viernes, noviembre 06, 2009

Murphy & Company

Mi querido amigo Pobre Diablo me regaló hace tiempo un calendario tematizado de la Ley de Murphy. Fue un regalo muy acertado para un penas como yo y, aunque hace ya tiempo que el almanaque quedó caduco, lo mantengo por encima del escritorio para usar como taco de notas. Así que cada vez que voy a apuntar un teléfono o una receta me encuentro con alguna de esas divertidas leyes catastrofistas (hay una coronando cada día del año).

Antes de apuntar aquí algunas de las que me parecen más graciosas (o veraces), recordemos la Ley del ínclito Murphy: Si algo puede ir mal, irá mal.

Y este es el Comentario de Nagler sobre la Ley de Murphy: La ley de Murphy no fue postulada por Murphy, sino por alguien del mismo nombre.

Teorema de Ginsberg: 1.- No se puede ganar. 2.- No se puede empatar. 3.- Ni siquiera se puede dejar el juego.

Observación de Etorre: La otra cola es más rápida.

Ley de Osborn: Las variables no varían, pero las constantes, sí.

Ley de Sandiland: El tiempo libre imprevisto se malgastara inevitablemente.

Ley de O’Brien: Nunca se hace nada por los motivos adecuados.

Ley de Young: Todos los grandes descubrimientos se hacen por error.
Y su Corolario: Cuanto mayor es la subvención, más tiempo se tarda en cometer el error.

Ley de Fett del laboratorio: No repitas nunca un experimento que haya salido bien.

Ley de la fiabilidad: Errar es humano, pero para confundirlo todo se necesita un ordenador.

Ley de vida: En cuanto te pongas a hacer lo que siempre has querido, te apetecerá hacer otra cosa.

Sermón de Hampton: El problema de hacer algo bien a la primera es que nadie se dará cuenta de lo difícil que era.

Axioma de Ameringer: La política es el arte sutil de obtener votos de los pobres y recaudar fondos de los ricos para la campaña electoral, con la promesa de proteger a cada uno de ellos de las presiones de los otros.

Ley de Evan: Una vez que renuncias a la integridad, el resto es fácil.

Apéndice de Einstein a la ley de Parkinson: Un proyecto de trabajo se expande hasta llenar todo el espacio disponible.

Ley de Gannon de la relatividad: Los nietos crecen más rápido que los hijos.

Ley de Capp: Lo máximo que puedes hacer para recuperar la juventud es repetir las locuras.

Ley de Strano: Cuando falle todo lo demás, prueba con la sugerencia del jefe.

Axioma de Wingfield: La precisión es la suma total de tus errores compensatorios.

Regla de Brown: Una de las claves de la felicidad es la mala memoria.

Cometario de Bette Davis acerca de la edad: La tercera edad no es para maricas.

Ley de Connor: Sólo hay una primera vez.

Principio de Porter: Si un trabajo no sale mal, entonces: 1.- habrá que deshacerlo; 2.- habrá que rehacerlo; ó 3.- no era el trabajo que había que hacer.

Ley de Gluck: Mires hacia donde mires al entrar en un ascensor, los botones siempre estarán a tu espalda.

Segunda Ley de Connor: Si algo es confidencial, alguien se lo dejará en la fotocopiadora.

Ley de Kranske: Guárdate del día en que no tengas nada que lamentar.

Observación de Hayden: El trabajo duro compensa a largo plazo; la pereza compensa ahora.

Manual de arte de Schmidt: La escultura es aquello con que tropiezas cuando te vuelves para mirar un cuadro. [Ésta me hace especial gracia porque me pasó exactamente eso esta misma semana en una exposición].

Ley de Cameron: Si no haces nada, no te puedes equivocar.

Ley de la herencia de Erma Bombeck: La locura es hereditaria; se hereda de los hijos.

Ley de Sloan: Los cambios de los nuevos modelos deben ser suficientemente atractivos como para producir descontento con los modelos pasados.

Regla de Robbins: Una de las razones por las que los ordenadores realizan más tareas que los humanos es que no paran para contestar al teléfono.

Regla de Burke: La edad es algo que no importa, salvo si eres un queso.

Y lo dejo aquí, que ya vale, aunque quedan cientos más. Si acaso más adelante ya pongo alguna otra. Y, por cierto, ya que he fusilado todo esto por la cara, qué menos que citar la fuente: Granica. Su web es www.granica.es aunque ya digo que esto tiene un lustro de antigüedad, así que lo mismo ni existen ya, porque desconozco la incidencia de la crisis económica en el sector editorial de los calendarios tematizados.

2 comentarios:

vainilla dijo...

Ley de vida..esa es la mía

Dorita Muscaria dijo...

cuanta razooon! jajaja
y porque micropene???.. usualmente presumen jajaja
saludos!!