martes, junio 12, 2007

El club del suicidio

El pasado fin de semana vi la desasosegante película japonesa Suicide Club. El film es toda una cumbre del mal rollo, que decepcionará a los que esperen una película de terror nipón al uso y no encuentren en ella los típicos sustos predispuestos por una banda sonora del género. De hecho, toda la música que suena a lo largo del metraje resulta francamente desconcertante, por inesperable.

La película, aunque no tiene ni pies ni cabeza, es todo un alarde de imaginación oriental (entiéndase retorcida), y contiene momentos realmente delirantes en unos ambientes malsanos y enfermizos (¡toma redundancia!).

El final ya es caso aparte, y se te queda un mal cuerpo y una cara de tonto, que nos tragamos estupefactos los títulos de crédito hasta el último, sin que nadie fuera capaz de moverse para darle al botón de stop.

Realmente la película es un dislate y una mierda, pero si logras conectar con el yuyu general que transmite, puedes pasar un buen mal rato; que de eso se trata en este tipo de cine, ¿no?, de pagar por sufrir.

Por cierto, ¿qué les pasa a los chinos con los teléfonos, que no hay película de éstas en la que el dichoso aparato no tenga un papel protagonista? ¿Tanto miedo les dan?

4 comentarios:

Cripema dijo...

Arregla la moto y dejate de peliculitas de chinos... que así me llegas los lunes!!
Que ha llegado el verano y nos esperan los aguasales!

Chiringui dijo...

últimamente en asi están cocinando cada mierda de peli...

Chasky dijo...

A mi las pelis japos de miedo me parecen todas iguales.

Mr.Celofan dijo...

Para mal rollo el de Takashi Miike.