jueves, enero 31, 2008

Francesc Camps: ni sabe, ni contesta

Aquí ya lo sabíamos, pero los de "Caiga quien caiga" no se podian creer la habilidad del honorable Francesc Camps para eludir las preguntas de los periodistas.

Aquí el video



Otra perla más proveniente de INFO-TV, una televisión local de Valencia que no es del agrado del Sr. Camps...

miércoles, enero 30, 2008

Roza2

Bueno, pues resulta que por fin una disfuncionaria me explica la movida. La muchacha parecía como alterada y pensé que o bien yo la ponía nerviosa o que la historia era tan estúpida que se le atascaban los hechos en la garganta, que se le atragantaba la astracanada que tenía que comunicarme. Luego Cripema despejó el misterio aclarando que se debía tratar de no sé quién, que trabaja en ese organismo como extorsionista municipal y que nos conoce del instituto (y eso explicaría sus nervios, si llegó a reconocerme).

La cuestión es que en Mayo del 2006 un agente de la (¡su!) ley decide unilateralmente que no me he detenido "suficientemente” (literal) en un paso prioritario (incomprensiblemente no especifica si se trataba de un stop, un ceda el paso o un semáforo en rojo; o al menos no se me quiso informar). Le digo que a mí nadie me multó en esas fechas por nada parecido y me explica que los agentes tienen la potestad de no interceptar al infractor si para ello deben poner en riesgo al resto de usuarios o perjudicar la fluidez del tráfico. O sea, que si el puto patrullero Mancuso se aburre esa mañana y te ve pasar en tu coche, todo feliz con tu cara de gilipollas recién saldio del curro, y por lo que sea (anoche discutió con la parienta, el domingo perdió su equipo, etc…) te echa el ojo; pues que sepas que puede complicarte un poco la vida sin necesidad de despeinarse. Te puede dar por culo sin pedirte siquiera que te bajes los pantalones. Simplemente apunta tu matrícula y te casca una multa porque considera que al detenerte has rebasado un poco la línea, o no has llegado a parar completamente el coche al llegar a un stop. Porque si nos ponemos estrictos, con la (¡su!) ley en la mano, no se salvaría ni Cristo (que arrastró la cruz por el Gólgota sin atarle un trapo rojo para señalizar la viga al resto de usuarios de la vía crucis. Jajaja… perdonad que me ría de mis propias chuminadas, pero reconoced que ahí he estado medianamente inspirado…).

Le digo todo esto mismo (menos lo de Cristo, claro) a la tipa ésta y me dice que es la palabra del agente contra la mía, pero la corrijo y le hago ver que es su palabra contra el silencio, porque yo no había podido ejercer mi voz hasta ese momento, a toro pasado, ya que la primera noticia de todo este tejemaneje me la acababa de dar una hora antes un simpático cajero automático. Y esto nos lleva a la cuestión principal:

¿Por qué no he recibido ningún tipo de aviso de esta infracción?

Porque han sido enviados a mi antigua dirección. Pero tan antigua que ya he vivido en otras 3 casas distintas desde que me mudé de allí.

Y yo le digo que cómo es posible esto si yo estoy actualizado desde hace tiempo en la D.G.T. y me han llegado a mi nueva dirección otras multas y sanciones (retirada por positivo en alcoholemia incluida; que recibí por providencia de apremio, por cierto) e incluso me enviaron el carnet de moto a casa por correo.

Y recibo la respuesta más absurda que podía esperar: porque YO había informado a tráfico de MI cambio de domicilio, pero no el del vehículo. Y yo ahí ya perdí la calma y le dije que por qué coño iba un propietario a informar a la Dirección General de TRÁFICO de un cambio de domicilio si no va a afectar eso al vehículo, que es lo que uno inocentemente cree. ¿Para qué cojones me iba yo a desplazar hasta TRÁFICO, y hacer cola, para contarle al disfuncionario de turno que me cambio de casa, si no es para que quede constancia de esto a todos los efectos relacionados con el TRÁFICO (vehículo incluido)?. La ataqué preguntándole que cómo coño puede cambiar de domicilio un propietario y su vehículo no; que lo mismo se quedó el coche viviendo en la casa antigua, regando las plantas y bajando a comprar el pan él solito. Por que de ser así, el muy cabrón ya me podría haber advertido de que tenía una carta de Vds. en el buzón, etc... etc...

Y la tía allí agobiada con mis gilipolleces, o por recordar alguna judiada del insti. Pero llegó un momento en que, con una maniobra de pinza, la obligué a reconocerme que todo aquello no tenía ningún sentido. La obligué a admitir ante los presentes en la sala que ya que todo el sistema administrativo es tan escabroso y poco práctico para el ciudadano, que al menos ellos, los disfuncionarios, deberían facilitarnos un poco los fatigosos trámites: yo qué sé, por ejemplo que cuando uno va tan incauto a informar a tráfico de que se muda (insisto: dando por hecho que entenderán que su vehículo también, y que por eso mismo se ha dirigido uno al organismo que dirige el tráfico), pues que la disfuncionaria vial tenga la atención de decirle: “Perdone, caballero, supongo que si Vd. ha venido a nosotros a informarnos de sus nuevos datos, es porque es propietario de algún vehículo, ¿verdad? Sí, claro; porque si no ¿para qué iba Vd. a contarnos su puta vida aquí? Bien, pues resulta que para nosotros el que Vd. como conductor, pero también como propietario del vehículo (o los vehículos en casos afortunados), se mude no significa que ellos (los vehículo) lo hagan también con Vd. Sí, sé que suena ridículo, porque dónde iban a vivir los coches si la gente no se los lleva a sus nuevos hogares, ¿verdad?; los pobrecitos, ¿debajo de un puente? Pero lamentablemente esto es así, por lo tanto le sugiero que aproveche esta visita (y estas horas de cola) para solicitar también el cambio de domicilio de su/s vehículo/s. ¿Verdad que sí? ¿Ve?, ya está, arreglado, con esto la familia permanece unida y no desestructuramos ninguna flota y le evitamos a Vd., querido ciudadano apaleado, sorpresas desagradables en el futuro por su poca previsión en asuntos oficiales y por dar por hecho que el sistema en el fondo funciona".


¿Es mucho pedirle esto a las personas sobre las que se sostiene la organización administrativa de un estado habitado por más de 40 millones de personas físicas con todos sus papeleos y follones? Pues al parecer sí y, como buen leguleyo que soy, en un intento desesperado de acogerme a cualquier cosa para arremeter contra el sistema (se me pasó por la cabeza encomendarme la quinta enmienda, que me sonaba de los telefilms del mediodía), creí recordar que ellos tienen un plazo legal para notificarte (certificadamente) este tipo de estafas institucionales; pero alegó en su defensa que mi sanción había salido publicada tal día de tal mes del 2007 en el Boletín Oficial de esta nuestra Comunitat Valenciana, y que una vez hecho público se da por enterado al interesado porque -pásmense- todos los ciudadanos deberíamos leerlo puntualmente ya que es el medio que emplea el estado para informar de sus tejemanejes a los ciudadanos que se preocupan por estar al día de lo que se cuece oficialmente. Le dije que por supuesto yo leo siempre y con mucho inetrés el B.O.E., justo después del As, pero antes de El Caso (para desquitarme un poco), pero que precisamente ése día se me debió pasar comprarlo.

La cuestión es que me jodo y no es que pague, es que ya me lo habían levantado sin yo enterarme, así que le digo que quiero recurrir y me contesta que estoy ¡fuera de plazo! Insisto que quiero ejercer al menos mi derecho a la pataleta y les obligo a aceptarme en el registro una perorata de página y media despotricando sobre lo irracional que resulta el caso. Sabiendo que no iba a servir de mucho y que el caso ya estaba perdido de antemano, al menos me despaché bien a gusto sobre esta buRRocracia que nos toca sufrir.

jueves, enero 24, 2008

Mis roces con la autoridad

I fought the law and the law won” [“Luché con la ley y la ley ganó”] The Clash

(Sirva este post para salir al paso de las absurdas acusaciones de mis propios compañeros de partido, que aun sabiendo perfectamente las verdaderas razones de mi reciente silencio (mi único acceso a la red es desde mi puesto de trabajo, y últimamente voy de culo y cuesta abajo) prefieren especular con intenciones ocultas. En fin...).



Desde que tengo edad legal siempre he tenido una facilidad natural para caerle mal a la Autoridad (así, con mayúscula y como ente abstracto), y más concretamente a sus cancerberos. Valgan como prueba dos simples ejemplos muy recientes:

Este pasado sábado el hado nos dejó una preciosa perrita abandonada en la puerta de casa. En vista de la desnutrición y el mal estado general de revista, dedujimos que había sido abandonada recientemente. Al tratarse de un cachorro contemplamos la posibilidad de que tratara de un regalo navideño indeseado, que al constatar con el paso de las semanas que está adquiriendo unas proporciones caballunas (es cruce de braco, dogo y no sé qué más) y que zampa como un tiburón, pues le hicieron lo que ella nunca te haría: dejarla tirada (como un perro) en algún camino de la zona.

Pero el hado tuvo el acierto de, entre todas las puertas de la urbanización, hacer que sus patas desfallecieran justo en la verja de entrada de la vivienda de Santa Francisca de Asís y sus muchachos. Quizás no fue causalidad y fue una elección consciente del animal, atraído por el rugir de la jungla (esa escandalera producida por la convivencia, en un mismo hábitat, de cánidos, felinos, aves, galápagos, roedores, insectos y vertebrados superiores; que se ha ganado el nombre de Zoo de Nairobi).

Así que, como buenos santos, dimos de beber a la sedienta, de comer a la hambrienta, y le quitamos en la bañera el kilo y medio de mierda que llevaba encima. Pero, como ya comenté que el vecino de enfrente es policía, cuando llegó y vio la nueva pieza del zoo, quiso aguarnos un poco la fiesta, y empezó a decir que quizás no lo habían abandonado y que lo mismo se había escapado y alguien la estaba echando mucho de menos. Nos dijo que habría que llamar a la Brigada Azul y no sé cuántas cosas más. Y yo diciendo: “Sí, sí, claro…”. Y tal y como nos damos la vuelta le dije a mi familia (quizás en un tono demasiado audible): “Ni Brigada Azul ni leches, ésta perra ya no sale de aquí. Si se le ha escapado a alguien, que hubiera prestado más atención en su cuidado”. Y entonces observo, que unos segundos después de decir esto, el vecino se vuelve a subir en el coche (acababa de llegar) y se marcha misteriosamente. Y escamado le pregunto a su mujer que a dónde va. Y me dice que como está viendo que no estamos ilusionando demasiado con la perra, y luego no quiere que nos llevemos un chasco si aparece alguien reclamándola, se ha ido al trabajo a por un aparato de ésos que llevan ellos en los coches patrulla para leer el chip de los perros que se encuentran por la calle, para poder devolverlos a sus dueños en caso de fuga, o poder denunciarlos en caso de abandono. Y yo pienso que por qué no tendré la boquita cerrada, especialmente en presencia de agentes de la ley.

Felizmente, y como ya imaginábamos, no había ningún chip y viendo que nadie había pegado carteles por la zona echándola en falta, pues la llevamos al veterinario, se le hizo una revisión a fondo, desparasitado preventivo, vacunación general y, entonces sí, la bautizamos y se le puso un chip a nombre de su nuevo am[ig]o: un servidor, que está que no caga con su niña.

Quien es capaz de abandonar a su suerte a una criatura así, seguro que tiene el corazón más oscuro que el pelo de su víctima.


Cambiando diametralmente de espectro de onda: ayer por la mañana voy a sacar dinero del cajero y observo que mi saldo ha descendido sin motivo aparente. Indago y descubro que me han soplado 46 y pico euros en concepto “Embargo”. Entro en cólera y pido explicaciones en la sucursal, que me remite al ayuntamiento (porque tiene toda la pinta de una multa), pero decido ir directamente al puto Suma, el brazo ejecutor del cobro de las extorsiones e impuestos revolucionarios institucionalizados.

Si cada vez que he estado allí hubiera cogido uno de sus caramelos, ya habría montado una fábrica como la de Willy Wonka, pero el logotipo del Ministerio de la Usura estampado en el envoltorio mantiene mi mano alejada de la cesta, no sea su tacto me produzca urticaria en mis dedos de mal pagador. Supongo que ponen a tu disposición estas golosinas para que te metas algo en la boca a falta de esos proscritos cigarrillos tranquilizadores, y evitar así temibles subidones de nervios (ya se sabe la mala hostia que pone pagar multas y sanciones, y encima con recargos y amenazas. Yo mismo me hubiera fumado una buena docena de pitillos mientras esperaba resoplando y mascullando improperios; y le hubiera apagado otros tantos en la frente al tipo que me atendió). La cuestión es que allí me acaloro de nuevo y me despachan a la Unidad de sanciones del Ayuntamiento, donde me explican la increíble historia. Abrid bien los ojos porque es de las que cuestan de creer (vamos, de ésas mierdas que me pasan a mí constantemente):


Resulta que la burocracia de nuestros organismos oficiales es tan incomprensiblemente torpe y kafkiana, que en pleno siglo XXI, inmersos como estamos en la era de la informática, donde la transmisión instantánea de datos permite compartir archivos con cualquier rincón inencontrable del planeta donde se disponga de acceso a la red de comunicación; pues las bases de datos de los distintos estamentos públicos resultan ser compartimentos estancos e independientes, que no es que no compartan las actualizaciones y correcciones que van haciendo los ciudadanos en cada una de ellas, no; es que encima parece que estén a la gresca y se obstaculicen y oculten información para acabar pagando el pato los de siempre: el miserable ciudadano de a pie, mártir de toda la incompetencia administrativa de sus instituciones.

¿Cómo se entiende que, a pesar de la persecución, pederastas de todos los confines del mundo compartan discos duros clandestinamente, y sin embargo, si tú notificas en el padrón de tu pueblo que te has cambiado de casa, éste no sea capaz de volcar esa información al resto de organismos oficiales? O al menos que asuman y te informen que son tan primitivos y cerriles que tendrás que ser tú el que vaya físicamente, mostrador por mostrador, avisando de tu nueva dirección. Porque resulta que aunque te hayas tomado la molestia de informar a todos los sitios que se te puedan ocurrir: ayuntamiento, jefatura provincial de tráfico, agencia tributaria, catastro, censo electoral y la madre que los parió a todos; resulta que no basta, que quizás te dejaste alguna ventanilla por visitar y por ahí te la meten doblada. Como me la metieron a mí ayer.

Pero ya seguiré en otro momento, que esto se alarga demasiado.

¿COMO SE DISEÑAN LAS COSAS?

Otro email curioso que me ha enviado un compañero, técnico de una sala teatral

Nota: Micropene está apoyando la huelga de guionistas americanos y no escribe nada hasta que no cobre el próximo talón de Google Adds. Esto es una solución de emergencia

¿CÓMO SE DISEÑAN LAS COSAS?

Cuando vemos el trasbordador espacial en la torre de lanzamiento, podemos apreciar los dos depósitos auxiliares de combustible adosados al principal.

Estos se fabrican en Utah por la empresa Thiokol. Los ingenieros que los diseñaron hubieran preferido que fueran mayores, pero estos depósitos se tenían que transportar por tren hasta la base de lanzamiento. La línea férrea entre la fábrica y Cabo Cañaveral cruza las Montañas Rocosas a través de un túnel, que no permite el paso de depósitos de mayor tamaño.

Pero, ¿por qué el túnel tiene estas dimensiones?
Porque la anchura de los túneles viene determinada por la anchura del tren y éste, a su vez, tiene relación directa con la separación de los raíles. La distancia estándar entre los raíles de la vía del tren en Estados Unidos es de 4 pies y 8,5 pulgadas (unos 1,4 metros). Esta es una cifra particularmente extraña.

¿Por qué se adoptó esta medida?
Porque los ferrocarriles norteamericanos se construyeron igual que los británicos por ingenieros ingleses, que pensaron que era una buena idea ya que permitiría usar locomotoras inglesas.

Muy bien, pero, ¿por qué los ingleses los construyeron de esta forma?
Porque las primeras líneas de ferrocarril fueron diseñadas por los mismos ingenieros que construyeron los tranvías, que ya utilizaban esta misma medida.

Pero, ¿por qué esta distancia?
Porque los constructores de tranvías eran los mismos que anteriormente construían carros y utilizaban los mismos métodos y las mismas herramientas.

Pero, ¿por qué los carros utilizaban este estándar?
Porque en toda Europa las roderas en los caminos estaban ya marcadas y cualquier otra medida hubiese causado la rotura de los ejes de los carros.

Claro, pero, ¿por qué los caminos tenían la misma separación entre las roderas?
Porque los caminos se remontaban a los tiempos de los romanos y se hicieron para facilitar el desplazamiento de las legiones.

Pero, ¿por qué los romanos adoptaron esta medida?
Porque los carros de guerra romanos estaban tirados por dos caballos.

Los caballos galopando uno al lado del otro debían tener la suficiente separación para no molestarse. Con el fin de mejorar la estabilidad del carro, las ruedas no debían coincidir con las pisadas de los caballos y a la vez no estar demasiado separadas para no causar accidentes cuando dos carros se cruzaran.

Hemos encontrado nuestra respuesta a la pregunta inicial. La separación entre los raíles del ferrocarril norteamericano (1,4 metros) viene determinada porque 2.000 años antes, en otro continente, los carros romanos se habían construido en función de las dimensiones del culo del caballo.

PRIMERA CONCLUSIÓN

Una restricción en el diseño del medio de transporte más rápido del mundo, el trasbordador espacial, viene determinada por el ancho del culo del caballo.

SEGUNDA CONCLUSIÓN

La próxima vez que veamos unas especificaciones técnicas y nos preguntemos si se han hecho con el culo, la respuesta es: SI

martes, enero 22, 2008

Día Mundial del Hombre

Reproduzco un email de esos que te envian los amigos con el fin de hacerte una gracieta. Pues este me ha hecho risa:
Cada 14 de Febrero los hombres tienen la oportunidad de demostrar su amor a su media naranja ofreciendo flores, chocolates, cenas románticas, películas de amor o todo lo que una mujer puede encontrar romántico. Para los tíos... nada. Hay que admitirlo; no hay ningún día especial donde las mujeres pueden demostrar su aprecio. Por eso se ha creado una nueva fiesta, el día de: CHULETÓN Y MAMADA. Simple, eficaz y explícito... este día ha sido creado para que las mujeres puedan demostrar su amor por el hombre de su vida. Nada de cartas, ni de flores, ni noche especial en la ciudad, ni baile sudamericano... es muy simple, un buen chuletón y una buena mamada.

¡Eso es todo! Estos días combinados, San Valentín y el día de Chuletón y Mamada, nos van a llevar a una nueva era de amor donde todos los hombres se esforzarán para hacer del 14 de Febrero un día inolvidable... para asegurarse un buen día del chuletón y la mamada. La idea está lanzada y como todas las ideas nuevas hay que hacerlo circular para crear un efecto de bola de nieve, así que hacedlo circular a ver si hacemos crecer el amor y la paz en este mundo de locos. Además, al no ser una celebración auspiciada por multinacionales, ni por grandes superficies comerciales a fin de incrementar sus ventas, no deberían producirse reticencias, aunque todos conocemos a las mujeres...
Atentamente. Comité por la instauración del 18 de diciembre como día mundial del chuletón y la mamada.

Nota de un crítico:
Muy Señor Mío.
Su sugerencia a propósito de la festividad del 18 de Diciembre me parece absolutamente soez y una falta de respeto para la sensibilidad de muchas personas que no compartimos sus brutales aficiones. ¿Es que todos los hombres somos animales? ¿Es que no pensamos sino en los instintos más bajos? No, señor mío. No todos somos como Vd. Por ello, yo propongo que haya alternativas también para la gente más civilizada:
DÍA DE LA LUBINA AL HORNO Y LA MAMADA
DÍA DE LOS LOMITOS DE MERLUZA Y LA MAMADA
DÍA DE LA ENSALADA DE BOGAVANTE CON HONGUITOS DEL TIEMPO Y LA MAMADA
Desde luego, es por gente insensible como Vd. por lo que los hombres tenemos la fama que tenemos...
PD. He encontrado un video y todo

miércoles, enero 16, 2008

La singular historia del Bimbo alcoyano




Esta es una de esas historias de mi pueblo que tanto gustan a Borraska y a mi. Historias de emprendedores con visión, buenas ideas, un poco de suerte y mucho morro, con final feliz pero ma non troppo. Está publicada en un libro que edito el Periódico Ciudad de Alcoy, titulado - como no podría ser de otra manera- "Made in Alcoy".




La marca Bimbo para el llamado pan bombón o de Viena la adoptó Antonio García Sáez, entonces responsable de la popular panadería Blayet de la calle San Francisco, a mediados de la década de los años cincuenta. El logotipo lo había encontrado Antonio en una revista que se publicaba en México, le gustaron y encargó a Rafael Abad Segura un diseño adaptado que utilizó para un tipo de pan que fabricaba en su horno. El reclamo publicitario lo patentó Antonio García para toda España. El pan Bimbo se fabricaba añadiéndole un tipo de levadura que producía el citado industrial panadero y que le adquirían un notable número de panaderías repartidas por algunas provincias españolas.
En los primeros meses de 1963 desembarcó la marca americana Bimbo en España y García Sáez les recordó que esa marca estaba inscrita a su nombre en el Registro de Marcas y Patentes. Pronto recibió la visita de los representantes de la multinacional que alegaban que su marca fue registrada para todo el mundo en 1937. España, ese año se encontraba en plena guerra civil y la marca no fue registrada. A Antonio García Sáez le había tocado la lotería. La multinacional le pidió un precio por la venta de sus derechos y el abogado de Antonio García les pidió un millón de pesetas que pagaron rápidamente.
En el curso de la comida de despedida y en medio de un ambiente amistoso y distendido Antonio García confesó a los enviados de la multinacional que con cien mil pesetas les habría cedido la marca. Estos le contestaron que sus superiores les habían autorizado a pagar por la marca española Bimbo hasta doce millones de pesetas.
Actualización: Con el millón de pesetas Antonio García fundó Gaseosas Yola que aguantó hasta finales de los 70 destronada por presuntas prácticas de dudosa ética de La Casera.

lunes, enero 07, 2008

La familia robot crece

Gracias a Cripema y a Baltasar, mi familia robot de hojalata se ha incrementado en dos miembros más (además contamos con la presencia de primo lejano y bailón de plástico fosforescente.

miércoles, enero 02, 2008

IPC = Informa mi Primo Científico

Yo no iba a ser menos que Rajoy y también tengo un primo científico que hace en familia observaciones de gran rigor científico y seriedad conceptual. Pero el mío no es un lumbreras del cambio climático sino de la economía (que también es una ciencia y científicos son sus practicantes, aunque no lleven bata blanca y no usen microscopios), y aprovechando una navideña cena familiar le pedí su ayuda para hacer una tontería de las mías; la siguiente: dado que ya se había hecho pública la estimación oficial del Indice de Precios de Consumo del 2007, calculada en un 4,1 %, desafié a mi primo el científico a recalcularlo nosotros después de los cubatas, siguiendo nuestros propios parámetros, quizás no tan necesarios estadísticamente desde el punto de vista oficial, pero desde luego muchísimo más realistas y fiables que los que maneja el mentirosillo instituto nacional.

Es obvio que estos índices se calculan siempre a la baja para que no resulte una inflación alarmante; pero de ahí al resultado que finalmente arrojan supone una afrenta pública a los ciudadanos que usan sus cerebros para algo más que no sea ir como un autómata cada cuatro años a votar al candidato que salga más guapo en los carteles.

Resulta que en este cálculo no incluyen la vivienda porque lo consideran una inversión y no un gasto. Primera trampa, y la más gorda, ya que puede que la hipoteca no deba formar parte de la cesta de la compra, pero desde luego condicionará enormemente lo que a ti te va a caber en ella. Y con las vertiginosas subidas del euribor, lo mismo hasta tenemos que empeñar la cesta para poder seguir comprando.

Tampoco han decidido tener en consideración los productos provenientes de la venta ambulante, la venta a domicilio ni el comercio electrónico, por lo que quedan fuera de la cesta (aunque todos tengamos alguna en casa) cosas como las pantuflas del mercadillo, el Abdominizer de teletienda y la Viagra y el Cialis o el abono VIP a la web de Private.

De los 12 grupos que ellos han decidido se debe componer nuestra cesta de la compra, sólo 5 de ellos ya nos deberían hacer sospechar de ese minúsculo 4,1 % resultante. A saber: Alimentos y bebidas no alcohólicas (cualquiera que simplemente compre pan todos los días sufre en su bolsillo un incremento de la rapiña muy superior a la que cifra el INE.); Bebidas alcohólicas y tabaco (las escaladas de precios de este grupo las sufro yo personalmente de un modo muy virulento; y me consta que no soy el único vicioso patrio); Transporte (casi todos lo medios de locomoción se mueven gracias a esa fuente de energía no renovable que nos obliga a invadir los países que bajo su árido suelo tienen las menguantes reservas mundiales, cosa que no evita que su precio en las gasolineras se dispare constantemente; a lo mejor no es cosa del crudo, y que es al refinarlo para consumo cuando se encarece...); Hoteles, cafés y restaurantes (algo tan nuestro como "salir a tomarla" ya sólo se lo pueden permitir los potentados); y Ocio y cultura (el precio de libros y discos y las entradas a cines y teatros hace ya tiempo que se volvieron prohibitivos para el bolsillo proletario). Sobre este último grupo me comentaba Gilito que, sin ir más lejos el otro día, acudió con Cripema a ver un espectáculo tradicional alcoyano (las legendarias aventuras del Tirisiti) y la entrada había pasado de costar 1 euro el año pasado a costar 2 estas navidades. Justo el doble; y esto es muy sintomático del sentimiento de presas de la rapiña desaforada que nos invade a los consumidores: que hay que subir el precio de un artículo o servicio, como saben que aún no nos manejamos muy bien con la conversion mental de euros en duros, pues tú no te cortes y dóblale el precio, con dos cojones, y que les den por culo a todos, que total no se enteran todavía muy bien de que, lo que hace 365 día les costó 167 pesetas, hoy van a pagar 334 (justo el doble por lo mismo, si no le aplicamos la depreciación de viejo, porque las marionetas también se desgastan con el paso de los años ¿no?).

La cuestión es que nos pusimos la visera y los manguitos y desempolvamos el viejo ábaco del abuelo y recalculamos un IPC. mucho más acorde con los consumidores de no-ficción que nos movemos por el mundo real del redondeo y la picaresca. Para no aburrir aquí con el desglose de cálculos y estimaciones que llevamos a cabo, sólo diré que empleando la misma fórmula que usan ellos (me dijo mi primo que era la de Laspeyres encadenado, o Robespierre decapitado o algo así) nos dio un resultado que rozaba el 17 %, pero que, tras aplicar el beneficio de la duda y un ligero redondeo a la baja para que no se nos disparase demasiado la inflación de testículos, fijamos en un 16 %. Y este índice sí que refleja fielmente el castigo extra que sufre nuestra cartera cada año que pasa.

Así que, dentro de unos días, cuando se haga pública la cifra oficial del IPC, daré una rueda de prensa para informar que me ha dicho mi primo científico que me la tome a pitorreo, que él ha hecho sus propios cálculos una noche de borrachera y el verdadero índice supera el 16 %. Y si debemos creer que lo del Prestige sólo fueron unos hilillos de plastilina y el cambio climático no es más que el nuevo show de una estrella de la política-espectáculo estadounidense; conmino al INE. a retractarse de su engaño y a tomar en consideración la estimación de mi primo el de Zumosol (con vodka).