viernes, mayo 18, 2007

La clave de nuestra economía

Ni el empollón de Montoro con sus advertencias sobre la inviabilidad del actual sistema de pensiones; ni las predicciones catastrofistas (que, por desgracia, luego se han cumplido) de Rodrigo Rato sobre el previsible redondeo del euro y la picaresca para con su uso; ni cualquier otro sesudo estudio de macroeconomía pasado, presente o futuro podría ilustrar mejor el problema de incompatibilidad del talante ibérico con el ahorro, que la siguiente conversación, escuchada por un servidor no hace mucho a las puertas de un lúgubre bar de polígono industrial (leánse todos los personajes con voz cazallosa y achispada):

(Mal ahorrador ibérico nº 1): "Que no me déis nada, que he dicho que invitaba yo".

(Mal ahorrador ibérico nº 2): "Pero hombre, toma. Que tu has dicho que pagabas los "cacharros". (= combinados de bebida alcohólica + refresco. Para ustedes, cubatas).

(M.A.I. nº 1): "¿Te quieres estar quieto ya? Eso es aparte. He dicho que invitaba yo, y he invitado. Y luego los "cacharricos" también.

(M.A.I. nº 3): "Bueno, pero luego yo pago otra ronda".

(M.A.I. nº 2): "Pues yo otra".

O sea, que lo que se hubiera arreglado pagando cada uno su café (¿carajillo quemado, quizás?), seguro que por un mal entendimiento patrio de conceptos contables como el medio y largo plazo, los números rojos o la morosidad; acabaría como el rosario de la aurora, ronda va, ronda viene, en el puticlub Liberty (sito en el mismo polígono, por cierto. Y por su aspecto exterior, no menos lúgubre que el bar).

Así nos va la economía. (
Y mira quién lo dice, Mr. "Otra-Ronda-Que-He-Cobrao"...).

2 comentarios:

Mr.Celofan dijo...

Me encanta este nuestro país.

vainilla dijo...

Así vamos todos...de culo