miércoles, junio 13, 2007

Ya huele a pólvora

Ayer pasé a visitar a mis padres, y cuál no fue mi sorpresa que allí estaba el clan casi al completo, haciendo entre carcajadas los últimos arreglos del ensayo general para lo que voy a explicar a continuación.

Ya comenté una vez que mi querida hermana pertenece a la comisión organizadora de una de las Hogueras de esta ciudad, que celebrarán su fiesta grande la semana que viene. Y ahora anda muy liada con los últimos preparativos, entre los que se cuentan el de haber enredado a buena parte de sus hermanos, a una cuñada y a su sobrino de 6 meses para que se sumen al desfile inaugural del sábado. Y ese desfile han de hacerlo debidamente ataviados con el traje tradicional de esta tierra; y con lo aparatosos que suelen ser estos ropajes ya os podéis imaginar el follón que tenían liado allí de faldones, fajines de húsar, espardenyas huertanas, y un largo etcétera de esas prendas tan modernas, y sobre todo tan fresquitas para el calor levantino de mediados de Junio.

Y allí estaba yo, cachondeándome del espectáculo textil regionalista, cuando uno de mis hermanos, harto ya de mis chanzas, me retó a que no tenía huevos para salir con ellos en el pasacalles. Y como esa maldita frase suele ser la antesala de la mayoría de embolados en los que me acabo metiendo, pues ahora mismo está buscando mi hermana un par de trajes más para mi señora y servidor (a los que no nos lo había propuesto desde el principio porque, conociéndome, daba por hecho que no estaría interesado en absoluto en algo así. Como ya hizo el miembro más joven del clan, que rechazó amablemente la invitación y al final será el único hermano que no pase el trago el sábado, ya que su condición de metrosexual se lo impide y probablemente preferiría que le abrasaran los ojos como a Miguel Strogoff antes que tener que verse desfilando en público disfrazado de esa forma).

Así que si nada se tuerce y las gestiones de mi hermana dan sus frutos (cosa que no dudo), el próximo sábado 16 de Junio a partir de las 20:30 h. mi mujer y yo desfilaremos por las ramblas de esta ciudad, vestidos de esta guisa que luce la pareja de la foto. (Del bailecito no se ha hablado, pero a eso sí que me negaré en rotundo llegado el caso. Y el tipo de abajo no luce el bonito pañuelo pirata que nosotros sí tendremos que portar, aunque algunos ya se han decantado por la aceptada modalidad de anudarlo en torno al cuello).


3 comentarios:

vainilla dijo...

No vayas a la ofrenda. Yo fui de pequeña 2 años consecutivos y aún me duelen los pies. Además llegué sin flores porque las iba tirando al público por el camino y una mayorala de esas me echó la bronca. Que trauma fogueril... Lo que deberiamos hacer este verano es ir al desembarco de la Vileta

Gilito dijo...

Tu lo que tienes es un cuajo...

Mr.Celofan dijo...

No tienes huevos a marcarte el bailecito, compadre.