viernes, diciembre 29, 2006

Blog "caótico"

Mi querido camarada Oscar (a.k.a. El Ángel Ario y uno de los goldmembers fundadores de la Mancomunidad del Caos) me dio el otro día la alegre noticia de que ha arrancado un blog, en el que pretende expresar su repulsa a cualquier asunto de actualidad que golpee su conciencia. Oscar es la persona que conozco que más cartas al director ha visto publicadas en distintos periódicos, ya que nunca se queda cruzado de brazos ante las injusticias.

Os puedo garantizar que su apodo se lo ha ganado a pulso, como pueden dar fe todas las personas que hayan tratado con él al menos una vez en su vida.

Ha inaugurado el blog con una denuncia sobre un follón de la industria farmacéutica, que anda algo revuelta porque algún miembro del rebaño se le quiere descarriar y pretende no pagar el impuesto revolucionario cuando trata de curar a sus súbditos, precisamente de esas curiosas enfermedades (y aquí ya especulo yo) que probablemente se hayan creado en el laboratorio de algún Profesor Bacterio; por aquello de la oferta y la demanda, digo.

Por favor échenle un vistazo a http://responsablesdehacerfeliz.blogspot.com/ y si son tan amables dejen sus opiniones al respecto, simples saludos o airadas invectivas contra su autor.

Y aprovecho la ocasión para enviar un cálido saludo a Próspero (miembro honorífico de la caótica Mancomunidad), que me consta que nos lee a veces; y a Paquito (a.k.a. "Más Peligro Que Una Caja de Bombas" y también goldmember fundador) que ha empezado a leernos recientemente, aunque me demostró que se ha puesto al día rápidamente. A este último le rogaría, aunque sé que no hace falta (pero por si acaso), que si se digna a comentar algún día observe la máxima discreción en sus mensajes, que esto lo lee poca gente pero muy selecta, y después todo se sabe. Tú ya me entiendes, compadre… Por cierto, mi jefe te envía recuerdos. (El viernes pasado fue la comida de empresa y por alguna absurda carambola etílica mi jefe (también de Cripema, y sin embargo amigo) acabó acompañándonos por la noche a Melrose Place, donde se celebraba el cumpleaños de nuestro queridísimo camarada Pablito. Con todo lo que eso implica: desparrame del bueno. Y entre todo el follón, alguien -y no miro a nadie- tuvo la buena idea de ofrecerle unas tostaditas untadas con una mantequilla muy especial que preparó uno de los druidas caóticos (el que tiene más peligro que una caja de bombas, para ser exactos) y, en fin, que dos días después aún estaba "flotando", según sus propias palabras).

jueves, diciembre 28, 2006

Viva la gente (peculiar)

Qué personajes más curiosos se encuentra uno por el mundo. Resulta que hace unos días leí en un periódico una reseña sobre un tipo cuyo hobby es coleccionar bolígrafos publicitarios. Afirmaba ser, mientras nadie demuestre lo contrario, la persona de España que más bolis de este tipo poseía, superando las 8.000 piezas en su colección. Pero lo que más me chocó de la noticia es que reconocí al tipo que posaba feliz en la foto, rodeado de algunos de sus amiguitos de plástico. Lo conozco porque tiene un quiosco de prensa en la Rambla de Alicante, donde compro regularmente pues está muy cerca de mi centro de trabajo (igual de cerca que la administración de lotería, sita en la misma Rambla, que vendió el gordo de Navidad; pero el destino no quiso guiar mis pasos allí y hacerme millonario. En fin…).

También coincidimos algunas veces almorzando en la misma bodega. Como esta mañana, que no he desaprovechado la ocasión para comentarle lo de su colección. Qué gusto da escuchar hablar a alguien con auténtica pasión sobre algo; lo que sea. Este señor disfruta realmente con ello, y aunque a los demás nos pueda parecer una auténtica chorrada a él le proporciona incontables alegrías y sorpresas, y ningún disgusto. Además siempre he sentido mucho respeto por las personas que viven con intensidad alguna afición; y a este señor no es que se le haya cruzado un cable y para matar el rato haya juntado cuatro bolis con colorines, sino que lo siente como una verdadera pasión que le ha llevado a reunir la colección más grande del país (y me consta que no lo ha hechos para figurar en los papeles o aparecer en el libro Guinness de los récords, ni por una ambición desmedida o por el orgullo mal entendido de saberse "el que más" en cualquier ámbito; no, porque es una persona muy humilde). Y este respeto va para cualquiera con algo de vida interior, ya sea el que se emociona contemplando su colección de mecheros zippo o de posavasos, al que se estremece al desenpolvar su última adquisición en librerías de viejo, o el que se queda hasta las tantas acabando sus maquetas de la II Guerra Mundial.

Este hombre me comentaba hace un rato emocionado que los tiene todos perfectamente registrados en un minucioso archivo, en el que apunta hasta el más mínimo detalle de cada nueva adquisición. Que cuando le hicieron la entrevista tenía unas 8.000 unidades pero que a raíz de publicarse, la gente ha descubierto su secreta pasión y ahora todo el mundo le regala bolígrafos de propaganda, con lo que ha ampliado en apenas unas semanas su colección en ¡600 unidades más! Por supuesto, yo me he comprometido a incautar todos los que encuentre a mi paso y se los haré llegar puntualmente al quiosco.

Le he preguntado cuál sería "la joya de la corona", y me ha dicho que no puede elegir sólo uno, porque hay -y cito textualmente- "un nutrido grupo de piezas de los que me siento especialmente orgulloso por diversos motivos". Y me ha nombrado algunos, como uno del hotel Waldorf Astoria de Madrid que le regaló hace 50 años una actriz famosa, o uno de un hospital murciano con el que firmaban todas las actas de defunción, o uno que le trajo un amigo de un puticlub de Singapur. Según me ha dicho, cuando sus amigos viajan el único souvenir que les pide es el bolígrafo del hotel, y hace poco un matrimonio amigo de vuelta de Santo Domingo se sorprendió mucho al comprobar que le hizo mucha más ilusión el boli del resort turístico en que se habían hospedado, que la botella de ron añejo que le habían traído. No me digáis que no es uno de esos últimos románticos en vías de extinción. Con decir que me ha asegurado que no importaba que los bolis estuvieran sucios, gastados o rotos, porque tiene su tallercito para repararlos, limpiarlos y recargarlos...

Se admiten donaciones. Gracias.

(Por cierto, nada más regresar a la oficina he realizado entre los compañeros una recolecta de bolígrafos y aprovechando que Cripema está de vacaciones he echado un vistazo a su mesa y (sin rebuscar demasiado, ni abrir cajones) he descubierto que ella es la segunda mayor coleccionista de bolígrafos, no ya de España, sino del mundo. ¿Qué tienes ahí, hija mía? ¿Qué pensabas hacer con todo eso? Ahora entiendo porqué te llaman Diógenes en el barrio).

jueves, diciembre 21, 2006

El tren

Qué cosas tiene el destino. Iba yo hace un rato pensando en mis cosas, camino del mercado central de Alicante, donde me proveo diariamente de ingentes cantidades de vitamina C, glucosa y potasio; cuando me he encontrado con la Supermujer. Se ha alegrado mucho de verme y me ha invitado a tomar un café (bueno al final han sido dos, porque la conversación se ha ido animando). La verdad es que es una mujer encantadora y nos reímos mucho cada vez que nos juntamos. Además nos comportamos ambos con total naturalidad, como si no hubiera pasado nada entre nosotros; como si nuestro affaire sólo hubiera sido un breve paréntesis en nuestra relación de amistad. Aunque aún la sorprendo a veces mirándome intensamente con ojitos de loba. También me ha dejado caer que no tiene ningún plan que la convenza para Nochevieja, pero se supone que yo sí lo tengo, y su presencia en él es altamente incompatible.

Tras despedirnos, venía yo pensando en este asunto: que una supermujer parezca aún interesada por mis huesos, y yo dejando ese agua correr. Muchos amigos no se explican por qué dejé pasar ese tren en su momento. Y yo siempre respondo lo mismo: me encanta viajar en tren y, como a casi todo hijo de vecino, me encanta el placentero traqueteo del coche-cama (especialmente si es en primera clase), pero no hasta el punto de perder los papeles. Que es exactamente lo que hubiera hecho de seguir por aquella vía.

Porque incluso tomarse un simple café en el vagón-cafetería puede ser toda una aventura si uno viaja en un tren-bala a 800 km/h.

miércoles, diciembre 20, 2006

Felis Navidá !!!

Los cansados les desean una felis navidá y que la pasen lo antes posible

Haced click en la foto pf

martes, diciembre 19, 2006

El tapicerdo

¡Señoras y señores, el tapicerdo ha llegado a su ciudad para probar su sofá! Si tiene alguna duda sobre alguna pieza de su mobiliario, el tapicerdo se lo probará totalmente gratis y le hará un diagnóstico riguroso sobre la comodidad de sus muebles. Sofás, sillones, butacas, chaise longes (a.k.a. "cheslóns"), mecedoras, hamacas, sacos de dormir o ataúdes; incluso parqués o tarimas flotantes, el tapicerdo se hospedará una noche en su vivienda y a primera hora de la mañana, entre crujido de cartílagos y rechinar de dientes le dará su experimentado veredicto sobre el confort de sus elementos de descanso. Y felicítese si su puntuación se acerca al "Acogedor" raspado o al menos al "Entrañable" alto; pero ya puede tirar sus muebles por la ventana si se levanta Vd. expectante por conocer los resultados del test y el tapicerdo ya no está en casa roncando como un puerco en San Martín. Porque el tapicerdo ha desarrollado una enorme tolerancia a las incomodidades, las penurias y el dolor físico y, como buen nietzscheano que es, considera que lo que no le mata le hace más fuerte; por ello, sólo en casos de extremo malestar físico o mental, temperaturas subcero indoor o plagas domésticas epidémicas, abandona su misión.

Cuentan las malas lenguas que el tapicerdo lleva una temporadita que se está tomando muy a pecho su oficio y parece empeñado en probar todos los salones y cuartos de invitados de su provincia y parte del extranjero, preparándose concienzudamente la tesis para su doctorado en vida nómada. Esta mañana mismo lo han visto salir del portal de la casa de una buena amiga, aterido de frío tras pasar la noche en un sofá (al parecer bastante cómodo, pues aseguran haberle distinguido entre el castañeteo de dientes que farfullaba cosas como "Cálido" u "Hogareño") en una fría noche en la que las temperaturas han descendido vertiginosamente, con el único arropamiento de unos calzoncillos de algodón y una mantita fina, de ésas que dan en los aviones. Pero no sufran por él, pues el tapicerdo raramente se resfría ya que testigos presenciales aseguran que consume 2 kilos de mandarinas diarios y le sale la vitamina C por las orejas.

Pero la frase que mejor define al tapicerdo, su posible eslogan, sería la que pronunció no hace mucho una amiga al comprobar con sus propios ojos que, efectivamente, el tapicerdo lleva permanentemente en su maletero un saco de dormir "por lo que pueda pasar". La muchacha horrorizada exclamó: "De verdad, no sé cómo puedes vivir así". Y él, que aseguran que es un cachondo mental el jodío, responder con una chusca parodia del final del film "Acorralado", en el que John Rambo, antes de alejarse caminando como si tuviera golondrinos, responde con esa peculiar voz como si hablara desde dentro de un gaseoducto a una pregunta parecida de un mando uniformado: "Día a día, señor… día a día".

Así que ya saben, estén atentos porque cualquier día puede llegar a su ciudad el tapicerdo.

domingo, diciembre 17, 2006

Mensaje de Navidad del Rey

Desde Escolar.net descubro este vídeo cachondo

viernes, diciembre 15, 2006

Cosas de mi pueblo

Esto que veis aquí arriba el la entrada de la antigua Escuela de Arte y Superior de Diseño de Alcoy. Ahora que van a convertirla en juzgado han excavado medio metro para instalar nuevos pavimentos y han empezado a salir calaveras y huesos de un cementerio del siglo XIII lo menos. Si esto fuera EEUU ya tendriamos un centenar de guiones tipo "Art School Poltergeist".

Este edificio ha sido a lo largo de la historia desde ayuntamiento, hospital, parroquia y hasta cuartel de la guardia civil. Por el han pasado miles de estudiantes sin un mísero avistamiento fantasmal si exceptuamos al conserje.


Articulo de Diario Informacion de Alicante 15/12/06

Las obras de reconversión del edificio de la plaza de la Mare de Déu, de Alcoy, para el nuevo Palacio de Justicia han sacado a la luz restos óseos, correspondientes al primer cementerio que tuvo la ciudad ya que la original Parroquia de Santa María estuvo enclavada en este punto.

El director del Museo Arqueológico, José María Segura, dijo ayer que «allí estaba la antigua parroquia y es normal que hubiese alguna cripta. Ahora habrá que documentarlo todo, ya que la parroquia estuvo entre los siglos XIII y XVIII».

Por su parte, Gabriel Segura, arqueólogo de la empresa que controla las obras, confirmó que los huesos son del cementerio «con toda seguridad» y agregó que «a partir de ahora vamos a hacer un estudio antropológico, de sexo, enfermedad y edad, para determinar sobre todo si tienen alguna patología».

El técnico subrayó que «aún no sabemos la cronología», ni tampoco cuál será el destino del hallazgo, que tiene bastante magnitud. Patrimonio deberá optar, como es habitual, por enterrarlos en el cementerio o depositarlos en el Museo.

jueves, diciembre 14, 2006

Mi amiga Vainilla

Mi amiga Vainilla no atraviesa su mejor momento personal. Mi amiga Vainilla me invitó anoche a cenar a su casa. Mi amiga Vainilla vive en un precioso piso, en la planta 21 de un rascacielos de Benidorm, desde cuya terraza se divisa toda la bahía. La verdad es que la estampa nocturna de Benirdorm iluminado (el sky-line que dicen los modernos) es todo un espectáculo. Mi amiga Vainilla me alegró con la noticia de que ha empezado a escribir un blog http://vainillacompany.blogspot.com
A mi amiga Vainilla la conozco desde hace muchísimos años (nos hacemos viejos, compañera), y la quiero un montón, y le deseo lo mejor. Ánimo, Vainilla; ya sabes donde tienes un hermano.

lunes, diciembre 11, 2006

Lenguas afiladas


Como es "navidá" y es tiempo de buen rollo general se me ocurre proponer un ranking de frases lacerantes, cargadas de hiel y mala leche en general, pero de producción propia y/o/u oidas a los amigos cercanos.

A modo de ejemplo me acuerdo de dos ocurrencias.

Frase 1.
Contexto: Una conversación en la que se citaba a Raquel del Rosario Macías, la cantante de El Sueño de Morfeo y novia de Fernando Alonso.
En eso Micropene espetó: ¿Esa quién es? ¿La putita del Fitipaldi?


Frase 2.
Contexto: Otra conversación sobre el estado de la música actual, se mencionaba a la Oreja de Van Gogh y a Amaral... y Cripema afirma "El target de esa música son las chicas treintañeras solteras que han fracasado en el amor"

Al lado de Micropene y Cripema, el Doctor House es Milikito

Que se mueran los tristes

Leo en un fanzine viejo que tengo por casa una interesante entrevista al dibujante de cómics Miguel Ángel Martín. He sido infiel seguidor de la obra del genial leonés y siempre resulta curioso leer sus opiniones sobre este mundo que nos ha tocado habitar. En una de las preguntas le pedían su opinión sobre el estado del underground español, y él –frío y cortante como sus viñetas- contestaba algo así como que echaba en falta más fanzines cañeros, que su lectura provocara reacciones, porque la prensa y la comunicación alternativa (prefería esa palabra a underground) se había convertido en un reducto de llorones atormentados, quejándose todo el día de lo mucho que sufren, de dolores que nacen de muy adentro y todas esas monsergas; y todo muy poético y muy pomposo, y de una cursilería que le daba náuseas.

No podría estar más de acuerdo con él. Y es que no entiendo como puede la gente ir por ahí contando sus miserias y sus males de amores, autocompadeciéndose y escribiendo patéticos poemas, y dando la brasa a todo cristo, hombre, ya…

jueves, diciembre 07, 2006

Los hay que no escarmientan

El miércoles estuve cenando con la mujer maravillosa y, como seres civilizados y dialogantes que somos, estuvimos hablando abiertamente de nuestro asunto. Lo que ocurrió desde que me despedí de ella, da buena prueba de que nuestros estilos de vida son altamente incompatibles. Digamos que su rutina diaria es una dulce melodía de Vivaldi, con su tempo reposado, su delicada cadencia y su estructura armoniosa y sin estridencias; mientras que mi día a día se parece más a alguna aberración de Cannibal Corpse, acelerada, chrirriante y caótica.

El contraste fue muy vivo. Volvía de estar charlando sosegadamente con ella en su casa (que siempre me ha parecido especialmente acogedora y entrañable), en un clima distendido (luz tenue, música relajante, y una copita, claro) y llegué a Melrose Place y tenían montada la de Dios es Cristo. Ciento y la madre allí jugando una multitudinaria timba de cartas, generosamente regada con todos los licores imaginables, con la música a todo trapo y un escándalo estrepitoso. La casa llena de humos de todos lo olores y sabores, y tendremos que limpiar porque también vi mucho polvo, y gente colocada por todas partes. Se había congregado la élite del desparrame, el núcleo duro de la Mancomunidad del Caos: Elo, Maite, Pablito, Delrieu, etc… y Juancho con su amiga vasca, que está conviviendo con nosotros una temporadita.

Y, claro, ¿qué va a hacer uno? Pues unirse a la fiesta. Fiesta que acabó al mediodía de ayer, al menos para mí porque tenía una comida familiar, porque me consta que otros siguieron hasta las 6 de la tarde. Y claro, así no vamos… así no vamos…

Tiene cojones la cosa: conozco a alguien excepcional, que podría ser la mujer de mi vida y yo sin dejar de hacer el ganso.

martes, diciembre 05, 2006

Días sin luz

Como esas palomas sucias que moribundean en tu portal

con el plumaje ennegrecido de tanta ciudad

Nada más triste y cochambroso que tener que contemplar

un ángel herido, manchado de humanidad

Voló demasiado bajo en su intento de auxiliar

y dio con sus alas blancas en un charco de mezquindad

Empapándose de mierda por un miserable mortal.

lunes, diciembre 04, 2006

La balada del tonto del culo

Pulverizando mis propias plusmarcas, en un tiempo récord he acabado cagándola una vez más y lo que empezó siendo un romántico fin de semana en un precioso hotelito rural terminó ayer domingo en desastre.

Dicen mis amigos que lo que me pasa es que no soporto ser feliz, y cuando todo va sobre ruedas y me acerco "peligrosamente" a esa felicidad que –según ellos- creo que no me merezco, pues acabo jodiendo el invento. Por supuesto no premeditadamente, sino de una forma inconsciente. El inconsciente (ese polizón hijodeputa que todos llevamos a bordo, y que se manifiesta de forma sibilina e inesperada, pero para nada arbitraria), ha decidido unilateralmente que hasta aquí hemos llegado, y se ha asegurado de que así fuera con un acto de clausura por todo lo alto.

Y bien pensado, va a tener razón el inconsciente éste de los cojones, y quizás sea mejor así. Soy un individuo demasiado complicado, y lo último que necesitaba esta persona eran complicaciones en su vida. Es una mujer maravillosa que se merece ser feliz, y conmigo al lado eso iba a ser bastante complejo. Aun echando toda la leña en el asador, lo más que puedo ofrecer, como ha quedado demostrado empíricamente, es un remedo de felicidad muy inestable e intermitente; y si ya es bastante crudo envainársela uno solito pues no es de recibo ir salpicando de mierda a la gente que quieres.

Decía el genial Pedro Reyes que las relaciones son como la Biblia: todas empiezan con una pareja en el Paraíso y acaban con el Apocalipsis. Joder, pero en la Biblia entre una historia y otra median miles de años, y no unas fugaces 36 horas; y cada cosa sucedía en su propio escenario, y no se desataba el Apocalipsis en el mismísimo Paraíso terrenal.

P.S.: Tienen razón los poetas: duele el corazón. Y en este caso con el agravante de que ahora tengo vedados los pasaportes instantáneos al olvido; aquellos que Freud (también muy aficionado) llamó "destructores de angustias".