jueves, diciembre 21, 2006

El tren

Qué cosas tiene el destino. Iba yo hace un rato pensando en mis cosas, camino del mercado central de Alicante, donde me proveo diariamente de ingentes cantidades de vitamina C, glucosa y potasio; cuando me he encontrado con la Supermujer. Se ha alegrado mucho de verme y me ha invitado a tomar un café (bueno al final han sido dos, porque la conversación se ha ido animando). La verdad es que es una mujer encantadora y nos reímos mucho cada vez que nos juntamos. Además nos comportamos ambos con total naturalidad, como si no hubiera pasado nada entre nosotros; como si nuestro affaire sólo hubiera sido un breve paréntesis en nuestra relación de amistad. Aunque aún la sorprendo a veces mirándome intensamente con ojitos de loba. También me ha dejado caer que no tiene ningún plan que la convenza para Nochevieja, pero se supone que yo sí lo tengo, y su presencia en él es altamente incompatible.

Tras despedirnos, venía yo pensando en este asunto: que una supermujer parezca aún interesada por mis huesos, y yo dejando ese agua correr. Muchos amigos no se explican por qué dejé pasar ese tren en su momento. Y yo siempre respondo lo mismo: me encanta viajar en tren y, como a casi todo hijo de vecino, me encanta el placentero traqueteo del coche-cama (especialmente si es en primera clase), pero no hasta el punto de perder los papeles. Que es exactamente lo que hubiera hecho de seguir por aquella vía.

Porque incluso tomarse un simple café en el vagón-cafetería puede ser toda una aventura si uno viaja en un tren-bala a 800 km/h.

5 comentarios:

Cripema dijo...

Que va hombre! A 800 km/hora puedes tomarte un cafe, dormitar en la butaca o comerte un bocadillo sin inmutarte. Solo habría que hacer un tunel por el que se deslizara el tren sin ningún tipo de fricción entre tren y rail y vaciarlo de aire por completo. (el tunel, pero el tren no, claro)
Con lo cual, conseguirias tu fin,(viajar rapidamente entre dos puntos) pero de una manera digamos "artificial".

¿Viajar deprisa y llegar a nuestro destino?, o ¿tomarnoslo con calma y disfrutar (o padecer) de un viaje mas largo?

En nosotros está la elección.

A veces se aprende viendo la tele. :)

el necroscopio dijo...

Como te dice el anuncio de las drogas: hay trenes que no debes coger...
Ten en cuenta que es muy peligroso perder lo que tienes por un momento de autosatisfacción, y ten en cuenta que aún te quedan las fantasías, que no son lo mismo, pero no te comprometen a nada...
Un saludo.

Saulo dijo...

me dejáis helado con el acceso filosófico que os ha dado!

vainilla dijo...

yo no creo en la planificación. mejor vivir al minuto y no pensar tanto

Mr.Celofan dijo...

Una de mis promesas para el año que viene es hacerme asexual, por lo que he decidido que a partir del uno de enero viajaré en patinete.