentable).

Así que desgraciadamente terminaron volviéndose al piso que ocupaban, donde -¡oh! milagrosa coincidencia- también volvió la luz. La que yo he conocido le comentó a Juancho que le jodía mucho tener que irse porque estaba muy a gusto, pero que es su amiga del alma y se han venido juntas a su aventura española y no podía dejarla sola; y que aunque no duerman allí no quiere decir que no vayan a pasarse a menudo (o sea, que el "Francés" no iba muy desencaminado con lo de la piscina).

(Continuará… Pero quiero aprovechar este espacio para poner un anuncio: Cambio dos franceses de 20 por una sueca de 40).

viernes, junio 16, 2006

Una genialidad

Aqui os dejo una parida genial que ha hecho nuestro amigo Octavi, con sus manitas y su tricotosa

jueves, junio 15, 2006

La balada de las dos suecas

Lo que viene a continuación es una historia muy triste. A veces el destino parece cebarse con determinadas personas, creando estas dramáticas situaciones.

Corría el año de gracia de 2005 cuando dos guapas chicas suecas deciden pasar sus vacaciones estivales en Ibiza (España para unos y Eivissa (Ses Illes Balears; Països Catalans) para otros). Estas alegres comadres lo pasan tan, tan bien en la ínsula festiva que al volver a su gris país les entra una depresión postvacacional de cagarse. Así que ni cortas ni perezosas deciden que el verano que viene (oséase, éste del 2006) se vuelven a España/PPCC, pero no a pasar diez fugaces días, no: se vienen a vivir aquí con todas las de la ley; con dos cojones que para algo son vikingas. Así que hablan con no sé quién allí que les recomienda Alicante como destino; que, según él, es igual que Ibiza pero más grande (?!). Dicho y hecho, se dejan sus respectivos trabajos, novios, familias, amigos, etc... y se vienen aquí decididas a vivir de lo que salga.

Y, cosas del destino, una de ellas termina trabajando para la misma empresa de locales nocturnos que mi compañero de piso Juancho, así que una tarde le comenta que esto no es lo que se habían imaginado, que no está mal, pero que no es Ibiza; y que, de hecho, muchas noches se tenían que montar la fiesta ellas dos solas porque aunque aquí entre semana también hay ambientillo, no es ni de lejos lo que vivieron en la isla del placer aquel verano.

Así que Juancho, como buen samaritano que es, se las lleva un buen día a Melrose Place y aquéllas se lo pasaron pipa y parece ser que conectaron mucho con el ambiente allí reinante; por decirlo de alguna manera: tan “ibicenco”. (Yo no puedo dar fe porque -como siempre- ese día yo no andaba por allí. Al parecer tengo un desarrollado olfato inverso para este tipo de movidas).

Bueno, pues resulta que unos día más tarde, o séase hoy Jueves, Cripema, nuestro jefe y un servidor vamos al pub donde trabaja Juancho a ver el partido Inglaterra-Trinidad Tobago (duelo en la cumbre) en las pantallas gigantes de plasma que se han agenciado para la ocasión; y tras presentarme a la sueca (¡qué mujer, caballeros!) me dan la funesta noticia: debido a un misterioso corte en el suministro eléctrico de la vivienda que ocupan, las dos escandinavas van a tener que venirse a vivir unos días con nosotros. Tras recuperarme del disgusto le comento a la muchacha que no se preocupe y que se pueden quedar los días que haga falta y ella se va muy contenta a comunicárselo por el teléfono móvil a la amiga (que según fuentes bien informadas [leáse Juanito] está aún más buena que la camarera. Para no andarnos con rodeos: exactamente eso que les ha venido a ustedes a la cabeza cuando piensan en “dos suecas”).

En un momento dado me he acercado descuidadamente a la barra a que Juanito me rellenara la pinta de cerveza (como buen hooligan inglés que soy) y la sueca, que estaba sentada en una banqueta todavía chismorreando en sueco con su amiga, baja el volumen de la voz. No te jode, no sea que vaya a entenderle algo de esos sonidos guturales (es que hablan como las palomas cuando lloran, coño). Aunque a decir verdad, después de tantos años viendo a todas horas “El séptimo sello” y otras películas de Bergman en versión original con subtítulos en arameo, me ha parecido entenderle, en una de las frases pilladas al vuelo, que le decía: “Nena, han picado; el águila está en el nido”. O algo así, pero no me hagáis mucho caso. Aunque realmente el Alfredo Landa que todos llevamos dentro ha preferido entender: “Nos los vamos a follar crudos, mari”. No sé, no sé… sonaba a algo así.

No acabo de escribir la frase de arriba en el teclado de mi hermana, cuando recibo en el móvil la llamada del Ángel Ario: “¿Te has enterado ya? Sí ¿no? Pues ya sabes: espabila, coño”. Si descontextualizamos esta frase puede resultar hasta hiriente; pero si tenemos en cuenta que se pronuncia en el marco general de una campaña orquestada para romper mi incomprensible bloqueo a este respecto, pues ya se entiende mejor. Sin ir más lejos, esta mañana no he podido reprimir una sonora carcajada cuando, al prepararme para ir a trabajar, he ido a abrir de una de las neveras de casa y me he encontrado cinco imanes de esos que se pegan en las puertas de los frigoríficos que llevan adheridos un taco de post.it para dejar recados y listas de la compra, con una letra enorme escrita en cada uno de ellos, cuyo mensaje leído de un tirón venía a decir algo así como: “F O L L A”. Decidme: ¿No es para quererlos?

Bueno, me largo que ya son las 22:44 h. y Juancho y la rubia terminaban a las 22:00 h. su turno y ya deben estar en casa. Ya os contaré como es la ardua convivencia con dos supermujeres septentrionales. Agur.

miércoles, junio 14, 2006

La putas fotos

Esta es una de las gogós de la fiesta que comentaba. Desconozco el motivo pero la fiesta del whisky era temática sobre el fuego, de ahí que hubiera antorchas por todo el local, tipejos jugando con malabares en llamas y haciendo de tragafuegos, en las pantallas gigantes proyectaban llamas y las gogós iban pintadas así. (Nótese que debido a mi analfabetismo informático (y funcional, para qué negarlo), la imagen está doblada y no he sido capaz de enderezarla).


Sin comentarios. Bueno sí, que el culo que aparece al fondo no es de ninguna de las gogós pero no tiene nada que envidiarles. (Ay, hijas mías, que con menos culo también se caga...)






Juancho (de amarillo) con Micropene versión 6.0. ¿Se entiende ahora lo que comentaba de la cara de loco? Por cierto me tiene intrigado esa bebida color parda que porto porque sólo recuerdo haber bebido gin-tonic (y whisky con cola en las inevitables primeras rondas).





Unas cuantas rondas después... Este impagable documento gráfico testimonia los enormes riesgos de poner una surtida barra libre a disposición de un descerebrado. Imagínense por un segundo al individuo de rayas, con su expresión ya de por sí oligofrénica, a esas alturas de la fiesta ya bizquendo a causa de la diplopía y otros estragos del alcohol, basculando entre estertores en el centro de su círculo del terror, y que aún tiene los santos cojones de no explicarse por qué espanta a toda mujer que se cruza en su camino. (Hemos enviado copia de esta foto al programa "Milenio 4" para ver si pueden arrojar algo de luz a la inquiteante presencia ectoplásmatica del fondo. Según fuentes consultadas, se confirma que, por su escalofriante aspecto, no puede tratarse de un ser de este mundo).

El maestro "picando piedra" mientras posa con su afamado crossover de "Magnum" y "Acero azul" (Ver "Zoolander").

Otra preciosa "víctima" de la cámara de Juanito. (Lamento hacerles doblar el cuello una vez más).

Esta imagen corresponde a la celebración de la "reconquista" de la terraza de Melrose Place. Y todo se lo debemos a Juancho, quien en una maratoniana jornada, sacrificando uno de sus días libres, consiguió volver a a hacer habitable nuestra añorada terraza a fuerza de tirar trastos y mierda a la basura. La terraza había quedado como un trastero donde iba a parar todo lo que nos estorbaba, y visto desde la calle parecía que allí viviera algún viejo con síndrome de Diógenes, de esos que viven entre toneladas de basura porque se llevan a casa todos lo cachivaches que se encuntran. Ahora me ha quedado a mí la responsabilidad de volver a hacer mínimamente transitable la entrada de la casa y facilitar así el acceso a nuestra inexpugnable Fortaleza Volante. No desesperéis camaradas que seguro que tarde o temprano encuentro un hueco para esa ardua tarea. En la foto podemos ver uno de los habituales contactos Mötley Crüe/Mancomunidad del Caos, ya que Aprilia y Delrieu viven a escasos 200 metros de Melrose Place, por lo que no son nada raras las visitas mutuas. (De izquierda a derecha: Juancho, Aprilia, Delrieu, El Ángel Ario y un servidor).

Estas son sólo unas pocas de las más de 300 fotos de toda época y situación que me ha copiado Juancho, por lo que a partir de ahora iré colgando aquí alguna que otra para ilustrar los posts.

lunes, junio 05, 2006

Canon la mar !!!

El canon es un incremento de euros en cd's y dvd's (y casettes y cintas chs y en más artículos), que te cobran cada vez que los compras, ese dinero va para la sgae (sociedad general de autores y editores) que es privada, y ellos dicen que te lo cobran por si te grabas cosas piratas. Pero el tema es que si tu te grabas tus fotos propias (por ejemplo) tambien te lo están cobrando. Y encima ese dinero que debería ir para los artistas, éstos sólo ven un 7% y eso si es que lo piden, por que si no nise lo dan. El año pasado la sgae "recolecto" 72 millones de euros por el canon y encima admite que las perdidas por piratería se estiman en 52 millones de euros, vamos el canon es un negocio para ellos.

Pues el pasado miércoles el Senado aprobaba la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que establece un nuevo canon para los soportes digitales, el nuevo canon que se nos prepara es abusivo e injusto, y aquí va un ejemplo.

* 1 Ordenador con 160 GB de disco duro (22€ de canon),
* 1 Regrabadora de dvd’s de ordenador (16,67€ de canon),
* 1 Impresora multifunción (10€ de canon),
* 1 Cámara de fotos con memoria para 200 fotos (9€ canon),
* 1 Reproductor de dvd de salón (6,61 € de canon),
* 1 Equipo de música de salón (0,60 € canon),
* 1 Reproductor de mp3 (14€ canon),
* 1 Línea adsl 1 MB (35€ canon “anuales”),
* 200 CD’s vírgenes para grabar diversos datos (50€ de canon),
* 100 DVD’s vírgenes para grabar diversos datos (140€ de canon).

o sea se incrementará el precio de esos artículos en los€ que marca el canon en cada caso (un robo).

Firmad aquí, si queréis: http://todoscontraelcanon.es/index.php?body=suscribe_nocanon_ind para que no nos sigan timando.

sábado, junio 03, 2006

Cambio de planes

Y a mejor. Esta noche antes de la fiesta iremos a ver a The Cult, que actúan hoy en Benidorm (supongo que en el precio de la entrada estará incluida la cena y barra libre, porque 37 euros me parece un robo. Pero en fin, es una banda mítica que siempre he querido ver en directo).

De lo de ayer mejor corramos un tupido velo porque francamente pienso que os costaría mucho creer la mayoría de los disparates que allí acontecieron. Acabo de hablar por teléfono con Cripema para reconfirmarnos mutuamente entre risas si muchas de las cosas que hicimos y vimos hacer ocurrieron realmente o las habíamos soñado. Simplemente decir que tuvo su morbo ver a la gente metiéndose rayas en los aseos donde cagan diariamente los picoletos. Como siempre en estos saraos llega un momento de la tarde en que las personas honradas se retiran discretamente a sus aposentos y se queda allí condensada la élite del vicio y la aristocracia de la mala vida. ¡Qué desfase de fiesta, Dios bendito! Menos mal que la rígida institución paramilitar se relaja bastante para estas ocasiones, si no la mitad de los allí congregados habríamos pasado la noche en el calabozo. Sin ir más lejos, el que suscribe ofreció en varias ocasiones a ebrios agentes uniformados un cigarrillo, sin reparar que la cajetiila que les extendía era de contrabando (fácilmente identificables porque no llevan la etiqueta de Hacienda que certifica que ese tabaco ha pagado sus correspondientes impuestos).

El Duque de Ahumada debía estar revolviéndose en su tumba.

viernes, junio 02, 2006

¡Vacaciones Santillana!

¡Aleluya, cabrones! Que me voy de vacaciones (mira, y rima y todo).

Sí señor, hoy a las 14:00 h. alquilaré mi manumisión durante 9 hermosos días de libertad condicional. Y el programa de actos no puede empezar mejor. (Y aquí quiero hacer una pequeña aclaración: sé que algunos de los que leéis esta mierda, con perdón del resto de implicados, estaréis empezando a pensar que me invento las historias, o que por lo menos las exagero gratuitamente. Que no es posible que esté cada dos por tres de fiestón en fiestón, y que casualmente siempre son "la juerga del siglo", "la madre de todas las fiestas", y otras gilipolleces por el estilo. Pues bien, contra esas sospechas nada puedo hacer, sólo decir que aquí están el resto de camaradas "cansados" para desmentirme implacablemente si mintiera o exagerara. Y digo bien implacablemente porque sin ir más lejos ayer Cripema en un comentario me definió como "un tío mierda y un cagado", así sin cortapisas. Así que no quiero imaginar lo que diría si intentara inventarme aquí alguna batallita. Tened en cuenta que somos casi como un matrimonio bien avenido y pasamos buena parte de las horas del día el uno con el otro: trabajamos juntos (literalmente porque estamos frente a frente en un despacho para nosotros solitos), somos amigos personales desde hace la friolera de 19 años y salimos juntos a casi todas partes con la Mötley Crüe, y encima ahora nos hemos apuntado al mismo gimnasio (ya hablaré de esto, porque tiene miga también la cosa). Así que conoce hasta el mínimo pormenor de mi vida privada (también ejerce de impagable consejera sentimental), por lo que sería muy difícil colar aquí alguna trola o intento de exagerar épicamente el relato de lo sucedido; cosa que por otra parte no tendría mucho sentido, porque yo cuento aquí mis tonterías porque me divierte y me sirve de terapia (yo lo llamo "mi aliviadero mental"), y no pretendo ni mucho menos dármelas de tío guay).

Dicho lo cual, paso a esbozar como está el programa de actos por el momento:

- Hoy, nada más salir del zulo en el que prostituimos nuestro precioso tiempo, Cripema y un servidor iremos a un fiestorro que organiza en el puerto de Alicante el sector para el que trabajamos. Este sector es tradicionalmente muy borracho y putero por lo que las fiestas que organizan (que no son pocas) acaban indefectiblemente en despiporre. Ya está aquí encima la de este año, cuando aún resuenan los ecos de la juerga del año pasado. El marco en el que transcurren estas fiestas es tan kitsch, tan chabacano, que cuesta dar crédito a tus ojos cuando acudes por primera vez, y merece la pena ir sólo por eso: en el tinglado del resguardo fiscal de la Guardia Civil portuaria, rodeados de lanchas de contrabando apresadas y coches de lujo incautados, montan unas barras, unas parrillas, unas larguísimas mesas y un enorme escenario donde hay actuaciones musicales y bailan gogós semidesnudas al compás de la música que atruena por el equipo de sonido alquilado para la ocasión. Resulta muy gracioso ver a los agentes de la benemérita de uniforme bailando como curtidos "ravers" terminales los últimos hits de Bustamante o Anastacia. Ayer pasamos por allí mi jefe y yo, volviendo de aclarar una movida con un cliente, y tenían montado el dispositivo pertinente cuando intervienen un alijo de drogas: el contenedor abierto con la mercancía ilegal dentro; en un pupitre de esos de escuela había sentada una mujer con bata blanca (una farmacéutica o química) con su kit de potingues C.S.I. analizando muestras; una báscula donde agentes de paisano pesaban los paquetes mientras lo que podía ser un juez o notario (porque era el único trajeado) tomaba buena nota de todo. Y había un agente de paisano, orondo y con cara de malas pulgas hablando por el móvil; y no se me ocurre otra cosa que decirle: "Dejad un fardo ahí para mañana". A mi jefe se le heló la sonrisa en la cara y el picoleto me aguantó la mirada un buen rato con mucha hostilidad. Ay señor, que poco sentido del humor tienen nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado… Y como les gustan tan poco las bromitas, me pregunto qué les parecería si hoy un comando de civiles insurgentes nos apostáramos esta tarde a la salida del puerto y les hiciésemos soplar a ellos por una vez, sabiendo el lamentable estado en que acostumbran a retirase de estos actos los muchachos del "Todo por la Patria".

- El sábado estoy invitado por la tarde a otro fiestorro que promete mucho. Es una historia muy larga de contar, pero resumiéndola mucho diré que la mejor amiga de una muy buena amiga mía de Benidorm, tiene un negocio muy próspero y es, para qué andar con rodeos, millonaria. Tiene una mansión de los que sólo se ven en las películas, una auténtica "Xanadú" con gimnasio, piscina, bar, jacuzzi, y no sé cuántas habitaciones (cuando dejé de contarlos llevaba 6 cuartos de baño contabilizados durante la visita guiada que me hizo mi amiga por la casa cuando la pisé por primera vez). Lo curioso es que es una chica joven, muy maja, nada pija ni creída (aunque tendría razones para estarlo ya que es físicamente un cañon: rubia, guapísima y muy, pero que muy, bien dotada; vamos, como si la mansión Playboy la hubiera heredado la playmate de abril). Pues resulta que esta amiga va a montar un fiestón por todo lo alto, con la actuación de un grupo de rock local que ya goza de cierto prestigio y tiene un CD en el mercado (ha pedido incluso un permiso al Ayuntamiento para la fiesta y el concierto) y con un DJ profesional pinchando antes y después del concierto. Según me han dicho hay invitadas unas 200 personas, y mi amiga y yo nos hemos comprometido a ir a media tarde para ayudar con los preparativos del sarao. Ya os contaré como acaba mañana la cosa.

- Y el domingo me subo con V. a tierras catalanas, ya que ella va a estar por aquí este fin de semana para ver a la familia y los amigos. Estaré un par de días practicando el "neovalenciano" y cuando vuelva aquí estaremos inmersos en la organización de los fastos por la inminente formalización de la mágica relación de nuestros queridísimos Aprilia y Delrieu. ¡Enhorabuena, camaradas!

Bueno, lo dicho, ya contaré a la vuelta y a ver si pongo las putas fotos que lo mío con la informática es de juzgado de guardia, coño.

jueves, junio 01, 2006

La Mostra de Teatre

Este pasado fin de semana se celebró en Alcoy su afamada Mostra de Teatre (ya van por la decimosexta edición), en cuya organización nuestro querido Gilito está implicado a varios niveles.

Así que el sábado Cripema y yo nos desplazamos hasta allí donde sólo se atreven las águilas para disfrutar de buen teatro (una de nuestras pasiones) y, para qué engañarnos, corrernos una buena juerga. Es bien sabido que la gente del teatro es bastante calavera y los días de la Mostra la vida nocturna de Alcoy vive una especial agitación (aunque sin la farándula por allí tampoco es que se aburran precisamente).

Tras joderle la siesta a Gilito, que descansaba plácidamente en su gatera del ajetreo de unos días muy moviditos, nos fuimos los tres a tomar un refrigerio a la plaza donde ya daban los últimos retoques al escenario en el que tendría lugar esa noche una de las representaciones teatrales. Gilito no paraba de ir y venir, ya que como fotógrafo oficial del evento debía dejar constancia gráfica de todos los saraos que iban sucediéndose. Mientras, Cripema y yo dábamos buena cuenta de las excelencias alcohólicas locales (licor de café, absenta, etc…).

Un rato después decidimos acompañar a Gilito y de paso ver una de las obras en cartel que mejor pinta tenía, pero que nos decepcionó un poco y no terminamos de verla porque los compromisos se iban solapando y no había tiempo material para cubrirlo todo: así que fuimos corriendo (literalmente casi) a cenar a un restaurante muy, pero que muy, recomendable (el Kañatapa). Allí cenamos divinamente y estuvimos atendidos por una chica con la que pasamos uno de los mejores ratos de la noche. Es una amiga de Gilito que como teníamos prisa y cenamos en la barra estuvo allí charrando un buen rato con nosotros. Lo de que esta chica conozca a Gilito no es nada extaño porque pasear con él por Alcoy es como hacerlo con el sheriff de “Solo ante el peligro”: todo el mundo le saluda y reconoce por la calle (con decir que íbamos subiendo una de las inexpugnables cuestas del “San Francisco de l’alcoià” [sólo le faltan las persecuciones de coches] cuando se paró en seco justo a nuestra altura un todo-terreno de la policía local y yo ya me veía sacando la papela, y en eso que bajan la ventanilla y gritan muy animadamente: “¡Che, Gilito! no sé qué, no sé cuántos...”).

Y esta deficiencia en la transcripción de la breve conversación entre Gilito y sus colegas uniformados es consecuencia de mi problema con la lengua hablada mayoritariamente allí: el valencià. Y lo más absurdo del asunto es que se supone que yo lo hablo, porque nací en un pueblo donde se habla, porque buena parte de mi familia lo habla habitualmente y porque lo estudié en la escuela. Pero digo que se supone que lo hablo porque a la hora de la verdad no sé qué hago, pero no me hago entender. Y eso que no tengo ningún problema en utilizarlo, pero al parecer mis interlocutores sí que tienen un problema para entenderme.

He de reconocer que chamullo un valenciano macarrónico, cuajado de castellanismos y extranjerismos. Ahora que están tan de moda las fusiones, mi torpe chapurreo atropellado se empeña en sustituir involuntariamente las palabras correctas por ridículas importaciones del francés, portugués, italiano, arameo… y hasta un poco de élfico (lenguas todas éstas que desconozco por completo, lo que resulta aún más curioso). La cuestión es que no me entiende ni Dios; o, peor aún, entienden cosas diametralmente distintas de lo que yo trataba de comunicar.

Espectadora de excepción de esto que cuento ha sido durante muchos años mi querida V, que no recuerdo haberla visto reírse tanto como en nuestras estancias en tierras catalanas, donde a mis dificultades intrínsecas con la lengua de Ausias March hay que añadir el handicap de los localismos y esa pronunciación tan particular de nuestros vecinos del norte. Valgan como muestra dos simples ejemplos ocurridos en una misma jornada de frustrante incomunicación verbal: en un bar pedí en mi dialecto ininteligible “una tostada bien hecha” y me trajeron una botella de litro y medio de agua Font Vella (?!); y en la recepción de un hotel al preguntar por el cajero automático más cercano me respondieron que por supuesto todas las habitaciones tenían aire acondicionado (?!!). Os aseguro que son absolutamente verídicas (V. todavía se encana de la risa cuando se lo recuerdo; no es para menos ya que ella se dedica profesionalmente a esa venerable lengua y se le deben remover los adentros cada vez que me oye deconstruirla tan vilmente).

Otra de las peculiaridades de mis intentos de “Normalització Llinguística” es que absolutamente todos a los que les hablo en “neovalenciano”, instantáneamente me responden por cortesía en castellano y aunque yo insista en pasar un mal rato, ellos, que me han calado enseguida y que lo único que pretenden es que la comunicación sea fluida y sin interferencias, que es de lo que se trata, no dan su brazo a torcer, produciéndose situaciones muy cómicas en las que yo sigo balbuceando cosas incomprensibles en una jerigonza que doy por hecho que están interpretando como una lengua cooficial del estado, mientras mis interlocutores me responden en la de Cervantes.

Llego a obrar el milagro de que gente muy politizada sobre este asunto, que suelen ser bastante intransigentes al respecto y se muestran generalmente muy inflexibles a la hora de tener que usar el castellano (lengua que consideran invasora y colonial), terminen hablándolo al tercer o cuarto intercambio de impresiones conmigo. Es como si pensaran: "Vale, se agradece el esfuerzo, pero ahora tratemos de hacernos entender".

Pues todo esto que cuento se repitió la noche del sábado en el restaurante. La camarera, muy maja, le hablaba todo el rato a Gilito en su lengua materna y a mí no, a pesar de mi insistencia en expresarme como un Tirant LoBlanc agitanado. Cada vez que yo habría la boca la chica se descojonaba viva, y ya no sé si era porque estaba “sembrao” esa noche o, más probable, porque no daba pie con bola con la expresión hablada. Si los que leéis esto de vez en cuando ya debéis estar hasta los cojones de mi extraña forma de escribir (con interminables oraciones subordinadas llenas de comas y paréntesis (y este es un buen (triple) ejemplo)) , imaginaos por un momento todo esto en vivo y en directo, y en una lengua que me domina a mí, y no al revés. Pues eso…

La cuestión es que parece que conecté bastante con la dama, independientemente de si cuando se reía tanto era por el contenido de las frases o por su horrísono continente (el significado de las palabras pasó a un segundo plano y lo que interesaba allí eran sus estrambóticos significantes: en vez de “a ver qué animalada dice ahora”, era “a ver cómo coño lo dice”). Así que tras comentarle que después de allí iríamos a ver la última obra en cartel y después a la fiesta de clausura de la Mostra en el mítico pub alcoyano “Gaud!” (qué buenos recuerdos, sí señor), la chica me comentó que cerraban a la una y media y que a las dos nos veríamos allí. Insistió varias veces en que ella era muy despistada y que aquello siempre está lleno de gente y muy oscuro, por lo que me estuviera atento y que la llamara cuando la viera entrar. Así quedamos y me fui muy contento a ver la obra pensando que había “triunfado”.

La obra me pareció excelente. Una obra coral con unos actores soberbios bordando un impecable libreto del maestro Alberola (cómo se puede hacer reír a todo un auditorio con unas verdades tan duras y envenenadas sobre las complicadas relaciones de pareja). Disfruté tanto durante la representación que no quería que se acabase, cosa preocupante si tenemos en cuenta que tenía una semi-cita; y empezó a rondarme la agobiante duda de que quizás era más feliz absorto en ficciones sobre la vida que viviendo en el mundo real.

Con estas tonterías crepitando en mi cabeza nos fuimos a la fiesta. Tras unas cuantas rondas y muchas bromas a costa de unas ridículas gafas como de neón que el dueño de la sala (por supuesto amigo de Gilito, cómo no) nos regaló, llegó el momento fatídico: pasado escasos 10 minutos de las dos, Cripema me dice: “Ahí la tienes”. Me volví, la ví pasar y no fui capaz de acercarme a decirle algo, como habíamos quedado. Y eso a pesar de las airadas protestas de Cripema y Gilito, que no puedo reproducir aquí por si aún hay niños despiertos leyéndonos. Así que, poco después, nos fuimos a casita a dormir, que mañana será otro día.

En esta ocasión no hay excusas: mi fracaso me lo gané a pulso. A ver, ¿dónde he dejado mi atlas?

(Por favor no sean muy duros con sus comentarios, que bastante me martiricé en el viaje de vuelta. Las indomables chicanes del barranco La Batalla, tomadas en dirección a Alicante, me están dejando un regusto a derrota últimamente…).