lunes, enero 29, 2007

Dos pistas y un politono


La pasada semana mi cerebro volvió a activar sus dos pistas.
La pista consciente o real desenvuelve los problemas cotidianos del trabajo, los temas fácticos y la relación causa-efecto. Es decir: a una situación A le corresponde una actuación B.
En general me es suficiente que el caborro me trabaje sólo con esta pista, "la resolutiva y práctica", la que come, la que va al gimnasio, la que va a comprar papel higiénico y la que me despierta todas las mañanas para venir a trabajar.
Soy feliz con mi "pista robot", la que actúa, la que va por la vida "anant fent" y no tiene tiempo de rayarse con pajas mentales.
Pero en épocas de cansancio u otros estados carenciales se me activa lo que yo llamo "la pista alerta".
Esta segunda pista trabaja por debajo intentando mantener el orden. Es decir, trabaja intentando que nadie ni nada me joda "el Zen" y esta claro que se activa cuando la primera pista ve peligro de que esto ocurra.
Pues bien, la semana pasada por causas exógenas, se activó "la pista alerta". Esta pista me permite mantener la calma, que no me desbarate y pararme a pensar en las cosas que pasan, sobre todo, me permite valorar "la importancia de las cosas" y darle a cada situación su justa importancia. (que en la mayoría de los casos no es tanta como en un principio te pensabas)
Como decía una profesora de matemáticas que tenia en el instituto: "La clave está en SIMPLIFICAR, SIMPLIFICAR, SIMPLIFICAR. Hasta el infinito si es posible."
Pues bien, allí andaba yo estos días en la tarea de simplificar, apoltronada en el sillón confort frente a un televisor encendido, cuando escuché una musiquilla machacona de esas de politono para móvil. Me pareció entender algo así como:
I´m so lucky lucky, I ´m so lucky lucky...
Un rato antes, había estado "atendiendo" durante 27 minutos por teléfono a una amiga que según sus propias palabras "por las mañanas se siente perdida" ( ... ella perdida....y yo tannn cannnsada...)
Al colgar con mi amiga sin haberla podido ayudar a "encontrarse consigo misma" pero dándole el consejo de que se busque un trabajo que tiene demasiado tiempo libre, me sorprendí al escuchar a "mi pista alerta" canturrear el politono machacón.
Y entonces, me di cuenta de que realmente soy muy afortunada. En primer lugar, porque yo nunca me pierdo por las mañanas, y en segundo lugar, porque en el caso de que algún día me perdiera, sé que "mi pista alerta" se activaría para recordarme (aunque sea cantándomelo en inglés) donde está la puerta de la calle.

5 comentarios:

Chiringui dijo...

Yo le llamo piloto automático, manual y inercia.

El de alerta no lo tengo.

Saulo dijo...

La canción de marras dice también I'm so lovely, lovely.... Seguro que además de afortunada eres adorable, querida Cripema.

Micropene dijo...

Tú lo que tienes es un cuajo...

vainilla dijo...

Ya me dirás como haces para desconectar. Yo convivo con las dos bandas y así me va, que ando siempre loca perdida.

Chus dijo...

Saulo quiere tocar pelo...