viernes, febrero 23, 2007

Apocalipsis gastronómico

La palabra Apocalipsis (que se escribe con mayúscula inicial) proviene del griego, y significaba sencillamente "revelación". Pero como quiera que la revelación más famosa de la historia es el grand finale de cierto libro monoteísta, en el que ese apóstol que se llama como la playa donde vivo yo, desbarra sobremanera imaginando un fin del mundo plagado de catástrofes y hecatombes; pues ya se ha quedado como sinónimo de cosas chungas, devastadoras y… pues eso, apocalípticas.

Pues el otro día tuve el siguiente Apocalipsis gastronómico: la comida mejicana huele mejor que sabe. Y esto es extensible a la comida balinesa, nepalí, congoleña… y toda esa cocina étnica que triunfa en nuestros días, gracias al esnobismo reinante, que acude a los restaurantes ya no a comer, sino como vulgar demostración de poder (Vulgar display of power; Pantera dixit); para demostrar que se está allí no por apetito, sino porque se lo puede permitir uno. Comer con el estatus y no con el estómago.

Y durante ese mismo ágape, un arcángel encarnado en forma de camarero transatlántico me rozó el hombro con su chorreante bayeta divina, e instantáneamente me fue revelada la siguiente gran verdad ortográfico-gastronómica:

"No comerás viandas más que de países cuyo nombre en castellano termine con la letra "a". Y esto no lo aplicarás sólo a las previsibles España, Italia, Francia, Argentina, Alemania… sino que incluirás en tu dieta delicias turcas, exquisiteces de la China, productos de Colomb… bueno, y de otros muchos que acaben en "a". Y abominarás de cualquier alimento procedente de países cuyos nombres en castellano terminen en cualquier otra vocal. Y aborrecerás los de países que terminen en consonante; y ni que decir tiene, de los que son conocidos por sus siglas. Amén".

Y en ésas estamos, hermanos… en ésas estamos…

1 comentario:

Chiringui dijo...

Joder, lo has clavado.

Si fueran tan buenos cocinando ¿Por que cojones cuando vienen todos se ponen ciegos a comer?