jueves, febrero 15, 2007

Esta mañana,...

...cuando venía hacia el trabajo me he echado unas carcajadas a cuenta de la inspiración de algún gracioso.
Ya comenté no hace mucho que por mi trabajo aparco dentro del puerto, y allí había estacionado un camión ruso (lo sé por la matrícula y porque la caja del trailer iba rotulada con caracteres orcos, ¿o eran cirílicos?). Y resulta que gracias a ese gracejo tan de aquí, que identifica infundadamente a los profesionales del volante, más concretamente a los que pasan mucho tiempo fuera de casa desempeñando rutas internacionales (en este caso transcontinental), con unas esposas algo casquivanas, que al parecer no tienen intención de imitar a Penélope, que tejía de día y destejía de noche para alejar a los moscones mientras regresaba a Ítaca su querido Ulises; pues decía (que me enrollo), que algún chistoso aprovechó el espeso polvo de la carrocería del vehículo, acumulado a través de toda la vieja Europa, para escribir con su dedo en la parte de atrás un enorme pero escueto: "CORNUDO".
Y tras las primeras carcajadas, la máquina de palomitas me ha proporcionado nuevas risas al traerme a la memoria una cosa que leí hace mucho tiempo en uno de esos diccionarios de coña que escribían los irrepetibles Tip y Coll, y que me hizo mucha gracia en su momento (vaya usted a saber por qué... ). Una de las primeras entradas de la letra "C" decía: Carbón = Cronudo.
Precaución, amigo conductor.

2 comentarios:

Gilito dijo...

Pues fijate qué cosas! Buscando una imagen con la que ilustrar este post me he encontrado con otro blog que exponen autenticas obras de arte realizadas sobre parabrisas sucios:
http://elbafle.blogspot.com/2006/08/arte-en-el-parabrisas-sucio.html

Mr.Celofan dijo...

Cuanta sabiduría hay en el polvo del camino.