jueves, junio 18, 2009

Qué injusticia

Escucho en la radio que, según Save the children, a diario millones de niños no pueden asistir a la escuela por culpa de los conflictos bélicos.

Y yo me sé de uno que a diario monta un conflicto bélico por no ir a la escuela.

Dándole la vuelta a la expresión guerrillera: "Qué lástima de balas desperdiciadas"; diré: "Qué lástima de horas lectivas malgastadas". Que no dan en el blanco. Fuego amigo de fogueo.

Dicen que Dios da pan a quien no tiene dientes. Entonces esta Sociedad sería una panificadora para desdentados.

1 comentario:

J. dijo...

Triste pero cierto.