martes, mayo 20, 2008

Jevi metal (¿1?)

Anoche zapeando en familia fuimos a dar con nuestros ojos contra la emisión en La Primera de la película Isi Disi. Semejante despropósito debía producirme alguna sensación rayana en repugnancia, pero no fue así, ya que esa película conecta directamente con una parte muy importante de mi pasado no tan lejano. Importante por extensión cronológica y por formación de un espíritu atávico [RAE: atavismo. 2. m. Tendencia a imitar o a mantener formas de vida, costumbres, etc., arcaicas.].

Y es que ya ha llegado la hora de confesar que yo fui jevi.

En un descanso mi hijo me preguntó si cuando yo era jevi, éramos también así de bestias. Y esa inocente pregunta reabrió la “Caja de Pantera”, que tenía enterrada en lo más recóndito de las escombreras de mi memoria.

Para poder narrar medianamente mi periplo por el lado salvaje de la vida, ése que está edificado con metal pesado (heavy metal), necesitaré inevitablemente una de mis soporíferas sagas nórdicas, pero esta vez al más puro estilo Manowar, o sea a pecho descubierto y con taparrabos de piel de oso. Pero sobre todo, larga de cojones, porque el relato ha de llevarnos desde mi muy temprana iniciación, pasando por mi militancia durante 8 años como batería en una banda de este género, hasta la actualidad, en la que debido a la tremebunda saturación de decibelios recibidos a lo largo de tantos años, hoy por hoy soy incapaz de escuchar un simple kerrang de guitarra eléctrica sin sentir bascas. Ahora, lo más jevi que me puedo permitir sin que me den calambres en los canales auditivos es escuchar a las valquirias wagnerianas cabalgar, o al moscardón de Rimsky-Korsakov volar.

Sinceramente, que después de tantos años ya hay confianza aunque no nos conozcamos personalmente: antes de precipitarme a semejante esfuerzo memorístico, y de que os abochorne con mis insulsas anécdotas de pertenecer a una tribu urbanística, ¿de verdad a alguien le interesa mínimamente mi puta vida?

2 comentarios:

Gilito dijo...

yo me estoy descojonando ya sólo de pensarlo

xavalin dijo...

Sí, sí, sí.

¿También te alimentabas sólo de quesitos y porros para aumentar la densidad de tu "zumo"?