martes, noviembre 24, 2009

Paseo estático

Este fin de semana me he visto en la obligación de crear una nueva modalidad deportiva: el paseo estático.

A semejanza del spinning, que se ejecuta sobre bicicletas estáticas, el innovador paseo estático, se parece bastante a su predecesor, el paseo clásico o ambulante, sólo que aquél se practica sentado, sin el engorro de tener que desplazar alternativamente las piernas, a poder ser en una terraza al aire libre (porque yo siempre he preferido los deportes outdoor), con una cerveza helada entre las manos, y la proximidad de algún avituallamiento hipercalórico (preferiblemente olivas y patatatíviris).

Como quiera que este invento tuvo lugar como casi todos los descubrimientos científicos, es decir, en defensa propia, mi pareja en un principio se mostró reticente a la práctica de la nueva modalidad, pero pude convencerla pronto de sus bondades y mejoras técnicas. Aunque, aturdida, no tardó en descubrir que el estatismo favorece la proliferación de esas majaderías que, esporádicamente y entre resuellos, le soltaba durante nuestras caducas paseatas itinerantes.

2 comentarios:

Vanbrugh dijo...

Y yo que siempre he sido más partidario de "patatíbiris", con B...

Todo es opinable, claro.

Estupendo blog, por cierto.

Dr. Deferiensia dijo...

Grandioso, como siempre...