miércoles, abril 11, 2007

El Peatón Fantasma


La burra ya es mía oficialmente. Pero ahora resulta que nadie me la quiere asegurar, por la simple minucia de que la antigüedad de mi permiso para pilotar motocicletas es negativa: me lo darán la semana que viene, con suerte. Me examino pasado mañana, viernes, de la parte práctica de toda esta historia. Así que, por favor, deseadme mucha suerte, porque ayer dí mi primera clase y, en fin...

He de aclarar que nunca, repito NUNCA, había conducido una moto antes de ayer (viajado en ella sí), ni siquiera un cilomotor, por lo que creo que he confiado demasiado en mis dotes de autista, al inscribirme al exámen tan pronto. Aunque la profesora le dijo a mi "amiga" que no se me daba nada mal para ser la primera vez (quizás lo dijo justo antes de alguna de las dos veces que casi la embisto, y que ella, para no tensionarme más, supongo, capeó con un "es culpa mía, que me he puesto enmedio" (!?)).

Pero lo gracioso es que la moto de la que ya soy flamante propietario, por una de esas carambolas absurdas de mi vida, resulta que es un pedazo de armatoste infernal, requetetuneado y Dios sabe cuán trucadas sus entrañas, que en mis manos podría ser un arma de destrucción masiva si no fuera por el empeño de las autoridades viales en caparme el misil balístico hasta convertírmelo en un tractor albanokosovar. Y sí, es de esa marca norteamericana que estáis pensando, pero no me miréis así que ha sido una verdadera ganga (Gilito puede dar fe). Además ése era un requisito indispensable para pertenecer a "los muchachos". La verdad es que toda la historia es rocambolesca desde su génesis y quizás me decida a escribir una soporífera saga nórdica de las mías al respecto; pero es que ahora voy de culo.

La cuestión es que con un poco de potra, de aquí a nada, dejaré de ser el Peatón Fantasma, para pasar a ser un fantasmón, sí, pero motorista; como los dioses de Milwaukee mandan.

Y no me quería despedir sin enviarle antes un beso muy grande a Raquel, que me ha dicho un pajarito muy guapo, que nos lee.

Ráfagas, uves y caballitos capados para todos.

4 comentarios:

vainilla dijo...

Suerte para el examen y para lo que no es el examen, que no estás tu acostumbrado a llevar nada entre las piernas

Harry dijo...

Suerte en el exámen. Manda huevos tener que llevar capada una máquina de semejante calibre, pero qué se le va a hacer!...
A esperar 2 añitos.

Si cateas no te preocupes, no serás el único que suspendió el práctico la primera vez.
Mira que es estrecho el pasillo ese!

Mr.Celofan dijo...

Que miedo me das.

Si no te aseguran haz como muchos, sin seguro.

Entonces si que serás un tío chungo de verdad.

Cada vez que veo el trailer de " Cerdos Salvajes " por la tele me acuerdo de tí.

Gilito dijo...

jajajaj que humillante... mira lo que te dicen Micropene !!!