miércoles, septiembre 06, 2006

Coprofilia

(Aviso: este post no es apto para estómagos delicados ni para espíritus febles).

Leyendo el blog del amigo Chiringui, a.k.a. "Trepanador" (inolvidable la foto que preside su blog; pinchen el primer enlace de la columna de la derecha y entenderán a qué me refiero), en el que comentaba la impresión que le causó el visionado de una película de porno extremo, concretamente de coprofilia (ésas en las que se cagan encima y después juguetean con los zurullos; si tras restregárselos los ingieren ya pasan al escalafón superior de la coprofagia [literalmente, comer mierda]); me vino a la memoria mi primera y única, y muy probablemente última, experiencia en ese campo. No se echen las manos a la cabeza, que no es para tanto; que seguro que el que más o el que menos se ha cagado encima alguna vez de pequeño –y no tan pequeño-, y después su mamá le ha metido en la bañera y con agua y jabón todo solucionado; que no se acaba el mundo, coño.

Hace mucho, mucho tiempo en un reino junto al mar vivía una señorita cuyo nombre era Annabel Lee; y resulta que Annabel Lee era una mujer muy abierta de mente en todos los terrenos, con la que tuve la enorme suerte de tener trato carnal. Como resulta que yo soy bastante retorcido en la cama y fuera de ella, pues nos entendíamos muy bien; pero que muy bien. Entre las diversas parafilias que practicamos juntos (a decir verdad, casi todas las que siempre había querido probar) estaba la urofilia (juguetear con el pis) que no urolangia (tragárselo); y de ahí a la mierda hay un paso.
Paso que dimos un día a petición mía.

Al principio Annabel Lee no estaba por la labor (y eso que era la donante y no la receptora), pero tras insistir un poco con esos argumentos tan rocambolescos que me fluyen al cerebro cuando trato de salirme con la mía, accedió a participar.

He de decir que siempre me ha gustado la pornografía extrema; no como estímulo erótico, ya que esas películas te producen sorpresa, estupor, cuando no directamente repugnancia, sino por mi insaciable curiosidad por los elásticos límites del alma humana. Todavía conservo una enorme colección de cintas VHS de contenidos depravados que grabé durante años de películas que alquilaba en los sex-shops mas lúgubres que encontraba (sí, Teddy Bautista, pirateadas y sin pagar canon). La clase de películas que coleccionaba era lo que definió muy bien en la película "Asesinato en 8 mm." el individuo ése al que Nicholas Cage (que va buscando una snuff movie y se mete en una especie de galería del coleccionista pervertido) le pregunta por el tipo de material que tiene y éste le contesta: "Mierda enfermiza". Pues eso. Además algunos amigos que ya sabían mis especiales preferencias en la materia hicieron notables aportaciones a la colección (inolvidable la de Almax tras su viaje por Alemania). Y como llenaba mi cabecita con tantas imágenes desviadas pues culo veo, culo quiero (nunca mejor dicho) y quise probar algunas de las modalidades que más me intrigaban, para tratar de averiguar qué sentía la gente al hacer esas cosas y si de verdad esos excesos eran capaces de provocar una excitación sexual especial y desconocida. Bueno, tras la coartada intelectual (y sin recurrir a Freud, que conste), que nadie habrá creído y que habrá quedado en un "Sí, sí, vamos, que eres un guarro", pasemos ya a los hechos.

Quede claro que era un día cualquiera y que no estábamos borrachos ni nada por el estilo; simplemente surgió. Obviamente para llegar a ese extremo debe haber un calentamiento previo, es decir tienes que estar en ese punto máximo de excitación en el que parece que todo vale. Así que, llegados a ese punto preparamos el escenario (joder, aún me estremezco de recordarlo): pusimos bastantes papeles de periódico en el suelo del cuarto de baño, me tendí desnudo sobre ellos y Annabel Lee se puso desnuda a horcajadas sobre mí, mirando hacia mis pies, con lo que yo podía contemplar perfectamente toda la operación (que se supone que es la gracia del asunto; y, la verdad, resultaba un contraste muy curioso contemplar un culo tan bonito obrando una cosa tan fea). La fuerza de la gravedad hizo el resto.

Aún doy gracias al cielo de que lo que brotó fueran unos pocos zurullos sólidos y apenas olorosos (como los de una cabra, más o menos), que tras impactar en mi vientre rodaron hasta el papel de periódico sin dejar apenas rastro en mi piel; porque una vez finiquitada la excitación sexual (que he de reconocer que fue mucha por lo morboso de la situación) y cuando me volvió de golpe la conciencia autocrítica y miré a mi alrededor y vi en la alfombra de páginas de diario viejo las fotos de anteriores presidentes de gobierno y sumos pontífices medio sepultados por boñigas humanas, salí escopeteado hacia la ducha, donde me froté a conciencia durante un buen rato, mientras Annabel Lee no me quitaba ojo, con una mirada mezcla de morbo por lo que acabábamos de vivir (no todos los días se tiene la oportunidad de cagarle a alguien encima; me refiero físicamente) y de asombro de que hubiéramos sido capaces de llegar a eso. Mirada no exenta tampoco de picardía ("Sí, rasca, rasca, ahora. No haber insistido tanto, capullo…").

En fin, esa es la historia. Los que me conocéis no os debe sorprender por eso mismo: porque ya me conocéis (algunos ya sabíais la historia); y los que no, pues no me lo tengáis en cuenta porque sinceramente creo que si uno tiene curiosidad por probar cualquier cosa, especialmente en el campo de la sexualidad (por supuesto entre adultos consintientes y sin daños colaterales), y tiene la ocasión de hacerlo, que no lo dude porque la vida es muy corta (4 días, y 3 son de mili) y aunque luego la experiencia pueda resultar decepcionante, al menos sirve para echarse unas risas recordándola. He dicho.

14 comentarios:

Chiringui (Trepanador) dijo...

Asombroso. Mi curiosidad fue colmada con la peli mas que de sobras, tu fuiste mucho mas allá.

Apoteosica la imagen de los cagallons por las fotos de los mandamases y un aplauso para tu amiga. En serio, yo no sería capaz.

A ver si haceis lo del video.

Gilito dijo...

Nunca dejarás de sorprenderme...
Voy a tener que rediseñar la imagen del blog hacia una linea editorial mas "gore"...

Cripema dijo...

Que curiosa es la mente humana....mira que sabía la historia, mejor dicho, sabía el hecho. Pero despues de leer la escenificación de "la obra" , te estoy mirando toda la mañana y no puedo evitar imaginarte en el suelo cagado , rebufando y retorciendote de un lado a otro emitiendo palabras del tipo: "moooorlik, mooorlok" entre asqueado y cachondo.
La mare de deu!!

Mr.Celofan dijo...

Con lo buen chico que parece en las fotos...

koquira dijo...

Yo no sería apta para ese cine, soy estreñida...un saludo, acabo de llegar , he abierto un blog y estoy happy...jajaja

Capitán Fórceps dijo...

Mire, Señor micropene:
Llego aquí a través de las gloriosas páginas de su santidad Chiringui, icono renacentista.

Bien, su relato me parece enormemente didáctico, aparentemente fiel a los escandalosos hechos descritos, y muy bien explicado.

Cómo espero no lidiar jamás en esa plaza, recibo de buen grado los escabrosos detalles que con lujuria usted detalla.

Tiene usted el don de la escritura, y en adelante le seguiré con un hacha.

Suyo,

CF

Saulo dijo...

Gracias, gracias, gracias. No puedo escribir nada más. Las lágrimas enturbian mis ojos. Nunca leí nada igual.

J-vol dijo...

¡Me cago en to to!(nunca mejor dicho) Si tuvierais por oficio colocar enemas de todos los colores y se os cagase un cirrótico cada dos por tres en una cama hasta el punto de quedarse al baño maria flotando en sus propias heces líquidas, no lo encotrariais tan erótico....¡¡pervertidos!!
XDXD

Bambino dijo...

Sublime a la par que perturbador. A mí también me se riló encima media clase de Tercero de EGB por fallar un penalti en la final contra el Escolapios Manresa.

Chus dijo...

Supercalifragilísticoespialidoso

Xaturriauu dijo...

Joder¡¡
Lo más fuerte en ese ámbito que yo he vivido es cuando Gilito le pide a Cripema que le tire del dedo índice y el cabrón con gran maestría hace coincidir la tracción recibida con un sonoro "pedo" que me consta que en algún caso ha llageda a dejar "frenazo", pero de ahí a..mirar como se abre la compuerta y recibir el "aldabonazo"...como diría un buen amigo ..UNA vida vostra, equivalen a DEU de les meues...salut

Chiringui (Trepanador) dijo...

Frenazo o la anchoa

Alejandro dijo...

Pues con mi novia practicamos lluvia dorada...eh pues, creo que no estamos a tu nivel.
Aunque ahora que lo pienso...

salvador dijo...

mi comentario es sencillo,soy coprofilico,me considero antes un wc humano en la intimidad que persona, sólo para mujeres,busco señoras que me llenen la cara y la boca de mierda y me la mojen con abundantes meadas, llamarme al 600398709 a cualquier hora del día.Siempre estarédispuesto a ser vuestro wc y hacer lo que me ordenéis,para humillarme y someterme,gracias.