miércoles, octubre 28, 2009

El señor de las moscas

A ver si viene el señor de las moscas y le decimos que esta semana no nos deje más, que aún no nos hemos acabado las de la semana pasada.

Dios mío, cómo puedo odiar tanto a una criatura tan insignificante.

Según el Trivial las moscas domésticas sólo viven 24 horas, por lo que aún debería estarles agradecido por haber decidido pasarlas a mi lado. Porque mira que aprecian mi compañía. Quizás sea por la mierdina, una hormona exclusiva que segrega mi alma a través de mi piel.

Qué mal lo pasé de niño con la película aquella que nos puso Chicho [Don Narciso Ibáñez Serrador para los menos puretas] del tipo aquel que entrecruzaba su ADN con el de una mosca que se le coló en el experimento. Madre mía, Brundle-Mosca, lo que nos faltaba, un moscón de proporciones humanas dando la murga por casa. Con ése no valdrían los matamoscas del chino (por cierto, la mejor inversión en cuanto a relación calidad-precio que he hecho en muchos años. Por 60 centauros tienes una paleta de plástico con la que exterminar toda clase de insectos. Y funciona).

Me voy a comer cuscús. (?!).

1 comentario:

vainilla dijo...

eso de la mierdina tuya me ha recordado a los miriclodianos de los jedi...que la mierdifuerza te acompañe amigo