viernes, diciembre 29, 2006

Blog "caótico"

Mi querido camarada Oscar (a.k.a. El Ángel Ario y uno de los goldmembers fundadores de la Mancomunidad del Caos) me dio el otro día la alegre noticia de que ha arrancado un blog, en el que pretende expresar su repulsa a cualquier asunto de actualidad que golpee su conciencia. Oscar es la persona que conozco que más cartas al director ha visto publicadas en distintos periódicos, ya que nunca se queda cruzado de brazos ante las injusticias.

Os puedo garantizar que su apodo se lo ha ganado a pulso, como pueden dar fe todas las personas que hayan tratado con él al menos una vez en su vida.

Ha inaugurado el blog con una denuncia sobre un follón de la industria farmacéutica, que anda algo revuelta porque algún miembro del rebaño se le quiere descarriar y pretende no pagar el impuesto revolucionario cuando trata de curar a sus súbditos, precisamente de esas curiosas enfermedades (y aquí ya especulo yo) que probablemente se hayan creado en el laboratorio de algún Profesor Bacterio; por aquello de la oferta y la demanda, digo.

Por favor échenle un vistazo a http://responsablesdehacerfeliz.blogspot.com/ y si son tan amables dejen sus opiniones al respecto, simples saludos o airadas invectivas contra su autor.

Y aprovecho la ocasión para enviar un cálido saludo a Próspero (miembro honorífico de la caótica Mancomunidad), que me consta que nos lee a veces; y a Paquito (a.k.a. "Más Peligro Que Una Caja de Bombas" y también goldmember fundador) que ha empezado a leernos recientemente, aunque me demostró que se ha puesto al día rápidamente. A este último le rogaría, aunque sé que no hace falta (pero por si acaso), que si se digna a comentar algún día observe la máxima discreción en sus mensajes, que esto lo lee poca gente pero muy selecta, y después todo se sabe. Tú ya me entiendes, compadre… Por cierto, mi jefe te envía recuerdos. (El viernes pasado fue la comida de empresa y por alguna absurda carambola etílica mi jefe (también de Cripema, y sin embargo amigo) acabó acompañándonos por la noche a Melrose Place, donde se celebraba el cumpleaños de nuestro queridísimo camarada Pablito. Con todo lo que eso implica: desparrame del bueno. Y entre todo el follón, alguien -y no miro a nadie- tuvo la buena idea de ofrecerle unas tostaditas untadas con una mantequilla muy especial que preparó uno de los druidas caóticos (el que tiene más peligro que una caja de bombas, para ser exactos) y, en fin, que dos días después aún estaba "flotando", según sus propias palabras).

jueves, diciembre 28, 2006

Viva la gente (peculiar)

Qué personajes más curiosos se encuentra uno por el mundo. Resulta que hace unos días leí en un periódico una reseña sobre un tipo cuyo hobby es coleccionar bolígrafos publicitarios. Afirmaba ser, mientras nadie demuestre lo contrario, la persona de España que más bolis de este tipo poseía, superando las 8.000 piezas en su colección. Pero lo que más me chocó de la noticia es que reconocí al tipo que posaba feliz en la foto, rodeado de algunos de sus amiguitos de plástico. Lo conozco porque tiene un quiosco de prensa en la Rambla de Alicante, donde compro regularmente pues está muy cerca de mi centro de trabajo (igual de cerca que la administración de lotería, sita en la misma Rambla, que vendió el gordo de Navidad; pero el destino no quiso guiar mis pasos allí y hacerme millonario. En fin…).

También coincidimos algunas veces almorzando en la misma bodega. Como esta mañana, que no he desaprovechado la ocasión para comentarle lo de su colección. Qué gusto da escuchar hablar a alguien con auténtica pasión sobre algo; lo que sea. Este señor disfruta realmente con ello, y aunque a los demás nos pueda parecer una auténtica chorrada a él le proporciona incontables alegrías y sorpresas, y ningún disgusto. Además siempre he sentido mucho respeto por las personas que viven con intensidad alguna afición; y a este señor no es que se le haya cruzado un cable y para matar el rato haya juntado cuatro bolis con colorines, sino que lo siente como una verdadera pasión que le ha llevado a reunir la colección más grande del país (y me consta que no lo ha hechos para figurar en los papeles o aparecer en el libro Guinness de los récords, ni por una ambición desmedida o por el orgullo mal entendido de saberse "el que más" en cualquier ámbito; no, porque es una persona muy humilde). Y este respeto va para cualquiera con algo de vida interior, ya sea el que se emociona contemplando su colección de mecheros zippo o de posavasos, al que se estremece al desenpolvar su última adquisición en librerías de viejo, o el que se queda hasta las tantas acabando sus maquetas de la II Guerra Mundial.

Este hombre me comentaba hace un rato emocionado que los tiene todos perfectamente registrados en un minucioso archivo, en el que apunta hasta el más mínimo detalle de cada nueva adquisición. Que cuando le hicieron la entrevista tenía unas 8.000 unidades pero que a raíz de publicarse, la gente ha descubierto su secreta pasión y ahora todo el mundo le regala bolígrafos de propaganda, con lo que ha ampliado en apenas unas semanas su colección en ¡600 unidades más! Por supuesto, yo me he comprometido a incautar todos los que encuentre a mi paso y se los haré llegar puntualmente al quiosco.

Le he preguntado cuál sería "la joya de la corona", y me ha dicho que no puede elegir sólo uno, porque hay -y cito textualmente- "un nutrido grupo de piezas de los que me siento especialmente orgulloso por diversos motivos". Y me ha nombrado algunos, como uno del hotel Waldorf Astoria de Madrid que le regaló hace 50 años una actriz famosa, o uno de un hospital murciano con el que firmaban todas las actas de defunción, o uno que le trajo un amigo de un puticlub de Singapur. Según me ha dicho, cuando sus amigos viajan el único souvenir que les pide es el bolígrafo del hotel, y hace poco un matrimonio amigo de vuelta de Santo Domingo se sorprendió mucho al comprobar que le hizo mucha más ilusión el boli del resort turístico en que se habían hospedado, que la botella de ron añejo que le habían traído. No me digáis que no es uno de esos últimos románticos en vías de extinción. Con decir que me ha asegurado que no importaba que los bolis estuvieran sucios, gastados o rotos, porque tiene su tallercito para repararlos, limpiarlos y recargarlos...

Se admiten donaciones. Gracias.

(Por cierto, nada más regresar a la oficina he realizado entre los compañeros una recolecta de bolígrafos y aprovechando que Cripema está de vacaciones he echado un vistazo a su mesa y (sin rebuscar demasiado, ni abrir cajones) he descubierto que ella es la segunda mayor coleccionista de bolígrafos, no ya de España, sino del mundo. ¿Qué tienes ahí, hija mía? ¿Qué pensabas hacer con todo eso? Ahora entiendo porqué te llaman Diógenes en el barrio).

jueves, diciembre 21, 2006

El tren

Qué cosas tiene el destino. Iba yo hace un rato pensando en mis cosas, camino del mercado central de Alicante, donde me proveo diariamente de ingentes cantidades de vitamina C, glucosa y potasio; cuando me he encontrado con la Supermujer. Se ha alegrado mucho de verme y me ha invitado a tomar un café (bueno al final han sido dos, porque la conversación se ha ido animando). La verdad es que es una mujer encantadora y nos reímos mucho cada vez que nos juntamos. Además nos comportamos ambos con total naturalidad, como si no hubiera pasado nada entre nosotros; como si nuestro affaire sólo hubiera sido un breve paréntesis en nuestra relación de amistad. Aunque aún la sorprendo a veces mirándome intensamente con ojitos de loba. También me ha dejado caer que no tiene ningún plan que la convenza para Nochevieja, pero se supone que yo sí lo tengo, y su presencia en él es altamente incompatible.

Tras despedirnos, venía yo pensando en este asunto: que una supermujer parezca aún interesada por mis huesos, y yo dejando ese agua correr. Muchos amigos no se explican por qué dejé pasar ese tren en su momento. Y yo siempre respondo lo mismo: me encanta viajar en tren y, como a casi todo hijo de vecino, me encanta el placentero traqueteo del coche-cama (especialmente si es en primera clase), pero no hasta el punto de perder los papeles. Que es exactamente lo que hubiera hecho de seguir por aquella vía.

Porque incluso tomarse un simple café en el vagón-cafetería puede ser toda una aventura si uno viaja en un tren-bala a 800 km/h.

miércoles, diciembre 20, 2006

Felis Navidá !!!

Los cansados les desean una felis navidá y que la pasen lo antes posible

Haced click en la foto pf

martes, diciembre 19, 2006

El tapicerdo

¡Señoras y señores, el tapicerdo ha llegado a su ciudad para probar su sofá! Si tiene alguna duda sobre alguna pieza de su mobiliario, el tapicerdo se lo probará totalmente gratis y le hará un diagnóstico riguroso sobre la comodidad de sus muebles. Sofás, sillones, butacas, chaise longes (a.k.a. "cheslóns"), mecedoras, hamacas, sacos de dormir o ataúdes; incluso parqués o tarimas flotantes, el tapicerdo se hospedará una noche en su vivienda y a primera hora de la mañana, entre crujido de cartílagos y rechinar de dientes le dará su experimentado veredicto sobre el confort de sus elementos de descanso. Y felicítese si su puntuación se acerca al "Acogedor" raspado o al menos al "Entrañable" alto; pero ya puede tirar sus muebles por la ventana si se levanta Vd. expectante por conocer los resultados del test y el tapicerdo ya no está en casa roncando como un puerco en San Martín. Porque el tapicerdo ha desarrollado una enorme tolerancia a las incomodidades, las penurias y el dolor físico y, como buen nietzscheano que es, considera que lo que no le mata le hace más fuerte; por ello, sólo en casos de extremo malestar físico o mental, temperaturas subcero indoor o plagas domésticas epidémicas, abandona su misión.

Cuentan las malas lenguas que el tapicerdo lleva una temporadita que se está tomando muy a pecho su oficio y parece empeñado en probar todos los salones y cuartos de invitados de su provincia y parte del extranjero, preparándose concienzudamente la tesis para su doctorado en vida nómada. Esta mañana mismo lo han visto salir del portal de la casa de una buena amiga, aterido de frío tras pasar la noche en un sofá (al parecer bastante cómodo, pues aseguran haberle distinguido entre el castañeteo de dientes que farfullaba cosas como "Cálido" u "Hogareño") en una fría noche en la que las temperaturas han descendido vertiginosamente, con el único arropamiento de unos calzoncillos de algodón y una mantita fina, de ésas que dan en los aviones. Pero no sufran por él, pues el tapicerdo raramente se resfría ya que testigos presenciales aseguran que consume 2 kilos de mandarinas diarios y le sale la vitamina C por las orejas.

Pero la frase que mejor define al tapicerdo, su posible eslogan, sería la que pronunció no hace mucho una amiga al comprobar con sus propios ojos que, efectivamente, el tapicerdo lleva permanentemente en su maletero un saco de dormir "por lo que pueda pasar". La muchacha horrorizada exclamó: "De verdad, no sé cómo puedes vivir así". Y él, que aseguran que es un cachondo mental el jodío, responder con una chusca parodia del final del film "Acorralado", en el que John Rambo, antes de alejarse caminando como si tuviera golondrinos, responde con esa peculiar voz como si hablara desde dentro de un gaseoducto a una pregunta parecida de un mando uniformado: "Día a día, señor… día a día".

Así que ya saben, estén atentos porque cualquier día puede llegar a su ciudad el tapicerdo.

viernes, diciembre 15, 2006

Cosas de mi pueblo

Esto que veis aquí arriba el la entrada de la antigua Escuela de Arte y Superior de Diseño de Alcoy. Ahora que van a convertirla en juzgado han excavado medio metro para instalar nuevos pavimentos y han empezado a salir calaveras y huesos de un cementerio del siglo XIII lo menos. Si esto fuera EEUU ya tendriamos un centenar de guiones tipo "Art School Poltergeist".

Este edificio ha sido a lo largo de la historia desde ayuntamiento, hospital, parroquia y hasta cuartel de la guardia civil. Por el han pasado miles de estudiantes sin un mísero avistamiento fantasmal si exceptuamos al conserje.


Articulo de Diario Informacion de Alicante 15/12/06

Las obras de reconversión del edificio de la plaza de la Mare de Déu, de Alcoy, para el nuevo Palacio de Justicia han sacado a la luz restos óseos, correspondientes al primer cementerio que tuvo la ciudad ya que la original Parroquia de Santa María estuvo enclavada en este punto.

El director del Museo Arqueológico, José María Segura, dijo ayer que «allí estaba la antigua parroquia y es normal que hubiese alguna cripta. Ahora habrá que documentarlo todo, ya que la parroquia estuvo entre los siglos XIII y XVIII».

Por su parte, Gabriel Segura, arqueólogo de la empresa que controla las obras, confirmó que los huesos son del cementerio «con toda seguridad» y agregó que «a partir de ahora vamos a hacer un estudio antropológico, de sexo, enfermedad y edad, para determinar sobre todo si tienen alguna patología».

El técnico subrayó que «aún no sabemos la cronología», ni tampoco cuál será el destino del hallazgo, que tiene bastante magnitud. Patrimonio deberá optar, como es habitual, por enterrarlos en el cementerio o depositarlos en el Museo.

jueves, diciembre 14, 2006

Mi amiga Vainilla

Mi amiga Vainilla no atraviesa su mejor momento personal. Mi amiga Vainilla me invitó anoche a cenar a su casa. Mi amiga Vainilla vive en un precioso piso, en la planta 21 de un rascacielos de Benidorm, desde cuya terraza se divisa toda la bahía. La verdad es que la estampa nocturna de Benirdorm iluminado (el sky-line que dicen los modernos) es todo un espectáculo. Mi amiga Vainilla me alegró con la noticia de que ha empezado a escribir un blog http://vainillacompany.blogspot.com
A mi amiga Vainilla la conozco desde hace muchísimos años (nos hacemos viejos, compañera), y la quiero un montón, y le deseo lo mejor. Ánimo, Vainilla; ya sabes donde tienes un hermano.

lunes, diciembre 11, 2006

Lenguas afiladas


Como es "navidá" y es tiempo de buen rollo general se me ocurre proponer un ranking de frases lacerantes, cargadas de hiel y mala leche en general, pero de producción propia y/o/u oidas a los amigos cercanos.

A modo de ejemplo me acuerdo de dos ocurrencias.

Frase 1.
Contexto: Una conversación en la que se citaba a Raquel del Rosario Macías, la cantante de El Sueño de Morfeo y novia de Fernando Alonso.
En eso Micropene espetó: ¿Esa quién es? ¿La putita del Fitipaldi?


Frase 2.
Contexto: Otra conversación sobre el estado de la música actual, se mencionaba a la Oreja de Van Gogh y a Amaral... y Cripema afirma "El target de esa música son las chicas treintañeras solteras que han fracasado en el amor"

Al lado de Micropene y Cripema, el Doctor House es Milikito

Que se mueran los tristes

Leo en un fanzine viejo que tengo por casa una interesante entrevista al dibujante de cómics Miguel Ángel Martín. He sido infiel seguidor de la obra del genial leonés y siempre resulta curioso leer sus opiniones sobre este mundo que nos ha tocado habitar. En una de las preguntas le pedían su opinión sobre el estado del underground español, y él –frío y cortante como sus viñetas- contestaba algo así como que echaba en falta más fanzines cañeros, que su lectura provocara reacciones, porque la prensa y la comunicación alternativa (prefería esa palabra a underground) se había convertido en un reducto de llorones atormentados, quejándose todo el día de lo mucho que sufren, de dolores que nacen de muy adentro y todas esas monsergas; y todo muy poético y muy pomposo, y de una cursilería que le daba náuseas.

No podría estar más de acuerdo con él. Y es que no entiendo como puede la gente ir por ahí contando sus miserias y sus males de amores, autocompadeciéndose y escribiendo patéticos poemas, y dando la brasa a todo cristo, hombre, ya…

jueves, diciembre 07, 2006

Los hay que no escarmientan

El miércoles estuve cenando con la mujer maravillosa y, como seres civilizados y dialogantes que somos, estuvimos hablando abiertamente de nuestro asunto. Lo que ocurrió desde que me despedí de ella, da buena prueba de que nuestros estilos de vida son altamente incompatibles. Digamos que su rutina diaria es una dulce melodía de Vivaldi, con su tempo reposado, su delicada cadencia y su estructura armoniosa y sin estridencias; mientras que mi día a día se parece más a alguna aberración de Cannibal Corpse, acelerada, chrirriante y caótica.

El contraste fue muy vivo. Volvía de estar charlando sosegadamente con ella en su casa (que siempre me ha parecido especialmente acogedora y entrañable), en un clima distendido (luz tenue, música relajante, y una copita, claro) y llegué a Melrose Place y tenían montada la de Dios es Cristo. Ciento y la madre allí jugando una multitudinaria timba de cartas, generosamente regada con todos los licores imaginables, con la música a todo trapo y un escándalo estrepitoso. La casa llena de humos de todos lo olores y sabores, y tendremos que limpiar porque también vi mucho polvo, y gente colocada por todas partes. Se había congregado la élite del desparrame, el núcleo duro de la Mancomunidad del Caos: Elo, Maite, Pablito, Delrieu, etc… y Juancho con su amiga vasca, que está conviviendo con nosotros una temporadita.

Y, claro, ¿qué va a hacer uno? Pues unirse a la fiesta. Fiesta que acabó al mediodía de ayer, al menos para mí porque tenía una comida familiar, porque me consta que otros siguieron hasta las 6 de la tarde. Y claro, así no vamos… así no vamos…

Tiene cojones la cosa: conozco a alguien excepcional, que podría ser la mujer de mi vida y yo sin dejar de hacer el ganso.

martes, diciembre 05, 2006

Días sin luz

Como esas palomas sucias que moribundean en tu portal

con el plumaje ennegrecido de tanta ciudad

Nada más triste y cochambroso que tener que contemplar

un ángel herido, manchado de humanidad

Voló demasiado bajo en su intento de auxiliar

y dio con sus alas blancas en un charco de mezquindad

Empapándose de mierda por un miserable mortal.

lunes, diciembre 04, 2006

La balada del tonto del culo

Pulverizando mis propias plusmarcas, en un tiempo récord he acabado cagándola una vez más y lo que empezó siendo un romántico fin de semana en un precioso hotelito rural terminó ayer domingo en desastre.

Dicen mis amigos que lo que me pasa es que no soporto ser feliz, y cuando todo va sobre ruedas y me acerco "peligrosamente" a esa felicidad que –según ellos- creo que no me merezco, pues acabo jodiendo el invento. Por supuesto no premeditadamente, sino de una forma inconsciente. El inconsciente (ese polizón hijodeputa que todos llevamos a bordo, y que se manifiesta de forma sibilina e inesperada, pero para nada arbitraria), ha decidido unilateralmente que hasta aquí hemos llegado, y se ha asegurado de que así fuera con un acto de clausura por todo lo alto.

Y bien pensado, va a tener razón el inconsciente éste de los cojones, y quizás sea mejor así. Soy un individuo demasiado complicado, y lo último que necesitaba esta persona eran complicaciones en su vida. Es una mujer maravillosa que se merece ser feliz, y conmigo al lado eso iba a ser bastante complejo. Aun echando toda la leña en el asador, lo más que puedo ofrecer, como ha quedado demostrado empíricamente, es un remedo de felicidad muy inestable e intermitente; y si ya es bastante crudo envainársela uno solito pues no es de recibo ir salpicando de mierda a la gente que quieres.

Decía el genial Pedro Reyes que las relaciones son como la Biblia: todas empiezan con una pareja en el Paraíso y acaban con el Apocalipsis. Joder, pero en la Biblia entre una historia y otra median miles de años, y no unas fugaces 36 horas; y cada cosa sucedía en su propio escenario, y no se desataba el Apocalipsis en el mismísimo Paraíso terrenal.

P.S.: Tienen razón los poetas: duele el corazón. Y en este caso con el agravante de que ahora tengo vedados los pasaportes instantáneos al olvido; aquellos que Freud (también muy aficionado) llamó "destructores de angustias".

jueves, noviembre 30, 2006

Un euro para Espe

Como ya casi es Navidad y se nos ablanda el corazón, aquí os dejo una bonita campaña que recauda fondos con el fin de que Esperanza Aguirre pueda pagar el recibo de la luz, porque con sus miserables 100.000 euros anuales no le llega...

Un euro para Espe

Si Espe no acepta la hucha, la pasta recaudada será para la Asociación de Víctimas del 11-m y Attac España.

martes, noviembre 28, 2006

La Vida, S.L.

Para mí la vida vendría a ser como una empresa, como una S.L. Porque la vivimos en Sociedad, y porque es Limitada (limitadísima) por razones obvias. Y como en toda buena empresa, el capital disponible determinará enormemente la capacidad de actuación.

Yo invierto absolutamente todos mis ingresos en mi PYME, en vivir la Vida, S.L.; incapaz de pensar en superhábits, plusvalías y plazos fijos. Y claro, este agresivo estilo empresarial me ha llevado en no pocas ocasiones al borde de la quiebra financiera y espiritual.

Pero he tenido la inmensa suerte de disponer de impagables Consejos de Administración, de gente que me quiere bien (familiares y amigos) y al final siempre he acabado saliendo a flote, sin llegar a echar en ningún momento el cierre definitivo (aunque sí que ha habido alguna suspensión de pagos que otra, para qué negarlo).

Y ahora he tenido la fortuna de encontrar una maravillosa Socia Capitalista (pero de capital humano, que del otro voy tirando), con la que he tenido el honor de fusionar nuestras respectivas sociedades, sin la mediación de OPA’s hostiles ni monopolios acaparadores, y con la que es un incomparable placer hacer tratos (carnales), negocios (espirituales) y proyectos (vitales).

Gracias, socia, por arriesgar tus activos en una empresa como la mía; no te puedes ni imaginar lo necesitado que estaba de una inversión tan preciosa.

viernes, noviembre 24, 2006

La "vernissage" (by micropene & cripema)

Sé que los que leéis esto de vez en cuando pensaréis que soy un exagerado y que siempre estoy con lo mismo: que si la madre de todos los desmadres, que si el acabose, que si el desiderátum... pero en esta ocasión pongo a Cripema por testigo de que si la fiesta en la que acabamos de estar no ha sido una de las más absurdas que haya pisado, que me desmienta ahora mismo con uno de sus afilados comentarios.

Vernissage es una palabra francesa que significa literalmente “barnizado”, pero que se usa también para referirse a inauguraciones de exposiciones, de acontecimientos, etc... Vendría a ser lo que los anglosajones denominan cocktail, y en castizo “sarao”.

Y una gran vernissage es lo que había organizado esta noche en Alicante una de las compañías aéreas más influyentes de este país.

No sé si transgredo algún precepto “bloguero” respecto a la conservación del anonimato, si desvelo que Cripema y yo trabajamos para una multinacional del transporte y la logística internacional; concretamente en su delegación de Alicante. Pero lo gracioso es que ninguno de los dos se dedica al departamento aéreo, ergo no estábamos invitados a la vernissage. Pero como nuestro olfato bizarro nos hacía sospechar que la velada prometía sensaciones fuertes, hemos hecho las gestiones oportunas para colarnos en la fiesta. (Me empiezo a sentir culpable, porque si juntara todas las comidas que me he pegado de gorra en mi vida, sin estar invitado o colándome por la puta patilla, creo que podría alimentar algún país de tamaño medio del tercer mundo durante al menos un año).

La cuestión es que para allá que nos hemos ido con nuestro jefe (y sin embargo gran amigo) y mi hermano mayor, que se dedica también a esto pero en la competencia, y él sí que está en el departamento aéreo. (De hecho fue él quien, años ha, me rescató de la formación profesional, donde me reinsertaba en sociedad estudiando un Ciclo Superior de Automoción (dicho en castizo: “estudiaba pá mecánico”), y me consiguió un trabajito en su empresa. No tardaría demasiado en arrepentirse el pobre...).

Decía que nos hemos plantado allí, y todos han insistido en que hasta que estuviéramos diluidos en la multitud procurara mantener la boquita cerrada. Pues bien, no llevaba allí ni diez minutos, mientras tomábamos unas cervezas que se servían en el jardín del restaurante a modo de recepción, que se me acerca un tipo con aspecto de vietnamita y empieza a hablarme en inglés; pero en un inglés raro, como con acento orco. Y yo que le sigo el rollo y me extiende su tarjeta y resulta que el cabrón era el director general en Luxemburgo de la empresa ésta que organizaba el sarao (¿pero de verdad existe Luxemburgo? ¿No era una leyenda urbana?). Y para una pregunta seria que me hace el tipo voy y la cago. Y no es que tratara de desenmascararme, ni mucho menos (con la pasta que se han gastado en la fiesta, no creo que luego se anden rateando por un invitado más o menos), sino que el tipo de verdad quería alternar un poco con sus “colegas” españoles. La cosa es que me ha preguntado que si mi empresa pertenecía a la "no-sé-qué network" y le he dicho muy convencido que no, que en absoluto, que podía estar tranquilo. Y Cripema, que andaba por allí cerca y se ha coscado de todo, se ha acercado descojonada a echarme un capote y rescatarme de las garras del viet-cong, aclarándome entre carcajadas que por supuesto que pertenecemos a la “Hi-tech Network” (¿se escribe así?), como casi todos los allí presentes. Pues bueno, pues vale, pues me alegro...

En otro descuido de mi benefactora, me ha enganchado una tía muy rara y se ha presentado y me ha dicho muy convencida que venía de Barcelona, y le he contestado algo que vendría a decir: “pues muy bien; así me gusta, que te diviertas”, y la he dejado allí plantada con la excusa de ir a pedirme otra cerveza. Y resulta que luego en el discursito que nos han soltado, la tía coge el micro y se presenta como la directora general de este grupo para toda España y Portugal. Jodeeeer, eso es empezar la noche con buen pie.

Poco después nos han pasado al comedor, que era una especie de jaima gigantesca, y de repente ha sonado música arábiga y han salido unas bailarinas haciendo la danza del vientre (?!). La verdad es que las muchachas eran un espectáculo digno de verse... por lo bien que bailaban, me refiero.

Después una improvisada DJ (era una de las camareras que de vez en cuando se iba a pinchar algún espanto) nos ha estado atormentando con un repertorio que costaba dar crédito a los oídos. Mientras, seguía corriendo la comida y la bebida (más lo segundo que lo primero) y algunos elementos empezaban ya a desmelenarse y a dar la nota.

Y de repente llegó ella: la supermujer de la que hablaba no hace demasiado tiempo aquí, que se dedica a lo mismo que nosotros, pero a otros niveles. Así que tras unos saludos cordiales yo me he escabullido discretamente (este taxi ya está ocupado), cosa que no ha podido hacer la pobre Cripema, a la que se llevaba constantemente de la mano de aquí para allá (ya me contarás de qué hablabais tanto, canalla). Más danza del vientre, pero esta vez una bailarina sola, que le daba sopa con ondas a todo el cuerpo de baile anterior. Y resulta que la danzarina del vientre se ha encaprichado de la supermujer de marras y nos ha ofrecido un espectáculo de insinuación homoerótico bastante inquietante, todo ello ante un público que no salía de su estupor (según Cripema, alguien le ha confirmado después que la del vientre serpenteante era lesbiana. Ya me contarás mañana con calma, que con todo el follón no me he enterado muy bien de la copla).

Después de varios saqueos corsarios al cortador de jamón (pobre hombre, las lonchas no llegaban a tocar el plato; y eso que se daba muy buena maña el tío), y tras incontables rondas de cerveza, se ha realizado una rifa (?!) de unos relojes, unas maletas y unos viajes. Casi me alegro de que no me haya tocado nada, porque me imagino la cara de toda la concurrencia viéndome salir a recoger mi inmerecido premio y preguntándose en silencio: “¿Y éste quién cojones es?”.

Había pululando por la fiesta un fotógrafo que por sus maneras parecía hacer apología de una opción sexual muy concreta, y que parecía tener fijación con el tándem Cripema-un servidor. Deberíamos parecerle muy fotogénicos o yo qué sé, pero nos ha hecho más de 15 fotografías (y no exagero) en todas las posturas y con todas las compañías posibles (sólo le ha faltado pedirnos que le hiciéramos el dragón, como en “Starsky y Hutch”).

Y de repente, como grand finale (al menos para nosotros, hasta donde hemos aguantado, porque la fiesta seguía cada vez más animada) han vuelto a salir las bailarinas con nuevo vestuario y tras una nueva coreografía sensual, han empezado a sonar los inconfundibles compases de una marcha mora y las sicalípticas muchachas han corrido a pescar “voluntarios” (sólo les faltaba patalear en su resistencia) entre el público para formar un par de largas “filaes”. A ver cómo os explicaría yo a los que leéis esto desde fuera de la Comunidad Valenciana lo que es una “filà” de moros y cristianos, y lo que sentimos los aborígenes de esta tierra cada vez que escuchamos los temibles primeros compases de cualquier pasodoble arabesco. Creo que no hay palabras humanas para describir esa turbamulta de sentimientos desasosegantes y contradictorios, así que “millor deixem-ho estar”. Pero por favor imaginad a esos representantes internacionales de la firma organizadora, venidos de países exóticos, con los mofletes color nazareno por culpa del morapio, intentando bascular siguiendo el ritmo cimbreante de las huríes. Y éstas que se mezclaban en la “filà” con nativos de aldeas y pedanías no menos exóticas a pesar de su proximidad geográfica y estancadas en la Baja Edad Media, donde este tipo de festejos son sagrados; y los veías tomarse el asunto con esa seriedad que ellos consideran necesaria, con el brazo en cabestrillo y un ducados entre los dedos -a falta del puro preceptivo- y mirando al techo para que no les viéramos aflorar unas lagrimitas al recordar los buenos tiempos pasados en sus fiestas patronales. Inolvidable, podéis creerme; ¿estas cosas sólo pasan aquí? (Y eso que no me quiero cebar con el individuo que le ha arrebatado a la bailarina jefa -la bollera- la espada (sí, he dicho espada) y emocionado se ha puesto a dirigir la “filà”, y elevaba la cimitarra con la mirada perdida por encima de nuestras cabezas, como si desfilara por los callejones adoquinados de su villorrio, saludando a sus vecinos y familiares consanguíneos, que aplaudieran desde los balcones de los entresuelos decorados con banderas rojigualdas. El tipo no cabía en sí de orgullo, y en el súmmum de su delirio casi provoca alguna desgracia personal al restregar el sable repetidas veces por el suelo del local, tratando de hacer saltar esas siempre vistosas chispas, quizás olvidando –obnubilado por el alcohol- que pisaba sobre moqueta). Huelga decir que éste que suscribe, en cuanto ha visto horrorizado que las bailarinas arrastraban con ellas a miembros del público para hacer el ridículo más espantoso, ha tramado rápidamente todo un dispositivo de emergencia que evitara tal posibilidad.

Y por fin, después de algunas rondas y malentendidos más, nos hemos marchado de allí cuando la fiesta parecía que empezaba a animarse ya más de la cuenta, y todos empezábamos a decir más disparates de los deseables. Al despedirnos nos han entregado a cada uno un set de regalos cortesía de la compañía aérea, y ya en el coche íbamos con mi hermano comentando entre carcajadas las anécdotas más destacables de la velada. Seguro que yo me he dejado muchas -como la decoración de la jaima, que daría para todo un post-, pero ahí está Cripema por si quiere añadir algo. Me voy a dormir; y hoy mi lecho es terreno abonado para las pesadillas. Ja baixen!
-----
ACTUALIZACION BY CRIPEMA

Corroboro que nuestro querido micropene (a partir de ahora "Carpanta" ) fue el primero en llegar al evento; como así nos hizo saber la organizadora del evento al jefe y a mi cuando nada mas recibirnos a la entrada nos saludó con un:

-"vuestro compañero está en la barra tomando una cerveza".

Ella no lo sabe, pero a mi me hubiera bastado con la mitad de la frase, (es decir, "vuestro compañero está") para saber que Micro había llegado, que por supuesto estaba en la barra tomandose una cerveza e incluso hubiera podido afinar más adivinando que se estaba fumando un winston y que probablemente ya había interaccionado con algún interlocutor.

La historia de la überfrau la obviaré por retorcida, rocambolesca e incluso absurda, aunque doy fé que se trata de una supermujer y de que también lo era la bailarina exótica arabesca a la que se ligó. (la heterosexualidad (ambigua, eso sí) de la primigenia überfrau evitó que aquello acabara en un mujer contra mujer en toda regla)

Estoy de acuerdo en que la decoración del local daría para otro post, pero por no alargarme y aburrir sólo diré que el encanto del enclave idilico propio de cuento de hadas del local, con sus arboles centenarios en el jardín, quedaba mermado entre otras cosas por el cartel en neón rosa que indicaba donde estaban los aseos. También resultaba "curiosa" la palmera en cuyo tronco había clavados infinidad de alfileres con los que se sujetan los velos nupciales, recuerdos (supongo) de todas las novias que han celebrado allí sus esponsales. Sin desdeñar tampoco el corazon en neon rojo intermitente que presidia la palmera. Pero ya digo, no me quiero alargar.

Fuí rescatando toda la noche a Micro de las garras de despiadadas trabajadoras de la compañía aerea en cuestión (como curiosidad, decir que se trata de una compañía en la que todo el personal español es femenino) que lo unico que trataban de hacer era su trabajo (es decir, agasajar a los invitados al evento y comentar temas laborales en un ambiente distendido). Claro que Micro de aviones cargueros sabe tanto como de informatica, asi que allí estabamos toda la noche pin y pon con frases del tipo: "cuidado a tus 10", "peligro acecha una de las jefas por la retaguardia".

Lo mejor de la noche, sin duda alguna fueron las danzas del vientre de las simpaticas muchachas. Salió en tres ocaciones el mismo grupo de chicas a deleitarnos con sus bailes aunque los hombres de mi alrededor preguntaban cada vez ¿Estas chicas no son las mismas de antes, verdad? Prueba evidente de que se fijaban en los artisticos movimientos y sentido del ritmo de las bailarinas y no en sus caras....

Pero evidentemente lo mas impactante fue cómo tras la danza, formaron en escuadra al son de una marcha mora ante la mirada atónita del chino - camboyano, de un mexicano rubio con ojos azules y de dos o tres de luxemburgo (que al final se unieron a la misma).... mientras que otro invitado de Monovar que estaba a mi lado gritaba insistentemente :
- Paquito el chocolatero! Paquito el Chocolatero!! Que toquen Paquito el Chocolatero!

Fue entonces cuando Micro me miró y me espetó un : Nos vamos, no?

Y decidimos ambos, hacer la romeria de despedida hasta el parking.

miércoles, noviembre 22, 2006

101 Directrices del Motero Novato

Como al amigo Micropene estamos intentado convertirlo en motero, aquí le dejo un listado con consejos imprescindibles que todo motero debe conocer (es un listado muy popular que circula por los foros) No hace falta leerlo todo porque es muy largo, pero con dos o tres puntos tienes bastante para reirte un poco.

1) Vigila la cara de tonto que se te queda cada vez que ves de nuevo a tu montura, sobre todo con la parienta al lado. Los triángulos amorosos son delicados.

2) El suelo del parking es traicionero y resbaladizo, y la rampa más chunga de lo que parece. Ojo con enseñar a la moto a “hacerse la muerta” (Yau! Yau! Platz! Platz!)... más que nada, porque luego te toca levantarla.

3) En boca cerrada no entran moscas... en visera cerrada tampoco (véase, “Como circular 20 Km. con un mosquito entre el casco y tu oreja”, por el que suscribe)

4) Al tiempo que calculas para llegar a un sitio le tienes que sumar aproximadamente 15 minutos, que es lo que se tarda en sacar el cepo, arrancar la moto, ajustarte la chaqueta, la braga, la mochila, el casco, las gafas, los guantes, abrir la puerta del parking, y ponerte en marcha. Si alguno de estos pasos no lo haces en el orden correcto, habrá una penalización de varios minutos más (sobretodo, si arrancas sin quitar el cepo...)

5) El asfalto NO ES LISO Y UNIFORME: sólo lo parece. Tus riñones te convencerán de lo contrario. Y el viento no sólo hace ruido: una piedrecilla a 120km/h contra tu espinilla o un adelantamiento a un camionazo con viento de costado te ilustrarán al respecto.

6) No tengo ni idea de a qué huelen las nubes, pero el tráfico APESTA (sólo comparable, tal vez, al olor del metro en hora punta). Y luego dicen que el tabaco es malo... Eso sí, si te encuentras en un verde prado, rodeado de flores silvestres, alejado del tráfico y del mundanal ruido, y, a pesar de todo, sigues percibiendo cierta fragancia rancia, entonces una de dos, o tienes un problema de higiene personal o tal vez deberías plantearte lavar el interior del casco.

7) La carretera es una gran papelera donde los residuos se autodestruyen como si de antimateria se tratase. Prueba de ello es la cantidad de porquería que los enlatados arrojan por sus ventanillas (kleenex, colillas encendidas, lapos, papeles, envoltorios,...) con la infundada creencia de que desaparecerán para siempre jamás.

8) Todo motero adquiere instantáneamente dos super-poderes: el primero, LA INVISIBILIDAD. Eres un tío de metro noventa, con una chaqueta con reflectantes, un casco XL, en una moto grandota, con tropecientos cromados... y aún así no se te ve entre el tráfico. PRODIGIOSO!. El segundo poder, consiste en que TU, que has visto la luz, si que logras ver a los moteros cuando vas enlatado.

9) Los límites de velocidad están pensados para moteros novatos. Si una curva indica que la velocidad máxima es 60, lo mejor es tomarla a 60, ya que de hacerlo a más velocidad, puede ser que manches los calzoncillos o barras el suelo con la visera. Además 120 es una velocidad la mar de respetable en autopista.... Evidentemente, la experiencia y el rodaje anulan esta directiva. De hecho, creo que queda obsoleta tras la primera revisión.

10) A pesar de que tu moto esté flamante y la matrícula sea nuevísima, si circulas por la derecha a velocidad moderada, los enlatados te pitarán, te pasarán rozando y te mirarán con desdén sin que a ninguno se le pase por la cabeza que tal vez estés haciendo del rodaje.

11) Elijas el día que elijas para lavar tu moto, sea el mes que sea, ese día lloverá. Fijo.

12) Siempre que entres en una tienda de artículos de moto, saldrás inevitablemente con alguna nueva adquisición, por absurda que sea, y que considerarás indispensable para tu confort motero o el buen hacer de la conducción de tu máquina. Sólo al llegar a casa y enseñar la factura a tu mujer recapacitarás sobre la necesidad o no de dicho artículo.

13) Si la primera vez que repostas te asaltan cientos de dudas (esto era sin plomo o diesel? hacia que lado gira la llave de la tapa? donde coño se apagan las luces? me bajo de la moto o no? con el caballete puesto no estará el depósito torcido?... ), no desesperes, es normal. Intenta que tus movimientos sean lo más naturales posible (vamos, que no se note que aún no sabes por que lado bajarte de la moto).

14) Cuando estás en un semáforo parado y la gente se queda mirando tu Venox (o similar) pensando que debe ser una moto de mayor cilindrada, alza la cabeza con orgullo y dale suavemente al gas para que se oiga el ronco rugido del motor. Eso sí: si tienes la mala suerte de que se pare una Harley a tu lado, baja la vista humildemente, y ni se te ocurra tocar al gas ni por accidente.

15) Llevas meses muriéndote por hacer V'sss a los moteros que se cruzan en tu camino, pero cuando coges la moto las primeras veces y te saludan, no te atreves a soltar el manillar y apenas levantas patéticamente los dos dedos. Por fin, cuando te sueltas la melena y saludas como Dios manda a un motero que se te cruza, resulta que el tío es un desaborío, y no sólo no te devuelve el saludo, sino que te mira como si fueras un friky de las motos. Tampoco es extraño ni debe preocuparnos el hacer, estúpidamente, todo hay q decirlo, V's DESDE EL COCHE a los moteros que nos cruzamos: en primer lugar, no te ven, y en segundo, en ese caso SI que eres un friky de las motos.

16) Si en un semáforo en rojo sorteas las latas hasta ponerte el primero, haces rugir el gas cuando parpadea el indicador de peatones, e incluso inclinas en cuerpo hacia delante, como si fuera la salida de Montmeló, intenta por todos los medios (físicos, mecánicos, o inclusive místicos) que no se te cale (TRATA DE ARRANCARLO, POR DIOS! TRATA DE ARRANCARLO), ya que dicho suceso provocará, sin lugar a dudas, risas entre los enlatados, toques de claxon, algún insulto ocasional y una merma importante del orgullo propio.

17) En las películas y en nuestra imaginación, los bares de moteros son antros de tipos duros, de ambiente enrarecido, con una interminable hilera de motarras en la entrada, donde todo el mundo se gira cuando entras, como si de un Saloon del Far West se tratara, sólo sirven bourbon de Kentucky, huele a aceite de cadena y se rompen jetas por meterse con la moto de uno. Y después cuando quedamos en la realidad nos metemos en un bar de carajillo o granja-heladería y nos bebemos un caldito, cafecito o similar, que el carné va por puntos y no sea q nos pillen.

18) No importa lo bueno que sea tu mecánico o tu dentista: siempre te harán sufrir. Cuando lo ves trastear las tripas de tu máquina te entran ganas de decirle “Pero así?! Sin anestesia ni nada?!!?!”

19) Ir en moto te hace arrepentirte de todas aquellas clases de física a las que no prestabas atención; el punto de apoyo, de equilibrio, rozamiento, fuerza centrifuga,... o como evitar (imposible) pegarte un piño, cuando das una curva en pendiente y pasado de velocidad. Ser motero debería dar créditos libres en todas las carreras técnicas conocidas.

20) Si en la lontananza ves un par de motos blancas que vienen en dirección contraria, y ni corto ni perezoso les haces ráfagas y esperas a que estén a tu altura para hacerles V'ssss y a corta distancia te das cuenta de que es la benemérita, no te preocupes si se te queda cara de ...... Con suerte te las devuelven; con menos suerte te empapelan y encima se echan unas risas a tu costa

21) Cuando durante la paradita para hacer la meada de rigor durante una salida, y al intentar detener tu moto sobre terreno resbaladizo (grava y similares), con todo el mundo del lugar en cuestión mirándote, no controlas el peso de tu moto, digamos que pones mal el pie como punto de apoyo, y la depositas en la grava (OJO, porque tu has querido!!!!) se aconseja no perder el autocontrol, levantarla (con ayuda) y sonreír, aunque te silben desde la grada. Abstenerse de hacer comentarios del tipo “QUE PASA?! CADA UNO APARCA COMO QUIERE!!”

22) Recuerda que las motos se parecen a los ordenadores en una cosa: Si cuando metes la llave, tiras del aire y pulsas el arranque no sucede nada, no te pongas a buscar motivos extraños y rebuscados relativos a la carga de la batería, llaves estropeadas o cables flojos: Es el cortacorriente. (En los ordenadores es que te has dejado un disquete en la disquetera). Sí, ese extraño conmutador rojo de la piña derecha, que tu mismo u otra persona ha desconectado por descuido, desconocimiento o mala leche. Ya no te cuento el asunto si en un semáforo se te cala la moto y con los nervios y prisas confabulados con los guantes de buzo de tan fino tacto que llevas, lo pulsas sin querer y te quedas como un gili en medio de los coches recibiendo una sonora pitada mientras te preguntas qué habrás roto. Del mismo modo, la mayoría de manuales de aparatos eléctricos tienen un anexo de resolución de problemas que empieza siempre con: PROBLEMA - El aparato no se enciende; CAUSA - Asegurese de que el aparato está conectado a una fuente de alimentación operativa y el interruptor en posición de encendido. Para finalizar, recordar también al protomotero, que en muchos modelos de moto, es imposible meter una marcha con la “pata de cabra” puesta (para regocijo de algunas novias con mala leche)

23) El número de marchas de tu moto viene determinado por el fabricante. Por mucho que lo intentes (que lo harás) te resultará imposible meter la octava o la novena. De todos modos, reconocemos que es imposible asegurar al 100% que sabes la marcha que llevas puesta.

24) Tu casco, por cutre o fashion que sea, posiblemente dispondrá de piezas móviles para facilitar o impedir la entrada y circulación de aire durante la conducción. Es importante recordar, aunque parezca obvio, que en invierno debemos llevar dichas tomas CERRADAS y en verano ABIERTAS. Si durante un trayecto invernal se te hielan los carrillos y oyes demasiado el viento, tal vez debas revisar las entradas de tu casco.

25) A menos que queráis sembrar la calzada con vuestros efectos personales, o peor aún, mudas y prendas personales, es harto aconsejable revisar bien los cierres de las bolsas, mochilas y alforjas que llevéis. Comprended que no deber ser agradable estamparle en el casco al motero que va detrás los calzoncillos que has llevado durante la última kedada de Pingüinos (sobre todo si eran los únicos que habías llevado)

26) Inexplicablemente el único punto de tu nariz que siempre te pica cuando tienes el casco puesto es justo al que no puedes acceder con guantes y sin quitarte el casco. Evidentemente, cuando logras quitártelo ya te ha dejado de picar.

27) Durante el examen del A, ir a 40km/h en el tramo de aceleración y reducir a 1a de golpe es válido con tal de no pasarse de la raya (o tirar la barra) y nadie vea cómo dibujas una bonita línea negra en el suelo. Puede suceder que inexplicablemente la moto quede en punto muerto, situación en la que debes comportarte como si lo hubieras hecho expresamente y quedar así como un señor.

28) Subestimarás pasos de cebra, tapas de registro lisas y metálicas, mangueras de riego y otros dispositivos anticarro hasta que notes su efecto en tus carnes. Piensa que todos esos dispositivos están expresamente colocados para conseguir una conducción más amena y emocionante

29) Siempre que quites el asiento para sacar o guardar cualquier cosa, probablemente acabes olvidándote la llave puesta en la cerradura. No desesperes: es un fallo en el sistema de seguridad del motero sin solución alguna. A pesar de ello, existe un parche llamado Mochila 1.0, que consiste en no llevar nada en ese compartimiento y meter todo lo que te haga falta en una pequeña mochila. Ni que decir tiene que esa mochila te la vas a dejar olvidada con toda seguridad en el primer sitio en el que entres.

30) Cuando algún imprudente o confiado amigo, te preste su moto para hacer alguna práctica, acabarás teniendo la sensación de estar domando un caballo, si es que no te vas al suelo. Las excusas del tipo “En la furgo el juego gas-embrague no es tan delicado” no contribuirán a mejorar tu imagen o a que su semblante abandone la palidez del pánico.

31) Si aparcas la moto en pendiente, la fuerza que la mantiene en pié es la de tu mirada, como los poderes de los caballeros Jedi. Cuando creas que está estable y segura y te des la vuelta para marcharte, la oirás caer a tu espalda (y te cagarás en Yoda y la rana que lo parió).

32) El suelo es duro, el asiento es blando. El suelo es áspero, el asiento es suave. Pese a todo ello, si no sabes donde poner el casco antes de ponértelo o después de quitártelo; SIEMPRE SERA MEJOR DEJARLO EN EL SUELO. Total, va a acabar en él de todos modos y mucho más deteriorado que si lo hubieses puesto allí directamente.

33) El objeto más importante y el que necesitarás con más urgencia (por ejemplo, las llaves, el mando del parking, la pasta en un peaje, los condones...) siempre se encontrará en el bolsillo más profundo y recóndito de tu chaqueta. Si dicha chaqueta tiene 25 bolsillos, lo encontrarás tras haber rebuscado en los 24 anteriores.

34) En un día lluvioso, por mucha equipación que lleves, siempre habrá una rendija por donde pasará el agua u olvidarás ponerte alguna de las piezas del impermeable. Si esa pieza es el cubrecalzado, ese día llevarás mocasines en lugar de botas y calcetines de algodón (que absorben más agua)

35) Existe una filología motera que debes respetar y aprender sobre la marcha. Es inevitable que el protomotero, al final de su primer post en el que cuenta una ruta "guapa" en la que se ha ido con su "niña" y ha "quemado rueda" "haciendo curvas", acabe con una pregunta, al foro o en un privado, que diga "Por cierto, evas lentillas!!!

Pepito, entre tu y yo, que significa V´ssssss?, que tol mundo termina los mensajes escupiendo o que?"


36) La moto y la novia se parecen en dos cosas: nunca encuentras el momento de presentársela a tu madre. Cuando por fin se vean, ella pensará invariablemente "Esta petarda llevará a mi hijo por mal camino"

37) Llamaremos “Lamento del Novato” al “Ay! Ay! Ay!” que surge del interior del protomotero cada vez que se da una situación de aparente riesgo (al principio, básicamente TODAS). Puede parecer, no sin causa justificada, que uno va en moto cantando saetas. El “Lamento del Novato”, normalmente va precedido del “Resoplido del Éxito”, que es el " buffffff..." que te sale cuando no te has caído atropellando cartones del suelo, frenando en un paso de cebra o saliendo de una curva que se cerraba a traición.

38) La hora punta de tráfico de todo el año (y probablemente la de toda la historia conocida) siempre se produce en el momento justo en el que sacas la moto del concesionario por primera vez. El número de coches se multiplicará ante tus ojos como por arte de birlibirloque. Si es tu primera moto, además hará frío y te habrás olvidado los guantes.

39) No te sorprendas si al principio debes mirar para accionar los mandos de tu moto (luces, intermitentes, claxon, encendido... los hay que miran hasta el cambio de marchas). Piensa que hay otras muchas cosas que con el tiempo acabas haciendo sin mirar y con naturalidad, como bajarte la bragueta y manipular su contenido bajo una incipiente panza que ya no te deja ni verte los zapatos.

40) Después de probar la moto o si te estás sacando el carné, para ti el coche no volverá a ser lo mismo. Empezarás a frenar antes en las curvas, y verás claramente ante ti la línea imaginaria de la trazada. Intentarás no frenas sobre las marcas viales y te seguirán preocupando las manchas oscuras de la calzada ("¿será agua, o será aceite?"). Aunque sea enero, y haga un frío que pela, llevarás la ventana semi-abierta para sentir el aire y en el caso de que frene el coche de delante te preguntarás “Si fuera en moto, frenaría a tiempo? O me bloquearía la rueda motriz, ya que no llevo pasajero, causando una pérdida de control y una probable caída?”

41) La moto es como una estilográfica o como la novia/mujer: se presume de ella ante los amigos, pero no se presta ,porque te la pueden joder. Según el 95% de foreros una moto es lo mejor que puedes tener entre las piernas (con los pantalones puestos, aclaran algunos). Para una motera no se si será lo mejor, pero fijo que es lo más duro

42) Cosas que echas en falta cuando vas en moto: La música, el "Carrussel deportivo", el fumar, el techo, la calefacción, el ABS, el GPS, el asiento de atrás y sus múltiples posibilidades... Cosas que echas en falta cuando vas en coche: LA MOTO!!!

43) Por mucho que lo intentes evitar, si estas un pelín resfriado, aunque antes de ponerte el casco te suenes los moquillos, apenas circules un kilómetro el moquillo volverá a asomar. Es aconsejable (lo contrario es tremendamente grosero) no limpiarte con la "braga", ya que aparte de ser una guarrada monumental, el moco podría congelarse y luego cortarte con él. La única solución aceptable es la resignación: total que te pasas todo el viaje esnifando mocos para que no caigan. Eso sino te viene un estornudo y tienes que parar para limpiar la visera por dentro.

44) Lucir tu equipación motera en lugares públicos, siempre suele dar buenos resultados e impresionar a las nenas. Cabe destacar, por otro lado, que es importante asegurarse de que no llevas el casco puesto en el interior de locales y mucho menos que intentes fumar con él si es integral.

45) Cuando estrenas moto es importante recordar ciertas cosas: en primer lugar dónde tienes aparcado el coche tras una semana sin pensar en él. En segundo lugar, que el coche lo puedes volver a necesitar alguna vez en la vida (como por ejemplo, para ir al Carreful). En tercer lugar que tu misión es adoctrinar a las gentes de las maravillas del motociclismo (por lo que no debes desplazar a nadie si no es en moto) y en cuarto, pero no menos importante, debes recordar que a tu novia, que vive a 30kms de tu casa, ya la querías ANTES de que te diera la excusa perfecta para coger la moto e ir a verla, y no A CAUSA de esto mismo.

46) Si se te cala la moto en un semáforo, debes proceder a inclinarte por un lado del motor y hacer como que tocas algo con gesto de “Joer, con toda la exhaustiva preparación técnica y mecánica que he sometido a mi máquina y parece que hay un pequeño desajuste que deberé solventar acariciando suavemente el starter o metiendo los dedos en alguna parte oscura y poco visible del motor, rezando para que no queme y parezca que realmente estoy haciendo algo útil y pofesioná”. Así el público casual de dicho evento pensará (o no) que no es que seas un torpón conduciendo y se te haya calado sino que se te ha averiado.

47) Es curioso como durante un atasco, si vas enlatado intentas hacerte a un lado para dejar espacio a las motos que pasan entre los coches y las mirarás con anhelo. Sin embargo, reconocerás rápidamente al enlatado no-motero, ya que precisamente realizará la maniobra contraria (mirada de odio incluida). Los taxistas tienen la dudosa habilidad de poder posicionar su vehículo de tal modo que no puedes rebasarlos por ninguno de los dos lados.

48) El punto muerto EXISTE, no es una leyenda ni un mito. Al principio pasaras todo el rato que dura un semáforo pasando de segunda a primera y de primera a segunda, pero tranquilo que un día cojeras el truquillo y podrás soltar la maneta del embrague en un semáforo!!

49) Nunca creas que vas lo suficiente mente abrigado. El frío siempre se acaba colando. Descubrirás que prendas que considerabas bastante cálidas son una auténtica mierda para ir en moto porque entra en el aire por todos los lados. Bendecirás palabras como Cordura, Goretex o Thinsulate.

50) Todo motero novato o protomotero que se precie visitará el foro de motos.net y se dará a conocer dando la vara a los veteranos sobre que moto comprarse, explicando su examen del A, y preguntando cualquier cosa que se le ocurra con la esperanza de llegar algún día a formar parte de esa comunidad tan cojonuda: LOS MOTEROS!

51) Cuando eras un enlatado los semáforos duraban siempre una eternidad... Descubrirás que esto cambia cuando vas en moto: el tiempo que dura un semáforo NUNCA es suficiente para cualquier cosa que desees hacer y que implique quitarse los guantes (por ejemplo, mirar a ver quién es el pesado que no para de llamarte al móvil). Da igual que semáforo sea: indefectiblemente se pondrá verde antes de que vuelvas a equiparte.

52) Cuando te pregunte el de la tienda a la que vas a comprar el casco: 'Para que moto es?', miente como un bellaco. Si el ioputa descubre que es una Special y no una CBR, como mínimo, no te dejará llevarte el Shoei y ni te mirará a la cara a pesar de que le digas todo lo que piensas gastarte. (Tampoco te dejará llevarte la chaqueta Spidi: total con una 250 el asfalto es más blando)

53) Cuando quieres tocarle el claxon al ...... del coche que ha estado a punto de matarte el tío ya está a un 1km, porque no has encontrado el botón o le has dado al arranque .

54) Tu seguridad es lo primero: deja de mirarte en los escaparates para comprobar lo mucho que molas subido en la moto, y presta atención, que te la vas a dar!

55) Si la moto no tiene cenicero es por algo: por mucho que te empeñes, no es buena idea fumar conduciendo la moto, aunque sea por ciudad. Se te quemarán los guantes, la ceniza se te meterá en el ojo y además se te va a consumir el piti él solito en cuanto te pongas en marcha. Hombre, por favor!

56) Cuando vayas a entrar en un túnel, te pondrás a buscar el puñetero mando de las luces, y seguramente las quitarás o darás las largas, hasta que te des cuenta de..."Joder, si voy en moto, ya las tengo puestas, melón"

57) Ante la perspectiva de realizar un trayecto con un pakete novato, debes estar preparado para responder a las siguientes preguntas: “Por dónde me monto?” (por delante, si tienes webos), “Dónde me agarro?” (si es tío a la moto, si es tía, bien pegadita! O a la inversa dependiendo del sexo del piloto), “Los pies van aquí?” (no, las estriberas traseras son para llevar dos cacatúas) “Cuando gires y “tumbes” hacia q lado tengo que tumbar yo?” (hacia la Meca, no te jode?) “Me da miedo, le das mucha caña?” (sólo cuando llevo paketes pelmas). Además prepárate para intentar entablar una conversación de casco a casco en plena autopista, a recibir un coscorrón en cada frenazo (al final piensas que el casco sirve para protegerte precisamente de eso) y para malabarismos como que el pakete intente poner los pies en el suelo en los semáforos.

58) Recuerda siempre este orden a la hora de equiparte: PRIMERO el casco y SEGUNDO las gafas. Por el contrario, a la hora de desprenderte del equipo: PRIMERO las gafas y SEGUNDO el casco. No respetar este orden puede producir lesiones faciales y una merma considerable del orgullo propio.

59) Cuando circules por autopista calcula el consumo de tu moto antes de reserva y al alcanzarlo, o cuando se encienda el piloto, si es el caso, para en la primera gasolinera que veas; No pienses "230 Km. y aún no ha entrado reserva, mejor paro en la siguiente" porque dos minutos después entrará la reserva y unos 30 Km. después (en los cuales, por supuesto, no habrá ninguna gasolinera) te entrarán unos sudores fríos a ti.

60) Cuando te caiga una sola gota de agua, para y ponte el traje de lluvia. Para donde sea, enseguida, no lo te lo pienses. El "son 4 gotas" en moto no funciona. Te caerá lo que crees el gran diluvio universal en el kilómetro siguiente y cuando pares ya estarás empapado (lo curioso es que cuando paras a tiempo, efectivamente sólo son cuatro gotas de mierda, pero no hagas caso, eso sólo ocurre si te paras a poner el traje de lluvia)

61) Cuando pares a ponerte el mono de lluvia no olvides dejar puesta la llave en el contacto: No es buena idea guardarse la llave en el pantalón.

62) Cuando veas un coche que va despacio por la carretera, desconfía de él: es tu enemigo. Colócate detrás de él observando atentamente sus maniobras, hazte notar, haz luces, pita, sácale la lengua, que se cabree, hasta que veas que te enseña el dedo índice por la ventanilla; sólo en ese momento te habrás asegurado que te ha visto y no va a girar bruscamente hacia el lado por el que pretendes adelantarle.

63) Las carreteras están sembradas de fantásticas sorpresas para convertir tu conducción en una experiencia más amena, gratificante y arriesgada. Una especie de ruleta rusa sobre dos ruedas, vamos. Podrás encontrar fantásticas grietas, traicionera gravilla, deslumbrantes juntas de dilatación, arcaicos raíles de tranvía, tapas de alcantarillado ocultas, y demás perlas del MOPU. Puedes correr... pero no puedes esconderte de ellas.

64) Existe un código de comunicación lumínica entre vehículos a motor. Dicho código te lo enseñan en la autoescuela y sirve para indicar maniobras con intermitencia, iluminar para ver y ser visto, hacer ráfagas, avisar que frenas, etc. De todos modos, siempre hay quien interpreta ese lenguaje de una manera diferente, original, e incluso artística. Sirva como ejemplo aquel individuo (motero o enlatao) q pone el intermitente para entrar en la autopista y lo quita 90 kms más adelante, para salir; o aquel otro que una vez pilló niebla y desde entonces lleva el antiniebla trasero encendido (con lo que jode!) para que no le vuelva a pillar desprevenido; o el que tiene halógenos en su lata y los enciende para hacer gasto (y deslumbrar al personal); o el que maniobra sin usar los intermitentes (seguro que piensa: “total, si ahora van… ahora no van… ahora van… ahora no van… “). Finalmente, existe un axioma que se cumple constantemente que dice que cuanto más grande sea el camión o furgoneta que llevas delante, más posibilidades hay de que no le funcionen las luces de freno. Esto añade grandes dosis de emoción a tu conducción, sobre todo en tramos urbanos o de gran concentración de tráfico.

65) El hielo NO es tu amigo. Da igual que hayas visto a un intrépido telepizzero lidiando rotondas con placas de escarchas (doy fe de tan asombroso fenómeno). Que él pueda, no significa que TÚ puedas. Pero si quieres tunear moto y equipo con un buen surtido de arañazos, adelante, machote.

66) Por ciudad, al llegar a un cruce, rotonda o intersección, el coche que te tenga que ceder el paso hará exactamente lo mismo que tu, es decir, si tu aceleras, él acelera, si tu frenas, él frena y así sucesivamente hasta llegar a la colisión.

67) No subas a tu madre de paquete para demostrarle que la moto no es tan peligrosa como ella piensa. Después de iros al suelo en la primera de cambio pensarás igual que ella (por la cuenta que te trae)

68) Si durante la conducción notas frecuentes y molestos dolores de garganta, a la altura de la nuez, no eches mano de la Lizipaína: es que llevas el casco desabrochado y las hebillas te van golpeando para recordártelo.

69) Jamás escupas con el casco puesto, en el 90% de las ocasiones tendrás la visera bajada.

70) El starter, como bien indica su nombre de raíces sajonas, sirve para facilitar el encendido y posterior calentamiento del motor. Si cuando lleves 15kms recorridos empiezas a oler a quemado es que te lo has dejado puesto

71) La madre Naturaleza es sabia. Por eso, las criaturas más peligrosas y ponzoñosas de la creación, lucen colores chillones para advertir a sus posibles presas/depredadores. Generalmente estos colores son el amarillo combinado con el negro. Pongamos por ejemplo el tigre, las avispas, las toxicas salamandras, algunas serpientes venenosas, y otros peces peligrosos. Pero de todos estos peligros potenciales negros y amarillos, cabe destacar entre todos ellos el más despiadado: EL TAXI DE BARCELONA. El taxi de Barcelona, luciendo orgulloso su combinación de colores, te acecha, se incorpora sin señalizar, te frena en seco, te cierra en cuanto puede, y generalmente el individuo de su interior te martiriza con improperios y aspavientos. Un consejo: EVITALO, tal y como evitarías a todos los nombrados anteriormente. Existen otras especies de taxi con otros distintivos, pero igualmente peligrosos.

72) No importa lo rápido que pilotes, las pirulas que hagas, lo infalible que te creas y lo seguro que vayas. Cuanto antes te des cuenta de dos cosas mejor para ti. PRIMERA: Siempre (SIEMPRE) habrá quien frene más tarde que tú, quien tumbe más en las curvas, quien esquive mejor los coches y quien haga las pirulas más bestias sin que le pillen. Y generalmente tendrá una moto peor que la tuya. SEGUNDA: No eres infalible. Sé humilde y sobre todo prudente y deja que el tiempo y los kilómetros te curtan como motero. Los experimentos en casa y con gaseosa.

73) Durante los primeros días de tu despertar motero, te obligarás a mantenerte en tu carril, señalizar todas las maniobras y hacer cola como todo resignado conductor. De hecho, es posible que te acojone sobremanera la idea de zambullirte en el tráfico rodado y sortear los coches. Tranquilo que todo se pasa. La tentación es demasiado grande y los atascos demasiado lentos. Poco a poco irás aventurándote entre las latas, escogiendo el mejor carril (independientemente de si es el carril BUS o el mismísimo arcén), y te darás cuenta de que es imposible señalizar todas tus maniobras (a menos q seas pianista o neurocirujano y tengas una habilidad dactilar fuera de lo común). Cuando te sitúes entre dos carriles de coches parados y se abra ante ti el hueco que los separa, claramente señalado por la línea discontinua, entonces, y sólo entonces, tendrás la mirada de los mil metros (como en el Vietnam)

74) La moto, excepto rarísimas excepciones, carece de marcha atrás, por lo que en pendiente debes tener en cuenta lo siguiente: Es relativamente fácil controlar la moto en el sentido descendiente de la rampa, ya que la gravedad y su masa, hacen el trabajo. Lo complicado viene cuando intentas desafiar las leyes de Newton intentando retroceder a pulso en bajada o moverla en subida. Aparte de que no vas a poder, nueve de cada diez fisioterapeutas desaconsejan intentar mover un peso que posiblemente doble o triplique el del individuo, sobre ruedas bien engrasadas y un plano inclinado (el décimo no opina, y sólo apunta que "de algo tendremos que vivir, no?")

75) En el foro, o en conversaciones con otros moteros veteranos, podrás oír observaciones como las siguientes: "No sé que pasa, que en cuarta me hace un ruido raro el motor" (Un ruido raro? Y LO OYES?! Si yo apenas puedo oír mis pensamientos con el ruido del viento!!), "Me pierde un poco de compresión cuando llego a 5000 r.p.m" (Otia! Y eso como es? La moto se dilata?), "Dicen que cortar el encendido de tanto en tanto ayuda a limpiar impurezas" (Y a que altura lo corto? A medio manillar? Y luego como lo engancho?). "El contravolante es muy útil para levantar la moto en una tumbada apurada" (Eso debe ser ir con el faro apuntando hacia atrás, no?). Y así, un sinfín de apreciaciones que te sonarán, como poco, a ciencia ficción. Posiblemente con el tiempo no consigas ser un experto en mecánica motera, pero con toda probabilidad al menos te evitarás hacer las preguntas tontas.

76) No compres la moto por lo que tiene, sino por lo que necesitas que haga.

77) La vida del motero está llena de decisiones difíciles: Moto o Lata? Aparcar sin problemas o pasar frío? Voy a la cita fardando de hierro o fardando de peinado? Para la entrevista de trabajo me pongo traje o colará la chaqueta de cordura? Integrarme en el atasco o mojarme hasta la médula? Dejar el coche en el parking o cargar el casco (o cascos) por todas las discotecas de la ciudad?

78) Olvídate: la velocidad no elimina la suciedad de la moto. Así que suelta un poco el gas y dale al paño de vez en cuando.

79) Los moteros tardíos, con toda seguridad, acaban planteándose la siguiente cuestión: "Como he podido pasar todos estos años sin moto?!?!". Del mismo modo, las madres de los susodichos siempre acaban llegando a la misma conclusión: "Ahora que pensaba que había sentado cabeza, va y se compra una moto! En que nos hemos equivocado?"

80) Has visto alguna vez las retransmisiones de F1 o de algún rally? Recuerdas lo espectaculares que son las imágenes de los discos de freno cuando se ponen al rojo vivo por el uso continuado y las bruscas frenadas? Si? A que es impresionante? Pues recuérdalo la próxima vez que vayas a ponerle el cepo al disco de freno sin los guantes puestos... (pista: QUEMA!)

81) Ten cuidado donde dejas las gafas al ponerte la braga, la chaqueta, el casco y los guantes (evidentemente en este orden) ya que al acabar con esto podrías no encontrarlas porque las has dejado como las últimas 15 veces en el depósito y se han deslizado, como las últimas 15 veces, hasta llegar al suelo, y cogerás las gafas intentando ponértelas con los guantes puestos....desiste, no lo lograrás (como las últimas 15 veces). Toca quitarse los guantes....Y si no las encuentras, no las busques: llevas lentillas!!!

82) Si tienes el pelo largo, no temas, tarde o temprano aprenderá a apartarse de la cara justo cuando más necesitas ver, pero deja de inventar formas de colocarlo perdiendo otros quince minutos!!

83) Eso que enseñas, lo que "tú solito" has aprendido, es tumbar y llevas un mes en la rotonda del barrio arriesgando el pañal y observando a todo motero para hacerlo igual, reconócelo: sigues sin tener ni idea esperando que la física haga bien su papel.

84) La cordura no encoge. El cuero tampoco. Por tanto no te engañes: si tienes problemas con la talla de tu equipamiento tras meses de usarlo sin incidentes, no busques la causa en la etiqueta de las instrucciones de lavado (más que nada, porque posiblemente no lo habrás limpiado jamás) y tampoco pienses que estás dando el "estirón". Es tu panza la que aumenta. Es duro, pero es así.

85) Por mucho que hayas practicado en parado la apertura del grifo de la reserva de tu moto, para que llegado el caso realices la maniobra de manera automática, será en plena autovía, con tráfico y a buena velocidad, cuando no atines a dar con la llavecita de marras y se te pare la moto.

86) Posiblemente, se te ocurra suspirar aliviado cuando llegues a tu destino con el pellejo intacto. Pero no te engañes. Los garajes comunitarios y aparcamientos públicos son auténticas trampas mortales. Coches que dejan su plaza sin mirar, manchas de aceite, rampas resbaladizas o peatones kamikazes son sólo alguno de los peligros que te acecharán en esos ambientes.

87) El día que finalmente te pare la benemérita (o los Mossos, o cualquier otro cuerpo de seguridad), justamente te habrás dejado los papeles encima de la mesa de la cocina, llevarás la matrícula guarrísima y jurarás y perjurarás que las luces de repuesto estaban en el hueco del colín.

88) Tu primera multa te provocará una mezcla de orgullo y fastidio. Por un lado de joderá tener que pagar por algo que probablemente consideres injusto, pero por otro lado pensarás con regocijo que eres un fuera de la ley, un rebelde, “un forajido de la justicia” y que “las huellas de las dos ruedas de tu moto son dos heridas sangrientas en vuestro mundo de flores” (Panceta dixit). Aunque la multa sea por aparcar en la acera.

89) Se establecerá un ranking de pericia motera en función de la habilidad del piloto para realizar tareas con los guantes puestos. La clasificación va como sigue:

1- Lerdo – No eres capaz de ponerte el guante derecho con el izquierdo puesto.
2- Negao – No eres capaz de manejar los intermitentes o luces de la moto.
3- Paradito – Las llaves son un problema para ti.
4- Piltrafilla - No eres capaz de cerrar la hebilla del casco.
5- Aceptamos Barco – Eres capaz de pulsar el botón del mando del parking.
6- Normal – Eres capaz de manipular a las cremalleras de la chaqueta.
7- Notable – En los peajes no te quitas los guantes.
8- Senior - Eres capaz de marcar un número en el móvil.
9- Master – Eres capaz de ponerte las lentillas.
10- Puto Amo - Lo mismo que el 9 pero con los sotoguantes puestos.

90) Por mucho que hayas practicado en el garaje de tu casa el cambio de la posición de ON a Reserva de tu novísima moto, para que llegado el caso, lo hagas de forma automática, llegará un fatídico día, en plena autovía y con mucho tráfico, en que no atines a dar con la llavecita de marras y se te pare la moto. Si esto sucediese (que sucederá) recuerda que es más importante preservar tu integridad física que tu orgullo motero: Apártate al arcén, y utiliza el truco de trastear en el interior de la moto, mientras disimuladamente llamas al seguro que te venga a recoger.

91) Posiblemente se te ocurra suspirar aliviado cuando llegues a tu destino con el pellejo intacto. Pero no te engañes: Los garajes comunitarios y aparcamientos públicos son auténticas trampas mortales. Coches que dejan su plaza sin mirar, puertas que se abren por sorpresa, niños que aparecen de la nada o peatones kamikazes son sólo alguno de los peligros que te acecharán en esos ambientes.

92) Antes de aparcar la moto piensa bien como vas a salir después. Es mejor dar un par de vueltas (tampoco muchas para que no piensen que estás presumiendo de moto) y escoger bien el sitio. De lo contrario te puedes encontrar con la moto rodeada de scooters, una inclinación del terreno insalvable (recuerda que la moto NO tiene marcha atrás) o que el tráfico no te deje maniobrar para salir de la trampa en la que te has metido

93) No arranques nunca la moto antes de meter las cosas en el baúl. Fijo que te has olvidado de meter algo en él y tendrás que sacar la llave del contacto para poder abrirlo.

94) ERES UN MOTERO NOVATO. Asúmelo con orgullo. Cuando salgas con compañeros más experimentados, multiplica las frenadas que ellos hagan por dos, especialmente si no ves el final de la curva. Es decir, si el de delante reduce a 60, tú por si acaso reduce a 30. Así ganarás puntos para llegar entero a la edad de jubilación.

95) No presumas de moto más de lo necesario. Puede que tu GS del 90 de quinta mano, con el intermitente pegado con Loctite y el asiento apañado con cinta aislante te parezca la leche, pero no todo el mundo comparte tu opinión. De hecho, puede que tu público no esté nada interesado en las motos. Así que deja de dar la brasa con el tema a tus amigos y familiares o en foros como gatitos.com, aficionadosalmacramé.org o pintaycolorea.net

96) Comportamientos inevitables de un novato en su primera kedada motera: El motero novato llegara 45 minutos antes de la hora, aunque haya dado la brasa por teléfono el día anterior a todos los colegas, no vaya a ser que se vayan sin él. La noche anterior dormirá menos que el niño del sexto sentido de camping en el cementerio de Arlington. Limpiará hasta las gomas de la moto aunque a él no le quede tiempo de ducharse, pero a la moto le da hasta por dentro de las pegatinas. Imprescindible estrenar equipamiento (badana, pañuelo, guantes, casco…). Inevitablemente olvidará el carrete de la cámara (o las pilas si es digital) y por supuesto tendrá que pasar por el cajero, porque no lleva un duro encima. En tu primera kedada se tiene tendencia a olvidar todas las rondas que has prometido por internet, pero con toda seguridad tus compañeros te las recordarán. Finalmente llegará a casa destrozado (recordemos que es novato y no tiene rodaje experiencia en tiradas largas) pero fardará en la oficina e inmediatamente pondrá un post preguntando “Cuando es la siguiente!?”

97) No intentes contestar al móvil con el casco puesto..... por mas que te lo acerques... NO SE OYE....

98) Partiendo de la base de que la moto se dirige hacia donde se dirige tu mirada (está comprobado científicamente y ante notario), descubrirás que los anuncios de jacas con muchas curvas envueltas en lencerías o bikinis, suponen un serio y grave peligro para la circulación.

99) Cuando sacas la moto del concesionario, después de que te pasen muchas de las cosas que ya habrás leído aquí, y consigas llegar al bar para que la peña flipe con tu máquina, siempre (SIEMPRE) habrá una moto más grande, más bonita, mejor pintada y encima con un pibón de mil narices.

100) Para el motero novato, conducir una moto limitada es como follar con condón: te mueres de ganas de quitártelo, aún sabiendo que acabarás yendo más deprisa y puedes tener consecuencias inesperadas.

101) Si tienes coche y moto, acuérdate de arrancar la lata de tanto en tanto, más que nada para que no se le descargue la batería. Con sacarle el polvo una vez al mes, es más que suficiente. El maletero te puede servir como trastero y siempre puedes hacer una expedición a la guantera en busca de algunas monedas, tabaco o preservativos. Por lo demás, considéralo como un gran pisapapeles de diseño.

Fuente: www.motos.net

jueves, noviembre 16, 2006

Se acabó lo bueno

Llevo unas semanitas bastante extrañas.

No hace mucho que me acabo de reincorporar de unas merecidas vacaciones que se prometían muy tranquilas, pues la razón era instalarme en casa de mis padres para dar cobertura logística, pero que se fueron liando, se fueron liando y al final acabaron muy, pero que muy moviditas.

Y resulta que en este lapsus he conocido a una mujer maravillosa que me ha roto todos los esquemas y que me tiene bastante descolocado. Bueno, realmente la conocía ya, pero no habíamos podido intimar lo suficiente, y una vez intimados pues resultó que saltaron chispas (espero que al final nadie salga quemado). El único "pero" que le veo a esta historia es que no tengo muy claro que yo pueda darle esa paz que ella tanto necesita. Se supone que he madurado, y mis noches ya no son en blanco o negro, pero la verdad es que sigo sin ser ningún angelito y la mala vida es muy contagiosa. Pero en fin, vivamos el momento y disfrutemos lo que tenga que venir sin adelantar acontecimientos.

Dada esa tendencia mía a enrollarme como una persiana, esa espantosa verborrea cada vez que cuento cualquier mierda, si tratara de narrar aquí todo lo que me ha pasado durante estos 11 intensos días (de supuesto monacato reflexivo y retiro espiritual), nos podrían dar las uvas; pero sí que destacaría que disfruté mucho en la presentación "oficial" del disco de Jesús Lara en la Casa de Cultura de Alcoi, con un set de canciones que -como mis vacaciones- pretendía ser íntimo y delicado pero que se fue animando hasta acabar con un Jesús que no se podía quedar sentado en el piano y que, al más puro estilo Jerry Lee Lewis, mandaba a tomar por culo la banqueta y tocaba de pie y desmadrado (sólo le faltó pegarle fuego al piano). Para más información sobre aquel acto os remito a su web http://www.jesuslara.net



También disfruté mucho viendo a Leo Bassi actuar en la Universidad de Alicante; espectáculo que me reconcilió un poco con el payaso italiano, al que tenía un poco atragantado de verlo en Crónicas Marcianas haciendo el cafre. En esta ocasión nos brindó un show más contenido en el que primó la inteligencia y la provocación sutil sobre el simple escándalo sofocante.

También lo pasé de puta madre en la concentración motera de Alcoi (joder, me voy a tener que mirar un piso allí, porque últimamente paso más tiempo "donde sólo se atreven las águilas" que en mi casa), donde Cripema y Gilito pudieron conocer a mi nueva musa. Como manda la tradición de estos saraos, no podía faltar rock en directo y, por supuesto, un strip-tease; y entre centenares de moteros ¿a quién creéis que sacó la muchacha a hacer el ridículo ante tan rudo público? La respuesta está en esta foto:


Coño, últimamente salgo con un careto de gilipollas en las fotos... deberé ir haciéndome a la idea de que es el que tengo, y punto. Y además me veo bastante recio; menos mal que he retomado mi dieta draconiana y mi cita diaria con el acero. (Para los más despistados aclararé que el de la boca de chocho soy yo y la del ídem a secas, la stripper, que estaba como un tren la gachí (como se puede apreciar en la siguiente imagen)

By Micropene

lunes, noviembre 13, 2006

Las fotos del FICEB 2006. 2ª Parte

Se ha hecho esperar, pero por fin tengo un hueco para publicar la segunda parte de las fotos del Ficeb 2006. Así que siguiendo la exitosa línea editorial de "tetas y culos" aquí os dejo unos cuantos momentos impagables:



Aquí podemos ver a la veterana Nina Hartley como espontánea de un número de sexo en directo en el stand de IFG.










Más Nina Hartley a la hora de comer.













Los profesionales del objetivo








La guapísima Lena Gasol












Aqui tenemos una de las sorpresas del Fibeb, (este año se incorporó una serie de actuaciones musicales). EL grupo estaba formado por dos chicas y un músico que operaba un portátil con las bases. Era una especie de "tecno-hiphop-trash-hardcore"... la cosa es que no recuerdo el nombre de la banda.




Una de las canciones, de letra más suculenta, la cantaron (por decirlo de alguna manera) con máscaras de Josemari... Lo cual conformaba una escena surrealista, como una mezcla de "Le llamaban Bodhi Public Enemy y La Maña en El Molino.







aquí un supuesto casting con gente del público..mmm, no se, no se











Una bonita estampa de la artista bulgaroafricana Simba












Diana Dean... una chica Torbe













Otra de Anastasia Mayo y sus dos coquitos










Y esta no se quién es...











Tenia unas cuantas mas de Sandra G. pero , una vez más, se me estropeo la tarjeta SD (vaya mierda de tecnología) y sólo pude salvar la mitad...

sábado, noviembre 04, 2006

The Castell de Guadalest experience

Recién termino de leer el post de Cripema de aquí abajo, en el que relataba la bonita excursión que hizo con Gilito a lomos de Juggernaut hasta la irrepetible villa de Castell de Guadalest. Y pensaba dejarle un comentario, pero temiéndome que me iba a enrrollar mucho, porque el tema me apasiona, he preferido escribirlo en forma de post.

Como bien comenta la motera de los rizos de oro, a ese pueblo suelo desplazarme bastante a menudo, en busca de esa paz de espíritu que últimamente se me muestra algo esquiva. Y no hace mucho volví a dejarme caer por allí para pasear y enredarme en meditaciones absurdas. Me reconforta mucho deambular a solas por ese lugar encantado, pero para ello hay que elegir las fechas adecuadas porque la masificación turística que vive este enclave actualmente resulta sofocante (¿quedará en el mundo algún lugar interesante que no haya sido ya sobreexplotado vilmente? ¿O ya es definitivo que cualquier paraje que merezca la pena ser mirado, va a acabar irremediablemente convertido en un artificioso parque temático del mal gusto con acento exótico? ¿Acabaremos los aborígenes de las áreas turísticas como los sioux, malviviendo en reservas explotadas por jubilados noruegos?).

A parte de la desproporcionada oferta museística (los hay por todas partes y para todos los gustos, y algunos son realmente curiosos; otros, por el contrario, son unas estafas indignantes), es un placer incomparable pasear por sus callejuelas y por su impresionante entorno natural. Siempre se me eriza el vello al adentrarme en su minúsculo pero escalofriante cementerio, donde presento mis respetos a los allí sepultados, y resulta una experiencia sobrecogedora sentarse en un risco de su castillo, que domina todo el paisaje, a leer desgarradores poemas de Blake o Hölderlin (desaconsejo taxativamente poemarios de Pessoa o Leopardi, pues la tentación de despeñarse se hace demasiado atractiva). O fumar apoyado lánguidamente en la muralla, con la mirada perdida donde te alcance, a la espera impaciente de esas respuestas que nunca terminan de llegar.

Mucho antes de que un spot de Audi popularizara el llamado "Síndrome de Stendhal", yo ya había sufrido en mi vida al menos 3 episodios de algo que pudiera parecérsele; es decir, somatizar con síntomas físicos (aturdimiento, desasosiego...) el impacto ante algo abrumadoramente hermoso. Uno me ocurrió mientras paseaba con V. por el casco antiguo de Sitges;, otro tuvo lugar en la Alhambra de Granada; y el tercero fue durante mi primera visita a Guadalest. Y puede que estos tres lugares no sean objetivamente los más bonitos que he visitado en mi vida (a excepción, quizás, de la Alhambra), pero por causas que se me escapan sacudieron fuertemente alguna fibra de mi íntima sensibilidad artística (los tres son obra del hombre), y me dejaron momentáneamente hecho un guiñapo, aplastado por tanta belleza. Puede sonar muy cursi, pero es así, qué le vamos a hacer; quizá en el fondo uno no sea más que un romántico trasnochado.

Pero como además de cursi también soy gilipollas, una vez "pacificado" y reconfortado por la "Experiencia Guadalest", el ritual exige que obligatoriamente antes de abandonar mi Arcadia particular (aquella región de la Grecia clásica que los poetas describían como el hogar de la inocencia y la felicidad) debo visitar el espeluznante "Museo de la tortura y la pena capital", para no olvidar cómo se las gastan mis semejantes. Recomiendo encarecidamente su visita.

Ubicado en una antigua vivienda lúgubre y laberíntica, el museo hace un recorrido por todas las abominaciones que ha sido capaz de ingeniar el cerebro humano para martirizar a su prójimo. La visita no deja indiferente a nadie, y si encima tienes la suerte de hacer el recorrido totalmente en solitario (como suele ser mi caso, pues ya he explicado que elijo con mucho cuidado las fechas y horarios de mis excursiones para evitar al rebaño), con el suelo de madera crujiendo bajo tus pasos cuando te adentras en las tenebrosas estancias repartidas por la casa de varias plantas, pues la verdad es que impone mucho respeto. Además, lo que allí se expone es de una sordidez lacerante, pues junto a reproducciones muy fieles y logradas, también muestran piezas originales, ante las cuales uno no puede dejar de pensar que ese objeto terrorífico que tiene ante sus ojos, hace un tiempo fue empleado efectivamente para hacer sufrir lo inimaginable a Dios sabe cuántos infelices. Las explicaciones que acompañan a cada pieza de la colección, traducidas a varios idiomas, describen con un estilo muy peculiar y en absoluto morboso las atrocidades para que fueron engendradas, y todas vienen ilustradas con reproducciones de grabados o pinturas de la época aludida, representando gráficamente el uso práctico de esos aparejos tan dañinos. Por lo que a mitad de recorrido uno alcanza ya tal saturación de malas vibraciones, que cuando por fin logra completar el maléfico descenso a los infiernos del alma (y cuerpo) humanos, huye espantado hasta alcanzar la calle para reencontrarse con la luz solar y el aire libre. Es como despertar de una pesadilla, y ver chiquillos corretear despreocupadamente te parece poco menos que un milagro de candor y desarías que no crecieran nunca para que no se ennegrecieran sus almas (aunque lo mismo ese angelito ario que te acaba de sonreír resulta que es el campeón de bulling de su colegio en Munich y le hace pasar al empollón de la clase mil perrerías de tal crueldad, que se merecería estar metido en una urnita del museo, junto a la Iron Maiden o los potros para descoyuntar).

Así que imaginad esos viajecitos de vuelta, todavía horripilado por la intensa experiencia y sin poder quitarme de la cabeza el desgarrador de senos, el revienta-pulgares o las máscaras infamantes; y anticipando ya las previsibles pesadillas repletas de patíbulos, cadalsos y picotas.

Está visto que los hay que no escarmientan; y esto lo digo por mí, que voy allí a recargar pilas y vuelvo siempre arrasado (ya sea por culpa de Stendhal o de Torquemada), pero también por toda mi especie -el recalcitrante homo sapiens- que, incapaz de aprender de los errores pasados, se obstina en masacrar a sus semejantes, limitándose a refinar los instrumentos de su barbarie.
Así que ya pueden ir habilitando una ampliación del museo de marras para albergar también los electrodos de Abu Grahib y los monos naranjas de Guantánamo (guajira guantanamera...).

miércoles, noviembre 01, 2006

Diario de una motocicleta

El día pedía no quedarse en casa, primero de Noviembre y un sol de justicia, así que sin pensarlo dos veces subimos a la moto sin rumbo fijo. Lo mejor; improvisar sobre la marcha.
La necesidad de gasolina nos hace acceder hasta una rotonda y de ahí lo más fácil, coger la autopista.
2.45 Eur ya están bien para 35 km así que nos salimos a la primera.
En Benidorm vamos dirección norte y en uno de los cruzes un cartel nos muestra "Guadalest".
Pensamos en hacerle un homenaje a Micropene y acercarnos hasta allí si no encontramos otro desvío en el camino que nos apetezca más.

Llegamos a Guadalest. Comemos en el peor bar de este lado del mundo (del otro no tengo datos). Nota para alcoianos: Las croquetas de bacalo sólo se llaman "albóndigas de bacalo" en Alcoi, más allá del Comtat si pides albóndigas, te ponen eso: albóndigas.

Dejamos descansar la moto y nos adentramos andando "en el lugar donde Micropene encuentra la Paz de espíritu" . Lo primero que nos encontramos: "El museo de la tortura y la pena capital". (ya hablaremos, Micro)
Un poco más allá me reconforta una tienda de articulos de piel y plata de la que Gilito me rescata (gracias, que el horno no está para bollos ni la economía para gastos)

Seguimos subiendo y "un pájarito de ala corta" nos intenta parar para hacernos una foto. Le esquivamos separándonos cada uno por un lado. Después adivino que se trata de poner tu foto en un llavero que intentan venderte por cuatro euros (uf!)
Un poco mas arriba, otro museo en el que te prometen ver "La última Cena" pintada en un grano de arroz.....
Inmediatamente después nos topamos con otro pseudomuseo en el que hay estatuas gigantes (esta vez ya no me paro a leer el cartel)

Vista panorámica del Pantano de Guadalest y bajada de las alturas por un camino infernal que con las botas de la moto casi me provoca un percance de los míos ( es decir, caerme) Gilito me rescata una vez más (gracias de nuevo)

Tomamos un cafe digno de Colombia y tiramos por una carretera distinta.Dirección Callosa. Nos topamos de frente con "El Museo de la Motocicleta antigua". En éste, sí decidimos entrar, y no nos decepciona.
Más de 100 motos antiguas y varios microcoches desde los años 20 hasta los 70, restaurados y en perfecto funcionamiento.
Varias Bultaco, 2 BSA (una con sidecar), 1 Gogomovil con una pegatina de los años 70 de las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoi, varias Ossa, Vespas y 3 Harley Davidson a cual más espectacular.

Volvemos a casa, está a punto de caer la de Dios y no queremos que se moje la moto, ni nosotros. Hay suerte, no nos llueve.
Bonito miércoles y bonitas vistas.
Conclusiones:
1.Tengo amigos raros que encuentran la paz espiritual en sitios que se hacen llamar "Museo de la tortura y de la pena capital"
2.Guadalest es la población con más museos por habitante del mundo, despues de Nueva York.
3."Guantamera, guajira, Guantamera" es una canción internacional que se saben los guiris.
5 "Guantamera guajira" significa: chica de Guantanamo (sí, sí, de donde la famosa carcel)
6.El nuevo asiento de la HD es lo más comodo que existe (y ha existido nunca) en cuanto asientos para motos.
7.Con mi torpeza natural, mis botas de cowboy y sin Gilito , ya estaría muerta.
7.Debería haber más días de fiesta entre semana.