miércoles, octubre 24, 2007

La Paciencia es la madre de la Ciencia

La primera vez que pude ejercer el derecho al voto, me estrené con unas elecciones generales. Corría el verano de mil novecientos noventa y tres y coincidió con los exámenes finales de mi primer año en la universidad.

No sé si por estudiar en una facultad donde se escuchaban tantas estupideces entre el alumnado en cuestiones de política (y la verdad, que también en otras muchas cuestiones) o por haber descubierto la gestación y magnitud del Derecho Constitucional, decidí leerme los programas electorales de varios partidos (incluido el del PP) para ejercer un derecho al voto responsable y con conocimiento de causa, o mejor dicho, de programa.

En aquella época se podría decir que me interesaba la política y estaba atenta a las noticias, a lo que decía un ministro sobre tal o cual tema o si había un proyecto de ley en marcha etc.

Aunque siempre he seguido votando porque lo considero un deber y una responsabilidad, de pronto un día (no sé cúal, ni cómo, ni dónde) al leer el periódico, pasaba las paginas donde aparecían cuestiones políticas sin leerlas y hacía zapping cuando aparecía un político en la tele.
No diré que la "política" dejó de interesarme (porque sería decir que me da igual que decidan por mí cosas que me pueden afectar en el día a día) pero simplemente me cansé de escuchar las mismas cosas con diferente color y de que a veces no supieras si estabas viendo el telediario o Tómbola. Sucedió sin demasiada acritud y con muy poco interés.

Tal vez sea triste pero es que "yo estoy con los helenistas " en eso de que la política ha de ser moral y la moral remite al Bien, entendido como "el principio de todos los principios" al que se llega a través de la inteligencia.

Y sinceramente, tal y como están las cosas no veo yo ni mucha moral ni mucha inteligencia.

Y todo esto me ha venido a la cabeza, porque ayer no hice zapping (y ahora me arrepiento) y me quedé escuchando a un señor con traje que debe ser importante que hablaba de que tiene un primo que es científico, que nadie le podía garantizar el tiempo que hará en Sevilla y que dentro de 300 años no sabe que va a pasar.

Y yo me pregunto (al hilo de lo que decían los helenistas): si la virtud es ciencia, y el malo es el ignorante...
¿Quién es el malo? ¿Rajoy o su primo?

6 comentarios:

vainilla dijo...

Lo raro es que no dijera que la culpa del cambio climático la tuviera Zapatero, me refiero al primo, claro.

Gilito dijo...

Sólo se que mi amigo Xavi se va a forrar haciendo bolos de su nuevo espectáculo "Canvi Climatic Circus"...

Http://www.potdeplom.com/canvi

Gilito dijo...

Rajoy también tiene un cuñado
por Pancho Tristán

Además de un primo que le aconseja sobre cambio climático, Mariano Rajoy también tiene un cuñado. Y si no fuese por su breve paso por la delegación de una constructora en Pontevedra, la historia de Manuel Fernández Balboa sólo tendría parangón en Silicon Valley: habría pasado de ser becario a ocupar un puesto de dirección como gestor de las cuentas multimillonarias de una entidad pública.

Fernández Balboa, cuñado del líder de la oposición, firmó el 1 de marzo de 2001 un contrato como responsable económico-financiero de la Fundación Cidade da Cultura de Galicia. Percibiría por su trabajo 42.000 euros al año. Tenía 29 años, un título universitario, un máster MBA en Marketing y una exigua experiencia profesional. Y se iba a ocupar de las finanzas del ente gestor de un proyecto cuyo presupuesto superaba en aquel momento los 108 millones de euros y que hoy acumula desviaciones superiores al 300%.

Fernández Balboa comparecerá hoy ante la comisión creada en el Parlamento de Galicia para investigar la evolución del proyecto de la Cidade da Cultura desde 2000 hasta hoy. Ideada en tiempos del Ejecutivo Fraga, la Cidade da Cultura es un espectacular complejo arquitectónico que, según sus impulsores, había de reubicar a Santiago y Galicia en el mapa cultural del mundo.

Micropene dijo...

Recuerdo unas declaraciones de ese ente corpóreo que responde al nombre de Alex Ubago, en las que afirmaba que nunca había escrito ni escribiría una canción sobre temas políticos porque no le interesaban las cosas que no le afectaban a su vida (?!).

Lo de Don Mariano va en esa misma línea: que todo Cristo se echa las manos a la cabeza con los últimos informes certificando cómo estamos jodiendo el planeta, él dice que no pasa nada... que ya si acaso si eso, envía a su primo con 10 amiguitos científicos a analizar eso del cambio climático, y a hostias le quitan la tontería.

Guile dijo...

Muy Bueno Gilito, y, Cripema, yo añadiría que probablemente estuviera pedo, porque como su amiguito el del bigotillo, a ellos nadie les dice lo que pueden beber correr o desvariar, si en el fondo son unos rebeldes y además republicanos como mi querida Espe.

prospero dijo...

Bueno, pues yo voy a hacer de abogado de diablo. Por qué? Pues porque yo soy uno de esos que se cuestionan si esto del cambio climático (algo incuestionable, ya que el clima ha cambiado a lo largo de la historia) es consecuencia de la actividad humana. Ojo, con esto no quiero decir que no se deba cuidar el medio ambiente, hacer un consumo responsable, en definitiva respetar nuestro planeta... Lo que quiero decir es que me sorprende el clima pseudo-religioso y político que suscita este tema, ya que por el mero hecho de dudar de la palabra de San Al Gore y no comulgar con su nueva religión, te conviertes en un 'negacionista' (utilizando la misma palabra que denomina a aquellos que niegan el holocausto nazi). No veo por qué no pueden existir puntos de vista diferentes sobre este tema: http://foro.loquo.com/viewtopic.php?t=69198&highlight=
Pues ale, ahí queda :P saludos a todos!