viernes, enero 29, 2010

Burrocracia necrológica

Realizando uno de los muchos trámites de la burocracia necrológica, ayer me las vi con una funcionaria que, no dudando en absoluto de su competencia (además la muchacha fue muy simpática), no debía tener una buena mañana.

Si no llego a estar al quite grapa nuestro documento de liquidación a una escritura ajena. Le digo que no es la nuestra, y me ignora en primera instancia. Le insisto que lo que ha grapado no corresponde, lo recupera del montón sin mucho convencimiento, y cuando descubre el error me suelta: “Pues menos mal que te has dado cuenta, si no, hubiéramos liado una muy gorda”. ¿Hubiéramos? Supuse que hablaba en plural mayestático.

Vi que imprimía y rompía, hasta en tres ocasiones, el documento porque –me explicó- le salía como fecha de plazo máximo el 29 de octubre por error, y me dijo: “¡Ay, ¿qué le pasa a esto que no me coge el 29 de febrero?”. A lo que respondí: “Probablemente el ordenador sepa que no estamos en año bisiesto y no admite ese dato”. “¡Ostras!, claro, con razón. A ver si ahora…”. Y cambió la fecha a 19 de febrero, y sí se lo aceptó y pudo imprimir los documentos bien; pero acortándonos, de paso, el plazo de pago en 10 días (todo son ventajas para el contribuyente).

Después de unas cuantas confusiones más (me hizo firmar no menos de seis papeles que luego acabarían en la papelera), por fin llegamos a puerto. Me despido dándole las gracias, y me responde: “No, gracias a vosotros” (?!). Así que no me pude callar y le dije: “A ver, vale que he engordado, pero no tanto como para confundirme con más de una persona, ¿no?”. Y, riendo, me pidió disculpas por estar, según propia definición, “muy espesa esta mañana”.

Y esto no ha hecho más que empezar...

1 comentario:

Guile dijo...

Esta es de las que me han hecho reir y me recuerdan la vez que entrando en el banco me dice la hija puta de la voz de la pecera para transmutaciones temporales esa anti-atracos: "por favor, pasen de uno en uno"... hijaputa.