miércoles, junio 03, 2009

Colecistectomizado

La ciencia avanza una barbaridad.

Hace apenas 24 horas estaba bajo el hechizo de la anestesia general (es decir, un trozo de carne inerte, sin voluntad, en la mesa de operaciones), y ahora estoy en casita, colecistectomizado, escribiendo esto.

Como todo lo tengo que hacer complicadito, mi vesícula biliar no contenía piedras, como suele ser lo común en estos casos, sino "un barrillo grumoso que estamos analizando", según palabras del Dr. Lloret.

Por no hablar de la panza samoana que he vuelto a cultivar recientemente, que casi impide la moderna técnica laparoscópica, que me permite estar un día después [casi] tan campante.

La única putada de estos avances médicos es que te acortan la convalescencia, privándote de coartada para dejarte mimar por los que te quieren. ["Cariño, ¿le puedes dar al intro para que se publique esta entrada? Que estoy malito..."].

3 comentarios:

vainilla dijo...

barro grumoso? ay de aquellos polvos vienes estos lodos.....

Mr.Celofan dijo...

Me alegro mucho de que estés de nuevo en casa.

Si encuentran oro o algún diamante entre el barro grumoso que te lo hagan llegar.

Ya ves que mi fijación es que te den algo a cambio de tu vesícula.

Guile dijo...

Oye pregunta que igual hay alguna perla y el médico se la quiere quedar.

Me alegro mucho.