lunes, junio 26, 2006

Negocios de éxito

En los últimos años nos hemos acostumbrado a ver historias de éxitos profesionales relacionadas sobre todo con el mundo de internet y otras tecnologías (por cierto me repulsa el concepto “nuevas tecnologías” que usa la gente cuando se refiere a los ordenadores, al multimedia o a internet; salvo internet, todo eso tiene más de 20 años ya!!! Las nuevas tecnologias estan viejas) . Ya no se que estaba diciendo. Mmmm. Si. El éxito. El éxito llega con ideas revolucionarias, normalmente sencillas, ideas que residen en “ver” donde otros no ha visto, ideas que anticipan necesidades, el éxito también consiste en crear necesidades, e incluso el éxito radica en tener un poco de suerte. El trabajo diario, el esfuerzo en la calidad, la dedicación, la ilusión, etc, también forma parte del éxito profesional. Por eso me da alegría haber encontrado un negocio de éxito basado en un producto sencillo.

Señoras y señores, les presento al Hostal Domenech. Un autentica joya que pasaría desapercibida a los ojos de cualquier conductor desinformado. Es el típico hostal de carretera. Con un gran bar comedor abajo y una cuantas habitaciones arriba, con un amplio parking (porqué sera tan amplio? La respuesta más adelante). Está situado en la autovia Albacete-Valencia, y apenas se ve desde ella (solo un totem enorme con un anuncio de Mahou cinco estrellas nos marca el camino). Hay que coger la salida Tous-Alberic y enseguida vemos una indicación que nos lleva al hostal.


Cuando entras al establecimiento, no hay nada que nos haga intuir que es un sitio especial. Te sientas en un taburete en la barra, y a los 3 milisegundos un camarero/a te pregunta qué quieres tomar. Tu solo debes decir: “Un bocadillo”. Más lo que quieras beber...e incluso puedes elegir entre las cuatro o cinco variedades de olivas que esperan detrás de las mamparas. A veces hay tambien boquerones en vinagre. Pero no mucho más. No hace falta.

El camarero grita: “UN BOCADILLOOOO” y en la cocina se oye un apagado “Vale!”. A estas alturas el avispado lector intuirá que el secreto del éxtio del Domenech es el BOCADILLO. Pues si. Se trata del Mejor bocadillo del mundo. Y no os exagero (como diria Micropene). A los pocos segundos el camarero vuelve con una bandeja de aluminio (?) coronada por un bocadillo en pan redondo, calentito, crujiente, con poca miga y recien hecho. Por sus bordes se adivina el tomate triturado, con una pizca de ajo y aceite. Unas generosas y finas lonchas de lomo de cerdo en su punto, sin apenas grasa (yo soy muy escrupuloso para las grasitas de la carne) posiblemente macerado en leche, porque es tiernísimo... y ya está. El mejor bocadillo del mundo. Sólo tienen ese bocadillo. A nadie se le ocurre pedir uno de tortilla de patatas. Seria asaetado por un centenar de miradas asesinas.

El Domenech esta siempre a tope, y mira que es grande, pero siempre tienes un sitio donde comente un gran bocadillo reparador. Es un negocio floreciente. Se le ve. Famoso por el boca a boca. Sin campañas de publicidad. Mucha gente de estas comarcas conoce el BOCADILLO del Domenech, pero mantiene el secreto. Hoy os lo he desvelado. Una idea sencilla para gente sencilla. Un placer en si mismo. Un monumento al buen comer en carretera.

Así que si un dia os viene de paso, no os perdais esa experiencia gastronómica.

“Un bocadillo !!! “ ... “marchando”

10 comentarios:

Cripema dijo...

Como complemento relataré mi experiencia en el Domenech:
Meses atrás, Gilito y yo en la recién estrenada HD, abrigados hasta las orejas. Golpecito desde mi posición de copiloto (no llevamos intercomunicadores ni nada de "nuevas tecnologias" para que no ensordezcan el ruido de la bestia.
Un sólo "tab tab" en la pierna de Gilito y ya sabe lo que quiero (o tengo hambre, o me estoy meando, y si son las 15.00 h, tiene muchas papeletas de que sea lo primero).
Un ligero movimiento de cabeza a modo de OK y salimos de la autovía en dirección Tous-Alberic. Un cartel de Mahou me confirma lo que ya se. Gilito me tiene pillada la medida, sabe que tengo hambre.
Aparcamos en la puerta. Un simpatico foraneo nos invita a comprar mandarinas en un puesto improvisado. No hay sitio en la moto. Que pena, tienen buena pinta. Entramos al Domenech y yo voy al aseo tras dejar los aparejos de guerra en el taburete metalico. Cuando vuelvo le pregunto a GIlito:
-¿Has pedido?
-Sí, te he pedido un bocadillo y una cerveza.
- ¿De que me has pedido el bocadillo?-pregunté.
Solo escuché una risa por respuesta y a los dos milisegundos tenía delante de mí, una bandeja de aluminio coronada por un bocadillo en pan redondo, calentito, crujiente, con poca miga y recien hecho.
Lo devoramos sin apenas mediar palabras. Solo al acabar un casi simultaneo:
-¿Otro? No. No?
No lo pedimos. Salimos por donde habiamos venido dejando sitio para que otros pudieran deleitarse con tan exquisito manjar.
A la salida, el de las mandarinas nos repitió:
-¿Seguro que no quereis unos kilitos?
Le sonreí señalando la moto, no sin antes acordarme de Micropene que es un fanatico de las mandarinas.
Montamos en la moto y enfilamos por la autopista, con la barriga llena, y el alma contenta :-)

Chiringui (Trepanador) dijo...

Aaah pocas cosas en la vida como un buen bocadillo de lomo. Tomo nota y lo dejo en tareas pendientes.

Anónimo dijo...

Puedo decir que me resulta un poco caro?

Jesús.

Gilito: vamos acercándonos

Xaturriauu dijo...

Hola!!
Lo conozco desde hace dos años, y tiene para mi una gran virtud y un gran defecto:
Virtud; Mi amigo Jorge es capaz de balbucear "HUMM BOMMMCAMMDILLLO" con la boca llena del primero y simplemente levantando el indice de la mano derecha y antes de que haya tragado ese mismo mordisco tiene ya el segundo, recien hecho.
Defecto: NO ABRE los sábados por la mañana. lo cual no tendría importancia si no fuera porque en una de mis últimas juergas, (ni me acuerdo ya de aquello), salí de Valencia de vuelta a Alcoi, de madrugada con una fijación, "parar en Alberic i fer-me un "Almorsarot" que L'hostia. No os podeis imaginar la cara de pardillo que se me quedo cuando emboqué el aparcamiento y encontré que Domenech, esa noche, tambien me había dado calabazas.

natx dijo...

Í que em dieu de les albòndigues d'aladroc del Mamella? i de las palmeras del Tropical?

natx dijo...

Mon pare em portava de ben nano al Domenech quan era més bar de carretera... Allò si que era autèntic.. Quins records


Gilberto, passa'm el teu mail que vull comentar-te una coseta

Gilito dijo...

Jesús , mira que eres cagafilaes !!!

jajajajaja

Natxo, lo del Tropical mereix un post especial !!!

Xaturriau: " ni me acuerdo, ni me acuerdo..." ¿sere yo, Padre? ¿seré yo?

rishark dijo...

Si no me equivoco, en Valencia capital, cerca de la estación del tren hay otro domenech con los mismos magníficos bocadillos.

Anónimo dijo...

Caminar es bueno, apurado si acaso, vas sin rumbo y de pronto te acuerdas de una imagen. Sensatez de un deseo que emerge recurrente. La desiderata vendrá después. Ve al encuentro.

transmanzana dijo...

esta muy bien,el bocadillo domenech, pero los hay mejores en calidad y precio , en cañada, junto a villena, un bar pequeñito llamado el paso,en la misma carretera, deliciosos y con gran variedad, podeis comprobarlo.