lunes, noviembre 16, 2009

Metaresaca

o Jet lag hepático, como prefieras llamarlo. Así me he levantado todavía hoy lunes. La juerga: el sábado. El motivo: celebrar cumpleaños de nuestra queridísima Aprilia. El arma: destilados etílicos varios (bueno tres: cerveza, pacharán y gin-tonic). La causa: maquinaria incompleta.

Y es que se me olvida muy fácilmente que ya no tengo vesícula (ni 20 años) y que en cuanto tonteo un poco me descompongo. Y eso que estuve muy comedido para mis estándares, pero ni por ésas.

Ya se me olvidó aquella conversación con el cirujano tras colecistectomizarme:

- Cirujano: Moderación con la comida y el alcohol ni olerlo. A lo sumo un par de cañas o una copa de vino.

- Micropene: Y si un día...

- C.: No puedes.

- M.: Bueno, digamos que se me olvida que no puedo...

- C.: Pues te dará un cólico.

Y me ha dado. Un cólico alcohólico.

Me vuelvo al baño.

4 comentarios:

Harry dijo...

que no sea nada

Cripema dijo...

Mira que lo siento, pero hacía tanto tiempo que no se conjuraban los astros para corrernos una juerga de estas de quedar a comer y volver a las 12 a casa...
El Frontera nunca defrauda.

malaputa dijo...

Mal de muchos... a lo mejor ha sido en solidaridad al cólico nefrítico que llevo sufriendo yo desde el jueves...
Ánimo y mejórate.
Un bico.

P.d.: Felicidades atrasadas, Aprilia!

vainilla dijo...

ASí que ya no puedes beber alcohol? pero higado si tenías no? algo te quedaba...