lunes, febrero 05, 2007

Conversación de mierda

Hora: 14.00 h. P.M. Indoor. Autobús Línea Casa Cripema.

En la segunda parada suben dos madres, treintañeras, una rubia y la otra morena (como en una zarzuela de Don Hilarión).Se sientan al fondo del autobús, justo a mi lado, como casi siempre.
Las conozco de vista de otras veces, suelen hablar sobre los catarros de sus bebés y los subnormales de sus maridos (sic)
A mi a veces me gustaría no escucharlas, pero es inevitable, una de ellas, la rubia, chilla como la pescadera de Torrente.
La otra a veces se avergüenza y no sabe para donde mirar…
Suena una música estridente de móvil.
(Madre joven rubia): - Si, mamá. ¿Qué tal, cómo estás, hija?
(Interlocutor): - ……… (no se sabe qué dice el interlocutor, pero deducimos que es su madre)
(Madre joven rubia): – Sí, hombre, mucho mejor. No, no, ya no es tan blanda.
Los habitantes del autobús que en ese momento la rodean miran a la madre joven rubia con estupefacción.
(Madre joven rubia): - NO, vamos a ver!!! Sí, sí, aún es blanda, pero no tanto Mamá!! Que no te enteras!
Vamos a ver! Es así blandita de esa que se pega, pero no líquida, líquida, como he hecho esta mañana.

(Pensamiento de Cripema): - NO, no puede ser…. Soy muy retorcida…Deben estar hablando de otra cosa…
(Madre joven rubia): - Vale, vale. ¡Si ya lo sé, Mamá! Ya sé que tengo que comer arroz. Mi suegra nos ha hecho de comer arroz hervido, con eso seguro que a la noche ya la hago mas dura que si no a este paso se me va a escurrir por el camal!!!
……….
La campaña del Ayuntamiento proponía dejar el coche en casa y utilizar el transporte público. Yo que soy una buena ciudadana he venido haciéndolo durante unos meses… pero creo que a partir de mañana, volveré a los atascos…

4 comentarios:

aprilia dijo...

Yo también suelo apostar por el bus, entre otras cosas porque me meto 100 km entre pecho y espalda todos los días para ir a trabajar desde hace más de siete años (acabo un poco harta del cochecito), pero sobre todo por lo que implica aparcar en el centro...y porque sí, así puedo beber lo que quiera sin tener esa rémora en el cerebro de "tienes que coger el coche", pero estoy de acuerdo contigo. Cada vez se hace más difícil. ¿no te ha saltado la pista de emergencia? jeje Hoy a mi me ha pasado en el trabajo (lo de la pista de emergencia) me encontraba en medio de una conversación totalmente absurda e intrascendental (de esas del cigarrito en la calle con las compañeras)y la he oido, y lo mejor de todo es que he empezado a canturrearla. "I´m so lucky lucky..i´m so lucky lucky..

vainilla dijo...

impresionante....

Micropene dijo...

Kill 'em all!!!

Chiringui dijo...

Dame su movil...