viernes, enero 15, 2010

Amorfológico

Dado que llevo toda la semana creyéndome ingenioso y haciéndome el gracioso con la ortografía y la sintaxis, voy a rematar el ciclo con un paso más en mi tontería: voy a atreverme con la mismísima morfología.

Comentario de texto: “Ayer juguemos y ganemos”.

Todos se habrán echado las manos a la cabeza, clamando al cielo de los gramáticos: “¡Acémila!, ¡analfabeto!”. Todos, menos yo. De hecho, voy a elevar una propuesta (no de ley) a la Real Academia Española [del paladar] para que recapaciten sobre el particular. Que aprendan del inglés, una lengua maleable que se adapta al uso de los tiempos que le va tocando narrar, y no sólo acepta constantemente en sus diccionarios horrísonos neologismos (que luego exporta a todos los idiomas aquejados de papanatismo), sino que se arremanga la gramática cuando los tiempos lo exigen. Y mira que estos son tiempos de mucho exigir (cada cual a su bola y ya cambiará el mundo circundante para adaptarse a las necesidades del minuto de cada individuo-emperador).

Ay, si viviera mi tocayo Lázaro Carreter; le haría esta propuesta a él en persona. Me lo llevaría a algún bar castizo a tomar unas cañas (bueno, probablemente él pediría algo menos vulgar; quizás una damajuana de tisana, o un búcaro con infusión de hierbaluisa o ajonjolí), y le comentaría mis disparates lingüísticos.

Porque, vamos a ver, si decimos: “Nos conocemos [ahora] y nos enamoramos [¿ya?]”, ¿por qué cojones tenemos que decir, forzando confusiones en el continuo espacio-tiempo: “Nos conocimos [ayer] y nos enamoramos [ayer]”?

Sí, ya sé que, morfológicamente, la primera persona del plural del pretérito perfecto simple de los verbos de la primera conjugación, los acabados en –ar, se forma así (ojo que todo esto lo estoy diciendo a matacaballo, si estoy metiendo la pata –como casi siempre- agradecería sus correcciones y/o matizaciones).

Pero, ¿no sería mucho menos confuso decir: “Ayer juguemos y ganemos”?, porque si no especifico con algún adverbio de tiempo (ayer, hoy,…) la expresión “Jugamos y ganamos”, puede estar referida a un futuro inmediato o deseable [(hoy/mañana) jugamos y ganamos], o hace quince años [jugamos y ganamos]. Aunque, bien pensado, también nos seguiría siendo imprescindible el adverbio temporal, porque si no especifico: "Ayer juguemos y ganemos", y digo únicamente "Juguemos y ganemos" fuera de un contexto clarificador, se podría confundir la acción pretérita con un imperativo arengador disfrazado con la piel del presente de subjuntivo.

De todas maneras, estas formas anatematizadas se construyen con cierta [morfo]lógica: Si yo ayer jug, pues nosotros juguemos. Si yo ayer amé, pues nosotros nos amemos mucho.

De momento, esta propuesta sólo está siendo secundada por algunos gramáticos vanguardistas en breves intervenciones en El diario de Patricia, Callejeros y otras tribunas académicas igualmente acreditadas.

3 comentarios:

Gilito dijo...

Qué bien lo pasemos con tus chorradas

vainilla dijo...

Siii!!! riyendonos con tus propuestas!!!!

Cripema dijo...

Pero es que lo de "jugamos y ganamos" solo se puede referir a una acción pasada, ya terminada, sin accion ni consecuencia presente. Para eso ya está el preterito perfecto compuesto "hemos jugado y hemos ganado" (eso te habría pasado hoy)
Pero claro, eso en España porque en paises de America del Sur ambas conjugaciones se utilizarian para acciones ocurridas en el pasado pero con consecuencias en el presente: "Jugamos y ganamos" : el partido es nuestro ( y probablemente la liga tambien) ó "hemos jugado y hemos ganado": Sí, sí, pero seguro que viene algún imbecil y nos fastidia el día.
Con lo que como te oiga lo de juguemos y ganemos, te pego una somanta de ostias (así sin "h" que duele más ;)